TRES DÍAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JU­LIÁN PO­SA­DA pri­mi­zia­su­per@hot­mail.com

Hay bue­nos y hay ma­los pres­ta­do­res de servicio, el peor enemigo de los ama­ri­llos son ellos mis­mos.

Mar­tes, un en­cuen­tro en La Pas­ca­sia se agra­de­ce y re­con­for­ta, hablan, co­mo en ca­si to­dos los es­pa­cios cul­tu­ra­les, de la con­se­cu­ción de fon­dos, de pro­yec­tos, de ac­ti­vos y pa­si­vos, del cos­to del es­pa­cio, del fu­tu­ro, de probables alia­dos; dos ta­zas de ca­fé ali­vian el bo­chorno, sal­go, ca­mino y ba­jo has­ta el Mu­seo de An­tio­quia, per­dón, no ca­mino, sal­to obs­tácu­los, mu­chas ace­ras son te­rri­to­rio de unos cuan­tos, ven­tas, ché­che­res dis­per­sos en el pi­so, gen­te, gen­te, mu­cha gen­te, áreas ocu­pa­das e in­va­di­das, bu­ses que se de­tie­nen en las ce­bras, pea­to­nes des­pla­za­dos, los de es­pa­cio pú­bli­co ob­ser­van, to­dos gri­tan, has­ta los man­gos los han te­ñi­do de ver­de ra­dio­ac­ti­vo pa­ra que pa- rez­can más bi­ches, quién di­jo fru­ta, hue­le y mu­cho a fri­to, aún asom­bra el cen­tro, mi cen­tro, el de los re­cuer­dos, el que hoy, por­que nos fui­mos al­gu­nos, per­te­ne­ce a otros (?), na­da, es de to­dos, me des­li­zo por en­tre cien­tos en la pla­za Bo­te­ro, los tu­ris­tas se pres­tan los som­bre­ros, po­san pa­ra las cá­ma­ras que ya son de ce­lu­lar, en­tro al Mu­seo, otro oa­sis, sa­lu­dos de ri­gor, con­ver­sa­cio­nes acer­ca de un hoy que es el fu­tu­ro, ha­brá con qué, ha­brá con quién, sal­go, to­mo el me­tro an­tes de la ho­ra pi­co, cae el sol, aba­jo el cen­tro ru­ge, es­tá tan vi­vo co­mo siem­pre, no necesita que lo ac­ti­ven, pide or­den y le­ga­li­dad.

Miér­co­les, seis y trein­ta de la tar­de, es­toy de pa­so en Ita­güí don­de ter­mino mi jor­na­da de tra­ba­jo, mis com­pa­ñe­ros han pe­di­do un Uber, cae una le­ve llo­viz­na, el con­duc­tor nos pide que lo guie­mos, va­mos a de­jar una ex­tran­je­ra en un ho­tel de El Po­bla­do, el que de­be­ría guiar no sa­be a dón­de va, des­co­no­ce el te­rri­to­rio que le da de co­mer, no lo ha es­tu­dia­do, al pa­re­cer tam­po­co wa­ze le sir­ve de mu­cho, equi­vo­ca los gi­ros, en un par de ca­lles la con­tra vía es la nor­ma, el via­je es un ejer­ci­cio de pa­cien­cia, des­pués de mu­chas in­de­ci­sio­nes y son­ri­sas del que cree aliviar el error con humor, lle­ga­mos al des­tino, des­can­sa­mos gra­cias a que los pa­sa­je­ros guia­mos al per­di­do; hay bue­nos y hay ma­los pres­ta­do­res de servicio, el peor enemigo de Uber son sus con­duc­to­res, por un acier­to, mu­chos no cua­li­fi­ca­dos, pien­so: ¿mo­ri­rá de in­com­pe­ten­te?

Jue­ves, ocho de la no­che, sal­go de Ea­fit, ven­go de uno de los re­fu­gios que pro­por­cio­na el ar­te, Um­bral 17 es una ex­po­si­ción que se lle­va a cabo en la Bi­blio­te­ca, ha­ce un ca­lor in­fer­nal, no llue­ve, es un mi­la­gro, abor­do al pri­mer ta­xis­ta de la fi­la: “¿es­tá li­bre?” “¿Pa­ra dón­de va?” me res­pon­de; “con con­di­cio­nes no”, le di­go. Pa­so al si­guien­te: “¿es­tá li­bre?” “¿Pa­ra dón­de va?” me res­pon­de; “con con­di­cio­nes no”, le di­go. Si­go al ter­ce­ro que no pre­gun­ta y me lle­va a ca­sa, ha­bla­mos, me di­ce que el pri­mer ta­xis­ta que en­con­tré sue­le has­ta ba­jar a los pa­sa­je­ros de su ta­xi si el des­tino no le pa­re­ce, hay bue­nos y hay ma­los pres­ta­do­res de servicio, el peor enemigo de los ama­ri­llos son ellos mis­mos, por un acier­to, mu­chos no cua­li­fi­ca­dos, cuan­ta im­po­ten­cia.

Por fin lle­go a mi oa­sis, en­cien­do la TV, un co­mer­cian­te ja­po­nés subas­tó un cua­dro de

Jean Mi­chel Basquiat por cien­to diez mi­llo­nes de dó­la­res, tam­bién pa­ra los in­ver­sio­nis­tas ri­cos, el ar­te es un re­fu­gio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.