LA HIS­TO­RIA DE DOS PUE­BLOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RA­FAEL ISAZA GON­ZÁ­LEZ ra­fae­li­sa­zag@une.net.co

Ama­ble lec­tor. Po­cos años an­tes de ter­mi­nar el si­glo XVII, mien­tras en la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa le cor­ta­ban la ca­be­za al rey Luis XVI, a Ma­ría An­to­nie

ta, a Ro­bes­pie­rre, a Dan­ton y mu­chos más, en me­dio del jol­go­rio y la cruel­dad, se com­pu­so el her­mo­so himno de la Mar­se­lle­sa. Tam­bién se con­sig­na­ron fra­ses que por su sa­bi­du­ría per­du­ra­rán por siem­pre.

Por esa épo­ca se co­men­zó a ha­blar de la in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña. El pri­me­ro fue Fran­cis

co de Mi­ran­da, que se can­só con la apa­tía de los su­yos. Lue­go con­ti­nuó Si­món Bo­lí­var, que de­bió lu­char no solo con­tra los es­pa­ño­les, sino con­tra sus pro- pios pai­sa­nos. Fue des­te­rra­do de su pa­tria por José Antonio

Páez, que por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, fue el pri­mer Cha­véz que go­ber­nó ese pue­blo.

Desde en­ton­ces fui­mos paí­ses her­ma­nos. Cuan­do el Li­ber­ta­dor lle­gó acá, a ve­ces lo tra­ta­mos con res­pe­to, otras con des­pre­cio. Mu­rió ca­si solo en la Quin­ta de San Pe­dro Ale­jan­drino.

Ve­ne­zue­la desde en­ton­ces ha te­ni­do más re­cur­sos na­tu­ra­les que Co­lom­bia. Sin du­da, cuan­do la tie­rra es ge­ne­ro­sa, su gen­te tie­ne ma­yor in­cli­na­ción al ocio. Hoy po­see una ri­que­za in­men­sa en pe­tró­leo, pe­ro sus hi­jos es­tán su­frien­do por la ti­ra­nía de unos ilu­sos, que sue­ñan en ha­cer reali­dad, al­go que es im­po­si­ble: el so­cia­lis­mo del si­glo XXI.

Ma­du­ro y los su­yos al fi­nal cae­rán, no tan pron­to co­mo mu­chos lo ima­gi­nan. Pa­ra que con­clu­ya es­te dra­ma, es for­zo­so que cien­tos de Ve­ne­zo­la­nos pier­dan su vi­da, an­tes de que los dés­po­tas abor­den un avión pa­ra Cuba. Cuan­do es­to ocu­rra al­guien de­be­ría des­cri­bir los empujones en­tre Ma­du­ro,

Dios­da­do Ca­be­llo, Ta­reck El Ais­sa­mi, Elsy Ro­drí­guez y de­más com­pin­ches, cada uno tra­tan­do de en­trar de pri­me­ro.

Mien­tras tan­to, aquí se­gui­mos te­jien­do el man­to de la paz. Las per­so­nas sen­sa­tas ja­más com­pren­de­rán la te­ne­bro­sa aven­tu­ra que es el pro­ce­so de paz. Co­mo tam­po­co el ma­ne­jo que les ha da­do el pre­si­den­te San­tos a las con­ver­sa­cio­nes con el EPL, que son una ver­güen­za.

A po­cas vuel­tas, el pue­blo de Ve­ne­zue­la es ca­si se­gu­ro que en unos lus­tros lo­gre re­sar­cir­se del da­ño que le hi­cie­ron Chá­vez y los su­yos. En cam­bio, Co­lom­bia ape­nas co­men­za­rá a asi­mi­lar la ma­ra­ña in­sal­va­ble que es el Acuer­do de Paz, fir­ma­do por el pre­si­den­te con la aquies­cen­cia de sus in­me­dia­tos co­la­bo­ra­do­res, y en con­tra de lo ex­pre­sa­do por la ma­yo­ría que en un ple­bis­ci­to le di­jo No.

Con­sul­tan­do las pá­gi­nas de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, se lee que: “La ley es la vo­lun­tad ge­ne­ral ex­pre­sa­da por la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos o de sus re­pre­sen­tan­tes”. Y al­go tan sa­bio co­mo: “Nun­ca se de­be fir­mar la paz con un enemigo que ocu­pa la tie­rra”. Lás­ti­ma que nues­tro pre­si­den­te o no le­yó o se ol­vi­dó de es­tos tex­tos.

La Farc, sin de­jar de ser un pro­ble­ma, era ma­ne­ja­ble. Aho­ra que se ato­mi­zó y cada frac­ción es igual o más pe­li­gro­sa que el gru­po que las en­gen­dró, la paz es­tá más lejos

Co­lom­bia ape­nas co­men­za­rá a asi­mi­lar la ma­ra­ña in­sal­va­ble que es el Acuer­do de Paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.