Tra­je de ga­la pa­ra Led Zep­pe­lin

Hoy a las 8:00 p.m., en el Tea­tro Me­tro­po­li­tano, se pre­sen­ta el tributo sin­fó­ni­co a es­ta ban­da bri­tá­ni­ca.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por HU­GO A. VÁS­QUEZ ECHA­VA­RRÍA

“Es muy in­tere­san­te ver los dos con­cep­tos de la crea­ción: uno más lí­ri­co y otro que com­pro­me­te más la or­ques­ta”. GON­ZA­LO OSPINA Di­rec­tor asis­ten­te de la Fi­lar­mó­ni­ca “Se es­tá ha­cien­do un es­fuer­zo muy gran­de. Cien­to por cien­to pro­du­ci­do acá en Me­de­llín”. JOHNNY PI­NE­DA Di­rec­tor de Tributo En­sam­ble

Quien es­cu­che la in­tro­duc­ción de Im­mi­grant Song

(“El mar­ti­llo de los dio­ses nos lle­va a nue­vas tie­rras ...”), de Led Zep­pe­lin, pue­de com­pro­bar la tre­pi­dan­te ener­gía que pro­du­cen los pri­me­ros acor­des que trans­por­tan la men­te a esas ex­pe­di­cio­nes vi­kin­gas le­gen­da­rias, que llevan al oyen­te a la mí­ti­ca tie­rra de As­gard. Con es­ta can­ción co­mien­za el tributo sin­fó­ni­co que van a pre­sen­tar hoy, en el Tea­tro Me­tro­po­li­tano, la ban­da Tributo En­sam­ble y la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Me­de­llín.

Un concierto que par­te del equi­li­brio en­tre la ener­gía del rock, es­ta vez de la ban­da in­gle­sa de hard rock, y la or­ques­ta­ción de la Fi­lar­mó­ni­ca. Ade­más, se des­ta­ca que los arre­glos son he­chos en la ciu­dad.

El maes­tro Gon­za­lo Ospina, di­rec­tor asis­ten­te de Fi­lar­med, es el en­car­ga­do de con­du­cir la or­ques­ta. Pa­ra él, el re­to es­tá en el em­pas­te (el aco­ple, pa­ra que una no to­que a la otra) en­tre la or­ques­ta y la ban­da, “que no sea ab­so­lu­ta­men­te acús­ti­ca la or­ques­ta, sino que ten­ga so­ni­do y que la am­pli­fi­ca­ción de la ban­da no sea tan ex­ce­si­va”, y sen­ten­cia: “Lo que me ilu­sio­na del rock es el fer­vor. Lo que le pon­go yo es eso, pu­ro en­tu­sias­mo y ale­gría”. Los arre­glis­tas son Juan Da

vid Oso­rio y Alejandro Gu­tié­rrez, el pri­me­ro desde lo clá­si­co y el se­gun­do co­no­ce­dor del rock. El maes­tro Ospina di­ce que es una en­se­ñan­za pa­ra la gen­te que quie­re tras­la­dar el len­gua­je del rock a uno or­ques­tal. “Es fá­cil que pa­rez­ca que vas por un su­per­mer­ca­do oyen­do una or­ques­ta ta­ra­rean­do can­cio­nes”. Eso no va a pa­sar, no se va a es­cu­char un caos de so­ni­dos. Juan David y Alejandro lo hi­cie­ron muy bien. El lí­der de la ban­da es

Johnny Pi­ne­da, gui­ta­rris­ta y di­rec­tor de Tributo En­sam­ble; él se en­car­gó de ar­mar­la con unos mú­si­cos de ba­se y otros que se bus­can es­pe­cí­fi­ca­men­te se­gún la agru­pa­ción que va­yan a ver­sio­nar.

“Una de las co­sas que les di­go a los mú­si­cos es que no se tra­ta de imi­tar a la ban­da. To­ca­mos en épo­cas di­fe­ren­tes, con tec­no­lo­gías di­fe­ren­tes, pe­ro que­re­mos que la gen­te sien­ta que se ge­ne­ra esa at­mós­fe­ra de a quien se le ha­ce el tributo”, ase­gu­ra Pi­ne­da.

“Hay un apren­di­za­je –con­ti­núa–de par­te y par­te, la ex­pe­rien­cia de to­car con ochen­ta mú­si­cos más es muy bo­ni­ta, y pa­ra ellos es en­ri­que­ce­dor tra­ba­jar en una pro­duc­ción con in­ge­nie­ros de so­ni­do... Es otro mun­do en el que las co­sas flu­yen di­fe­ren­te”.

Zep­pe­lin pa­ra los sen­ti­dos

Es­te concierto ha­ce par­te del pro­gra­ma Mú­si­ca pa­ra ver, de las fun­da­cio­nes 1+1 e In­col­mo­tos Ya­maha, cu­yo objetivo es apa­lan­car el apren­di­za­je de mú­si­ca en niños con vi­sión li­mi­ta­da o ce­gue­ra, y se su­ma a los tri­bu­tos ya rea­li­za­dos a The Beatles (2014), Queen (2015) y Pink Floyd (2016), con la par­ti­ci­pa­ción de Fi­lar­med.

Luis Fer­nan­do Gómez, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción 1+1, co­men­ta que el concierto bus­ca ser un even­to de al­ta ca­li­dad es­cé­ni­ca e in­ter­pre­ta­ti­va, en el que el pú­bli­co ten­ga un mo­men­to ex­pe­rien­cial, tal co­mo en los an­te­rio­res tri­bu­tos: un es­pa­cio pa­ra sen­tir la mú­si­ca.

Ade­más, di­ce Gómez, se pre­ten­de “que ha­ya in­clu­sión, pues par­ti­ci­pan los niños del pro­gra­ma so­cial Mú­si­ca pa­ra ver, don­de se les en­se­ña con el mé­to­do Ya­maha mu­si­co­gra­fía (lec­tu­ra de par­ti­tu­ras en brai­lle), pa­ra que ellos, a tra­vés de la mú­si­ca, cons­tru­yan he­rra­mien­tas pa­ra mo­ver­se en el mun­do”.

El concierto, tam­bién, pre­ten­de pro­du­cir re­cur­sos pa­ra apa­lan­car el pro­gra­ma so­cial y que la Fi­lar­mó­ni­ca, aho­ra co­mo so­cio de los con­cier­tos, gane nue­vos pú­bli­cos que vie­nen del rock y que los roc­ke­ros, a su vez, se acer­quen a la mú­si­ca clá­si­ca que pro­po­ne la or­ques­ta.

Es, fi­nal­men­te, un concierto pa­ra sen­tir, una ex­pe­rien­cia de la mano de los clásicos de Led Zep­pe­lin, que ayu­da a pro­gra­mas so­cia­les, pe­ro que ade­más tie­ne al­tos es­tán­da­res mu­si­ca­les, pro­du­ci­dos y en­sam­bla­dos de ma­ne­ra lo­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.