PO­LÍ­TI­CA 2.0

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­RÍA PAU­LI­NA ARANGO M. Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. So­cial, 8° se­mes­tre ma­ria­pau­li­na.arango@upb.edu.co

El alcalde de Me­de­llín, Fe­de­ri

co Gu­tié­rrez, se ha ca­rac­te­ri­za­do por la for­ma en la que ha­ce ren­di­ción de cuen­tas: a tra­vés de vi­deos y pu­bli­ca­cio­nes en re­des so­cia­les.

El man­da­ta­rio ha cu­bier­to he­chos de or­den pú­bli­co en tiem­po real en va­rias oca­sio­nes. Es­to le ha sig­ni­fi­ca­do opi­nio­nes acer­ca de su la­bor, ade­más de ser un eje pa­ra ana­li­zar su al­cal­día, pues lo me­diá­ti­co lle­ga a eclip­sar las ac­cio­nes co­rres­pon­dien­tes a su car­go.

Fe­de­ri­co ha usa­do es­ta es­tra­te­gia desde el ini­cio de su man­da­to, y aun­que al prin­ci­pio fue una he­rra­mien­ta in­tere­san­te y fres­ca, aho­ra los vi­deos y las pu­bli­ca­cio­nes en sus cuen­tas pa- re­cie­ran cor­ti­nas de hu­mo pa­ra no ha­blar de las ac­cio­nes de fon­do en su go­bierno.

Gu­tié­rrez, en su for­ma de ha­cer co­mu­ni­ca­ción, se es­tá in­vo­lu­cran­do con ma­yor fuer­za en mi­cro­ope­ra­cio­nes de or­den pú­bli­co co­mo los hur­tos, mas no en los pro­ble­mas de fon­do co­mo las ban­das cri­mi­na­les que azo­tan al­gu­nos ba­rrios de la ciu­dad.

Si bien va­rios ex­per­tos en re­des so­cia­les han des­ta­ca­do co­mo in­no­va­do­ra la for­ma en la que el ac­tual alcalde se acer­ca a la co­mu­ni­dad, ¿es real­men­te una co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va y bi­di­rec­cio­nal con los ciu­da­da­nos? Usar Fa­ce­book y Twit­ter co­mo pla­ta­for­mas no equi­va­le ne­ce­sa­ria­men­te a aten­der las res­pues­tas de la gen­te.

La la­bor de un go­ber­nan­te de­be es­tar en aten­der las ne­ce­si­da­des de la ciu­dad y di­ri­gir la misma. Sin em­bar­go, pa­re­ce que aho­ra re­pre­sen­ta ma­yor im­por­tan­cia que los po­lí­ti­cos es­tén ac­tua­li­zan­do sus per­fi­les y pu­bli­can­do en sus re­des.

¿Aca­so ha­cer vi­deos en vi­vo so­bre ope­ra­cio­nes de la po­li­cía, ca­si de la misma for­ma en la que la ha­ría un re­por­te­ro, es ad­mi­nis­trar una ciu­dad? Es­ta nue­va y “mo­der­na” for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca es más me­diá­ti­ca que efec­ti­va. Bus­ca se­gui­do­res y des­pres­ti­giar con tweets a la opo­si­ción. Se mues­tra co­mo cer­ca­na pe­ro le apun­ta más a la po­pu­la­ri­dad en for­ma de li­kes y sha­res que a cu­brir las ne­ce­si­da­des de la gen­te, y pa­re­ce que no­so­tros co­mo ciu­da­da­nos la le­gi­ti­ma­mos * Ta­ller de Opinión es un pro­yec­to de El Co­lom­biano, EA­FIT, U. de A. y UPB que bus­ca abrir un es­pa­cio pa­ra la opinión jo­ven. Las ideas ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas del Ta­ller de Opinión son li­bres y de ellas son res­pon­sa­bles sus au­to­res. No com­pro­me­ten el pen­sa­mien­to edi­to­rial de El Co­lom­biano, ni las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes vin­cu­la­das con el pro­yec­to.

La for­ma me­diá­ti­ca del alcalde de ren­dir cuen­tas lle­ga a eclip­sar las ac­cio­nes ati­nen­tes a su car­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.