CON­GRE­SO RE­CU­PE­RA FA­CUL­TA­DES ESEN­CIA­LES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOSÉ GRE­GO­RIO HERNÁNDEZ G. * re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

El Con­gre­so aca­ba de re­co­brar, al me­nos en par­te, fa­cul­ta­des su­yas a las cua­les ha­bía re­nun­cia­do in­cons­ti­tu­cio­nal e inex­pli­ca­ble­men­te.

El li­te­ral h) del ar­tícu­lo 1 del Ac­to Le­gis­la­ti­vo 1 de 2016 es­ta­ble­cía, co­mo una de las ca­rac­te­rís­ti­cas del de­no­mi­na­do “Fast track” (pro­ce­di­mien­to abre­via­do), apli­ca­ble a los pro­yec­tos pre­sen­ta­dos al Con­gre­so con el ob­je­to de im­ple­men­tar los acuer­dos de paz ce­le­bra­dos con las Farc, lo si­guien­te: “Los pro­yec­tos de ley y de ac­to le­gis­la­ti­vo solo po­drán te­ner mo­di­fi­ca­cio­nes siem­pre que se ajus­ten al con­te­ni­do del Acuer­do Fi­nal y que cuen­ten con el aval pre­vio del Go­bierno na­cio­nal”.

Por su par­te, el li­te­ral j) de la misma dis­po­si­ción de­cía: “En la co­mi­sión y en las ple­na­rias se de­ci­di­rá so­bre la to­ta­li­dad de cada pro­yec­to, con las mo­di­fi­ca­cio­nes ava­la­das por el Go­bierno na­cio­nal, en una so­la vo­ta­ción”.

Co­mo lo di­ji­mos va­rias ve­ces, sin que el Go­bierno aten­die­ra nues­tras ob­ser­va­cio­nes, esas dos nor­mas sus­ti­tuían abier­ta­men­te la Car­ta Po­lí­ti­ca de 1991, pues im­pli­ca­ban la su­pre­sión del Con­gre­so co­mo legislador, co­mo ór­gano fa­cul­ta­do pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción, co­mo ente de­li­be­ran­te y au­tó­no­mo, co­mo re­pre­sen­tan­te del pue­blo –de he­cho, y con­tra la Cons­ti­tu­ción, lo era del Go­bierno–, y eso pro­vo­ca­ba la con­cen­tra­ción de ta­les fun­cio­nes en ca­be­za del Eje­cu­ti­vo. Esas nor­mas rom­pían el ne­ce­sa­rio equi­li­brio en­tre las ra­mas del po­der pú­bli­co y sig­ni­fi­ca­ban que el Con­gre­so, de legislador y ór­gano au­to­ri­za­do pa­ra ejer­cer el po­der de reforma, pa­sa­ba a con­ver­tir­se en tes­ti­go sub­al­terno, mu­do e inú­til de cuan­to se lo for­za­ba a “apro­bar” sin de­ba­tir.

Me­dian­te ta­les re­glas, so pre­tex­to de agi­li­dad y ra­pi­dez, se su­pe­di­ta­ban las fun­cio­nes le­gis­la­ti­va y de reforma cons­ti­tu­cio­nal a las im­po­si­cio­nes de las Farc, que en reali­dad dis­po­nían por con­duc­to del Go­bierno. Era gro­tes­co y muy tris­te ver có­mo, en los de­ba­tes, los con­gre­sis­tas que se atre­vían a for­mu­lar o a acon­se­jar mo­di­fi­ca­cio­nes a los tex­tos de los pro­yec­tos te­nían que con­tar con “el aval” del ministro del In­te­rior y so­me­ter­se al Acuer­do Fi­nal de Paz co­mo a un man­da­to su­pra cons­ti­tu­cio­nal in­mo­di­fi­ca­ble, ab­so­lu­to e in­mu­ta­ble. Las se­sio­nes de las co­mi­sio­nes y las ple­na­rias de las cá­ma­ras eran pu­ras pan­to­mi­mas. Ver­gon­zo­sas co­me­dias en cu­yo cur­so se en­tre­ga­ba la de­mo­cra­cia y se sa­cri­fi­ca­ba el Es­ta­do de De­re­cho.

La vo­ta­ción en blo­que de un con­jun­to de ar­tícu­los de enor­me tras­cen­den­cia era al­go ex­tra­ño al ca­rác­ter emi­nen­te­men­te de­li­be­ra­ti­vo del Con­gre­so, cu­yos miem­bros es­ta­ban im­pe­di­dos pa­ra dis­tin­guir y pa­ra op­tar, fren­te a cada nor­ma, en­tre la apro­ba­ción y el vo­to ne­ga­ti­vo, se­gún el pre­vio aná­li­sis, la con­vic­ción per­so­nal del vo­tan­te, las po­si­cio­nes y las con­clu­sio­nes del de­ba­te. Por tan­to, es­tá­ba­mos an­te un Con­gre­so eu­nu­co, in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra dis­tin­guir, pa­ra eva­luar y pa­ra dis­cer­nir acer­ca de cada nor­ma pro­pues­ta, y ello re­sul­ta­ba esen­cial­men­te opues­to a la fun­ción de cual­quier cuer­po le­gis­la­ti­vo, con­tra­rio al prin­ci­pio de ra­zo­na­bi­li­dad y pre­ci­pi­ta­ba el “pu­pi­tra­zo”, co­mo si los se­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes fue­ran miem­bros de un re­ba­ño y no de un par­la­men­to.

De allí que ha­blá­ra­mos del “Fast track” co­mo de la anu­la­ción del Con­gre­so, por­que “se con­vir­tió al Con­gre­so en con­vi­da­do de pie­dra. En un cuer­po de­co­ra­ti­vo y muy cos­to­so que no pue­de ejer­cer sus na­tu­ra­les atri­bu­cio­nes. En un es­ce­na­rio pa­ra ex­po­si­ción me­ra­men­te for­mal, de apa­rien­cias. Por­que en el fu­tu­ro se di­rá que to­do pa­só por el Con­gre­so y que lo apro­bó el Con­gre­so, lo cual, en tér­mi­nos rea­les, no se ajus­ta a la ver­dad”.

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, afor­tu­na­da­men­te y co­rri­gien­do en par­te los enor­mes vi­cios del pro­ce­di­mien­to “Fast track”, ha vuel­to por los fue­ros del Con­gre­so y por fun­da­men­ta­les prin­ci­pios de la li­ber­tad y del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.