DON HER­NAN­DO ES UN MAES­TRO, EN EL SEN­TI­DO AM­PLIO, AL QUE APO­YA­MOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por PE­DRO ALBEIRO CAR­MO­NA C. Ge­ren­te del Ins­ti­tu­to Ce­je­ño de la Re­crea­ción y el De­por­te (In­cer­de)

Siem­pre da­mos apo­yo a los clu­bes de­por­ti­vos, no solo a los de ci­clis­mo. Te­ne­mos de­por­tis­tas de éli­te en va­rias dis­ci­pli­nas. Pe­ro hay que des­ta­car a Don Her­nan­do Ga­vi­ria, el pa­dre de Fer­nan­do. Él lle­va­ba a Fer­nan­do, con su her­ma­na Ju­lia­na, y desde el prin­ci­pio les exi­gía mu­cho.

Pe­ro con ellos trae desde aba­jo, desde pe­que­ña, a una ca­ma­da de 50 niños y jó­ve­nes ci­clis­tas. Sa­có ade­lan­te a Pau­la

Patiño, que es­tá en Sui­za en el Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to Mundial, y a Isa­be­la Oroz­co, que ha­ce po­co ga­nó me­da­llas en jue­gos de­par­ta­men­ta­les.

De la mano de él va­mos a te­ner ci­clis­tas muy si­mi­la­res. Por­que in­clu­so aun­que Fer- nan­do lle­gó a la éli­te si­gue sa­lien­do de vez en cuan­do con los niños pa­ra mo­ti­var­los.

Ese tra­ba­jo ar­duo del pro­fe­sor Her­nan­do, aún cuan­do la­bo­ra­ba co­mo maes­tro, an­tes de pen­sio­nar­se, era de en­tre­ga por la ju­ven­tud. Lo veía­mos por las ca­rre­te­ras con su se­mi­lle­ro. Aho­ra, con la misma hu­mil­dad, va a ve­nir y va a se­guir ha­cien­do su tra­ba­jo con nues­tro apo­yo, por­que a él le gus­ta for­jar dia­man­tes, ser maes­tro, pa­ra que des­pués lle­guen a la éli­te y los ter­mi­nen de pu­lir.

Su tra­ba­jo es de­sin­te­re­sa­do. Van a sa­lir mu­chos más fer­nan­dos y más ju­lia­nas. Con es­te ejem­plo ten­dre­mos ci­clis­tas y jó­ve­nes bue­nos pa­ra mu­cho ra­to. Es mo­ti­van­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.