¿INFRAPARTIDISMO O SUPRAPARTIDISMO?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ER­NES­TO OCHOA MORENO ochoaer­nes­to18@gmail.com

De ca­ra a las elec­cio­nes que se per­fi­lan en el ho­ri­zon­te, ya hay que em­pe­zar a re­fle­xio­nar so­bre la suer­te de los par­ti­dos, so­bre eso que lla­man suprapartidismo y que yo, lo di­go de en­tra­da, de­no­mino más bien co­mo infrapartidismo.

Dese el pun­to de vis­ta de la con­fi­gu­ra­ción de los vo­ca­blos, se de­be se­ña­lar que el pre­fi­jo la­tino “su­pra” sig­ni­fi­ca so­bre, en­ci­ma, y se usa en es­pa­ñol pa­ra pa­la­bras com­pues­tas, al la­do de su pa­rien­te “sú­per”, que tam­bién sig­ni­fi­ca so­bre. Aho­ra bien, “su­pra”, co­mo ad­ver­bio, da la idea de es­tar arri­ba, en la par­te su­pe­rior, pe­ro co­mo pre­po­si­ción tie­ne el sig­ni­fi­ca­do de es­tar más arri­ba, más allá.

El pre­fi­jo su­pra, por lo tan­to, al en­trar a for­mar una pa­la­bra com­pues­ta, da la idea de tras­cen­der, de es­tar en una di­men­sión su­pe­rior. En ese sen- ti­do el sus­tan­ti­vo afec­ta­do por es­te pre­fi­jo no es al­go que re­su­me y aco­ge aque­llo que es su­pe­ra­do, sino una reali­dad dis­tin­ta. Su­pra­sen­si­ble, por ejem­plo, no es con­jun­to de co­sas sen­si­bles, sino una reali­dad que es­tá por en­ci­ma de la ca­pa­ci­dad de los sen­ti­dos.

Otra co­sa es “sú­per”, tam­bién ad­ver­bio y pre­po­si­ción en la­tín, que al en­trar co­mo ele­men­to com­po­si­ti­vo en es­pa­ñol, da la idea de ex­ce­so, de­ma­sía, gra­do su­mo o pre­emi­nen­cia. Su­per­sen­si­ble no es lo que es­tá por en­ci­ma de los sen­ti­dos, sino al­go o al­guien que es sen­si­ble en de­ma­sía. Su­pe­rol­fa­to no es al­go que es­tá por en­ci­ma de la ca­pa­ci­dad ol­fa­ti­va, sino un ol­fa­to en gra­do su­mo.

Así las co­sas, ¿qué es el suprapartidismo? ¿Un su­pra­par­ti­do que es­tá por en­ci­ma de los par­ti­dos, más allá de un par­ti- do o de to­dos, que re­co­ge en una las di­ver­sas ideo­lo­gías? ¿O un su­per­par­ti­do, es de­cir, un par­ti­do po­lí­ti­co que su­pera a los de­más, o se ufa­na de ello? Si se mi­ran las alian­zas o coa­li­cio­nes su­pra­par­ti­dis­tas en épo­cas preelec­to­ra­les, nin­gu­na es en reali­dad un su­pra­par­ti­do. Ni mu­cho me­nos un par­ti­do nue­vo, dis­tin­to. Y me­nos aún un su­per­par­ti­do. Son y no son. Nie­gan o acep­tan, al ama­ño de su be­ne­fi­cio en las ur­nas, las je­rar­quías de las co­lec­ti­vi­da­des, pe­ro es pu­ra fin­ta con fi­nes elec­to­re­ros. Ni la ad­he­sión de mi­li­tan­tes o vo­tan­tes de un par­ti­do al can­di­da­to de otro par­ti­do cons­ti­tu­ye, por su­pues­to, un suprapartidismo.

Se po­dría de­cir que los su­pra­par­ti­dos -que aca­ban ca­yen­do en la me­ga­lo­ma­nía de su lí­der o de sus mi­li­tan­tes, de creer­se su­per­par­ti­dos, es de­cir, la me­jor co­lec­ti­vi­dad po­lí­ti­ca- es­tán cons­trui­dos so­bre una ne­ce­sa­ria in­de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca, so­bre in­con­fe­sas in­fi­de­li­da­des par­ti­dis­tas y po­lí­ti­cas, so­bre in­tere­ses non sanc­tos. El suprapartidismo no solo lle­va a la ago­nía de las co­lec­ti­vi­da­des his­tó­ri­cas de un país, sino que vuel­ve hí­bri­da, y por lo tan­to in­fe­cun­da, la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca.

De­jar­se em­bau­car por el suprapartidismo, sea por can­san­cio his­tó­ri­co, por des­con­fian­za, por apa­tía elec­to­ral, por cam­pa­ñas men­ti­ro­sas o por im­po­si­cio­nes de fuer­za, lle­va al “infrapartidismo”, que se ma­ni­fies­ta de dos ma­ne­ras: o en la abs­ten­ción elec­to­ral, o en la su­pre­sión de los par­ti­dos y del plu­ra­lis­mo por la fuer­za de los to­ta­li­ta­ris­mos y de las in­tran­si­gen­cias. Co­mo quien di­ce, la muer­te de la de­mo­cra­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.