EDI­TO­RIAL

Hay ca­si 13 mi­llo­nes de jó­ve­nes en Co­lom­bia. Mu­chos de ellos pue­den vo­tar y, por tan­to, tie­nen ca­pa­ci­dad de­ci­so­ria pa­ra cons­truir un me­jor fu­tu­ro co­mún. Ani­mar la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va, ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PARÍS

“Hay ca­si 13 mi­llo­nes de jó­ve­nes en Co­lom­bia. Mu­chos de ellos pue­den vo­tar y, por tan­to, tie­nen ca­pa­ci­dad de­ci­so­ria pa­ra cons­truir un me­jor fu­tu­ro co­mún. Ani­mar la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va, ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio”.

Se­gún las ci­fras del De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (Da­ne), la po­bla­ción jo­ven de Co­lom­bia (eda­des com­pren­di­das en­tre los 14 y los 28 años) es de 12.757.040 per­so­nas: 6.242.436 mu­je­res y 6.514.604 hom­bres. Aun­que los de­re­chos po­lí­ti­cos de ele­gir y ser ele­gi­dos pue­den ejer­cer­se en nues­tro país a par­tir de los 18 años, ese da­to po­bla­cio­nal es muy re­le­van­te por­que, te­nien­do en cuen­ta que el ac­tual cen­so na­cio­nal elec­to­ral es de 35.501.580 ciu­da­da­nos, ello quie­re de­cir que la po­bla­ción jo­ven ap­ta pa­ra vo­tar re­pre­sen­ta un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo (ca­si una cuar­ta par­te) de los su­fra­gan­tes ha­bi­li­ta­dos.

Los es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción de los jó­ve­nes en la vi­da co­mu­ni­ta­ria, so­cial, eco­nó­mi­ca, la­bo­ral, de­por­ti­va, re­crea­ti­va, cul­tu­ral, etc., adop­tan múl­ti­ples for­mas y ma­ni­fes­ta­cio­nes pro­pias de ese pe­río­do vi­tal en el que el in­con­for­mis­mo no siem­pre cho­ca con las ini­cia­ti­vas y la ca­pa­ci­dad de pro­po­ner y eje­cu­tar por sí mis­mos cam­bios en el rum­bo de la so­cie­dad.

Hoy ha­re­mos re­fe­ren­cia en es­pe­cial a la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca. Y de las va­ria­das for­mas de ha­cer po­lí­ti­ca, la que más con­se­cuen­cias tie­ne no so­lo pa­ra los jó­ve­nes sino pa­ra to­da la so­cie­dad es la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral, sea co­mo elec­to­res o co­mo ele­gi­dos. Ha ha­bi­do hi­tos de par­ti­ci­pa­ción de los jó­ve­nes, co­mo cuan­do en 1990 pro­mo­vie­ron el mo­vi­mien­to de la “sép­ti­ma pa­pe­le­ta” que con­du­jo fi­nal­men­te a la in­te­gra­ción de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te al año si­guien­te, que se tra­du­jo en la Cons­ti­tu­ción de 1991 e in­tro­du­jo nor­mas es­pe­cí­fi­cas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en fa­vor de la ju­ven­tud.

El año pa­sa­do hu­bo un fe- nó­meno si­mi­lar, más in­cier­to en cuan­to a ín­di­ces de par­ti­ci­pa­ción y con una ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción más bien efí­me­ra aun cuan­do lo­gró ha­cer­se es­cu­char: el de los jó­ve­nes, prin­ci­pal­men­te uni­ver­si­ta­rios y de cen­tros ur­ba­nos, que mar­cha­ron pa­ra ani­mar la sus­crip­ción de un acuer­do de paz con las Farc, a pe­sar de que es­te fue de­rro­ta­do en las ur­nas el 2 de oc­tu­bre. Fue im­por­tan­te la mo­vi- li­za­ción, pe­ro tam­bién el cues­tio­na­mien­to de y a los mis­mo jó­ve­nes, so­bre si era me­jor ac­tuar so­bre los he­chos cum­pli­dos o, sien­do con­se­cuen­tes, vo­tar cuan­do co­rres­pon­día pa­ra te­ner ca­pa­ci­dad de de­ci­sión y no so­lo de la­men­to pos­te­rior.

Al igual que mu­chas so­cie­da­des contemporáneas, la ju­ven­tud co­lom­bia­na sien­te de­sen­can­to, cuan­do no abier­to fas­ti­dio, por la po­lí­ti­ca y por quie­nes la ejer­cen. Si a eso se aña­de la om­ni­pre­sen­te co­rrup­ción, las va­cuas de­cla­ra­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les so­bre ella y las ac­cio­nes ca­si siem­pre inanes so­bre los go­ber­nan­tes co­rrup­tos, el ale­ja­mien­to de los jó­ve­nes de la po­lí­ti­ca y las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas se­rá ca­da vez ma­yor. Si bien en cor­po­ra­cio­nes co­mo las ac­cio­nes co­mu­na­les, las jun­tas ad­mi­nis­tra­do­ras lo­ca­les o los con­ce­jos la pre­sen­cia de jó­ve­nes es des­ta­ca­ble y su desem­pe­ño es di­ná­mi­co, en los otros ám­bi­tos se to­pan con las iner­cias y ma­ñas de un sis­te­ma po­lí­ti­co mon­ta­do so­bre una con­cep­ción cor­po­ra­ti­vis­ta de be­ne­fi­cio pro­pio pa­ra quie­nes la in­te­gran, en per­jui­cio de la so­cie­dad y del in­te­rés co­mún.

No es, no de­be ser, una mi­no­ría pa­si­va la de los jó­ve­nes co­lom­bia­nos. Pue­den y de­ben par­ti­ci­par. De­ben vo­tar, de­ben de­ba­tir y pro­po­ner ideas. La ca­pa­ci­dad elec­to­ral les otor­ga op­ción tan­gi­ble de ser pro­ta­go­nis­tas en la elec­ción de los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos. Con es­tu­dio y pre­pa­ra­ción pue­den ele­var el ni­vel de exi­gen­cia pú­bli­ca a los go­ber­nan­tes y ser tam­bién co­par­tí­ci­pes del ma­ne­jo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Las uni­ver­si­da­des tie­nen aquí un papel esen­cial. Un li­de­raz­go ju­ve­nil re­no­va­do se­ría una gran no­ti­cia pa­ra Co­lom­bia

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.