El es­pa­cio pú­bli­co, más que un asun­to de trá­mi­tes y nor­mas.

Al­gu­nos ne­go­cios en Me­de­llín con­tri­bu­yen a me­jo­rar las zo­nas ver­des y an­de­nes, otros ni si­quie­ra tra­mi­tan per­mi­so con la Al­cal­día.

El Colombiano - - PORTADA - Por DIE­GO ZAM­BRANO BE­NA­VI­DES

El con­trol del uso y apro­ve­cha­mien­to del es­pa­cio pú­bli­co que ha­cen to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les de Me­de­llín es la mi­sión de la Agen­cia pa­ra las Alian­zas Pú­bli­co Pri­va­das (APP). Una la­bor di­fí­cil si se tie­ne en cuen­ta el des­or­den que se evi­den­cia en sec­to­res co­mo Pro­ven­za, en El Po­bla­do, o el bu­le­var de Cas­ti­lla, so­lo por men­cio­nar al­gu­nos ejem­plos.

En el de­cre­to 1504 de 1998 se de­fi­ne al es­pa­cio pú­bli­co co­mo “el con­jun­to de in­mue­bles pú­bli­cos y los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y na­tu­ra­les de los in­mue­bles pri­va­dos des­ti­na­dos por na­tu­ra­le­za, usos o afec­ta­ción a la sa­tis­fac­ción de ne­ce­si­da­des ur­ba­nas co­lec­ti­vas que tras­cien­den los lí­mi­tes de los in­tere­ses in­di­vi­dua­les de los ha­bi­tan­tes”.

En es­te ca­so, nos re­fe­ri­mos a par­ques, pla­zas, jar­di­nes, ace­ras y vías; tam­bién los an­te­jar­di­nes que, en prin­ci­pio, son pri­va­dos, pe­ro cuan­do se usan pa­ra ex­plo­ta­ción eco­nó­mi­ca pa­san a ser re­gu­la­dos co­mo es­pa­cio pú­bli­co.

Re­qui­si­tos y trá­mi­te

El pri­mer pa­so a se­guir pa­ra que un es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial pue­da aten­der a sus clien­tes en un par­que, una ace­ra, o una pla­za, es pre­sen­tar un pro­yec­to de apro­ve­cha­mien­to an­te la APP, pa­ra lo cual se de­ben cum­plir con al­gu­nos re­qui­si­tos fun­da­men­ta­les:

El an­dén de­be te­ner al me­nos cin­co me­tros (tres de amo­bla­mien­to y dos de flu­jo pea­to­nal); si se es­tá ex­plo­tan­do co­mer­cial­men­te la sec­ción pú­bli­ca (an­dén) no se pue­de ha­cer lo mis­mo con el an­te­jar­dín, y vi­ce­ver­sa; por úl­ti­mo, si se pla­nea ado­sar me­sas, si­llas, o car­pas al es­pa­cio pú­bli­co se de­be te­ner una li­cen­cia de in­ter­ven­ción fren­te a la Al­cal­día.

Fi­nal­men­te, se­gún el de­cre­to mu­ni­ci­pal 2148 de 2015, una vez apro­ba­do el per­mi­so, la Ad­mi­nis­tra­ción Mu­ni­ci­pal de­be co­men­zar a co­brar a los lo­ca­les por el apro­ve­cha­mien­to eco­nó­mi­co. Pa­ra ello se tie­nen en cuen­ta fac­to­res co­mo el va­lor del sue­lo, el cos­to de sos­te­ni­mien­to del me­tro cua­dra­do, y el ti­po de ac­ti­vi­dad o ser­vi­cio que se pres­ta en el es­ta­ble­ci­mien­to.

Jo­sé Giraldo, pro­fe­sio­nal de la APP, ex­pli­có que el re­cau­do por apro­ve­cha­mien­to eco­nó­mi­co es un ins­tru­men­to de fi­nan­cia­ción del Plan de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial.

Des­de me­dia­dos del año pa­sa­do la APP ha re­ci­bi­do 340 pro­yec­tos de ocu­pa­ción tem­po­ral, cu­yo pe­rio­do de vi­gen­cia va des­de los 30 días has­ta un año. Ca­be re­sal­tar que una vez ago­ta­da es po­si­ble pe­dir que sea pro­rro­ga­da.

De es­tos, 126 ya fue­ron preapro­ba­dos y es­tán pen­dien­tes de es­tu­dio a car­go de la sub­se­cre­ta­ría de Es­pa­cio Pú­bli­co, otros 148 se en­cuen­tran a la es­pe­ra de una vi­si­ta téc­ni­ca, y las res­tan­tes 66 so­li­ci­tu­des fue­ron re­cha­za­das.

Por otro la­do, la APP ex­pli­có que exis­te otro ti­po de per­mi­sos tran­si­to­rios que se tra­mi­tan pa­ra la rea­li­za­ción de even­tos, por ejem­plo, y cu­ya du­ra­ción no su­pera los 30 días.

Pro­ven­za

La APP in­for­mó que la ma­yo­ría de lo­ca­les en Pro­ven­za no cum­plen con los re­qui­si­tos mí­ni­mos pa­ra ex­ten­der su ne­go­cio so­bre el es­pa­cio pú­bli­co y ni si­quie­ra es­tán rea­li­zan­do el trá­mi­te.

“Hay cua­tro o cin­co so­li­ci­tu­des, el res­to de los es­ta­ble­ci­mien­tos del sec­tor es­tán apro­pia­dos de la sec­ción pú­bli­ca y ni si­quie­ra per­mi­ten que la gen­te se sien­te en las si­llas sin con­su­mir en el ne­go­cio, ade­más de obs­ta­cu­li­zar la fran­ja pea­to­nal”, ma­ni­fes­tó Giraldo.

No es el ca­so del bar res­tau­ran­te 37 Park, que se apro­pió del re­ti­ro (cos­ta­do) de la que­bra­da La Pre­si­den­ta, ins­ta­ló man­te­les y co­ji­nes so­bre tron­cos, y ven­de sus pro­duc­tos por fue­ra del lo­cal, sin im­pe­dir que aque­llas per­so­nas que no deseen con­su­mir en el si­tio se pue­dan sen­tar en ese es­pa­cio.

Giraldo afir­mó que aun­que es­te lu­gar aún no cuen­ta con el per­mi­so de apro­ve­cha­mien­to que ex­pi­de la APP, cum­ple con to­dos los re­qui­si­tos y es pro­ba­ble que se le otor­gue en po­co tiem­po.

Sur­ge en­ton­ces la pre­gun­ta, ¿ no de­ben es­pe­rar los lo­ca­les a que fi­na­li­ce el trá­mi­te le­gal an­tes de ha­cer una ex­plo­ta­ción co­mer­cial?

Uso so­cial

En opi­nión de Glo­ria Du­que, pre­si­den­ta de la Red Cul­tu­ral de El Po­bla­do, cuan­do hay au­sen­cia del Es­ta­do en el man­te­ni­mien­to del es­pa­cio pú­bli­co, es vá­li­do que el sec­tor pri­va­do y los ciu­da­da­nos ayu­den a lle­nar esos va­cíos.

No obs­tan­te, Jo­sé Fer­nan­do Ál­va­rez, coor­di­na­dor de la Me­sa Am­bien­tal de El Po­bla­do, ma­ni­fes­tó que has­ta que no se ten­ga el per­mi­so, la ex­plo­ta­ción co­mer­cial de la zo­na ver­de, sea par­que o re­ti­ro de que­bra­da, es ile­gal.

“Ni si­quie­ra es­tán pa­gan­do por el uso del es­pa­cio pú- bli­co, y si la Al­cal­día no con­tro­la, eso se con­ver­ti­rá en un des­or­den”, se­ña­ló Ál­va­rez.

Sin em­bar­go, Al­fre­do Res­tre­po Ruiz, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Me­de­llín y ex­per­to en te­mas de ur­ba­nis­mo, con­si­de­ró que cuan­do un es­ta­ble­ci­mien­to es­tá ad­mi­nis­tran­do de bue­na ma­ne­ra un es­pa­cio pú­bli­co, y la ciu­da­da­nía lo fre­cuen­ta sin cau­sar pro­ble­mas, en­ton­ces se le­gi­ti­ma el uso so­cial. “A ve­ces, la nor­ma no co­rres­pon­de con lo que ocu­rre en la reali­dad”, di­jo.

Los ve­ci­nos re­la­tan que en- tre 2012 y 2015 el sec­tor de Vía pri­ma­ve­ra, en El Po­bla­do, se con­vir­tió en una es­com­bre­ra, en un sendero de la in­se­gu­ri­dad don­de se pre­sen­ta­ban in­nu­me­ra­bles atra­cos.

“Ha­bía in­clu­so un rin­cón en la ri­be­ra que lo lla­ma­ban la cue­va de Alí Ba­ba, por­que allí los la­dro­nes guar­da­ban to­do lo que ro­ba­ban”, con­tó Ana Ma­ría Lon­do­ño, ve­ci­na del lu­gar.

Ha­ce dos años, Jor­ge Mo­reno abrió 37 Park, se apro­pió de ese lu­gar que da­ba al fren­te de su ne­go­cio y lo trans­for­mó pa­ra que fue­ra ama­ble con sus clien­tes.

“En­tre co­mi­llas es­toy ile­gal, por­que no ten­go el per­mi­so aún pa­ra ex­plo­tar co­mer­cial­men­te el es­pa­cio pú­bli­co, pe­ro ya es­toy en el trá­mi­te. Creo que pa­ra cons­truir ciu­dad no me pue­de de­te­ner la es­pe­ra de un per­mi­so. Ade­más, las au­to­ri­da­des me han ma­ni­fes­ta­do su apo­yo”, di­jo Mo­reno.

Aña­dió que no tie­ne pro­ble­ma en pa­gar, in­clu­so re­tro­ac­ti­va­men­te, el im­pues­to por ex­plo­ta­ción co­mer­cial, pe­ro tam­bién es­pe­ra que se ten­ga en cuen­ta lo que ha in­ver­ti­do pa­ra me­jo­rar la zo­na.

Bu­le­var de Cas­ti­lla

So­bre la ca­rre­ra 68, en­tre las ca­lles 93 y 99, se ex­tien­de el corredor co­no­ci­do co­mo el Bu­le­var de Cas­ti­lla. Allí los lo­ca­les tam­bién ha­cen uso in­de­bi­do del es­pa­cio pú­bli­co pa­ra ex­ten­der los ne­go­cios.

“La ace­ra en ese sec­tor mi­de 4.80 me­tros, no al­can­za a cum­plir con los cin­co me­tros ne­ce­sa­rios pa­ra so­li­ci­tar el per­mi­so”,

ma­ni­fes­tó Jo­sé Giraldo, de APP.

Por eso, tan­to en Cas­ti­lla co­mo en Pro­ven­za, la APP con­si­de­ra que ha­bría que plan­tear un pro­yec­to de ciu­dad que per­mi­ta mo­di­fi­car los re­qui­si­tos pa­ra es­tas zo­nas, las cua­les se­rían ca­ta­lo­ga­das co­mo co­rre­do­res es­pe­cia­les, tu­rís­ti­cos o co­mer­cia­les.

En­tre­tan­to, Jhoan Ren­dón, pre­si­den­te de la Jun­ta de Ac­ción Co­mu­nal de Cas­ti­lla, ex­pre­só su preo­cu­pa­ción al afir­mar que mien­tras re­gu­lan el es­pa­cio pú­bli­co a los co­mer­cian­tes for­ma­les, que pa­gan im­pues­tos, no se es­ta­ría ejer­cien­do con­trol so­bre los in­for­ma­les.

Se­gui­rán tra­ba­jan­do

Inés Sán­chez, vi­ce­pre­si­den­ta de la Red Cul­tu­ral El Po­bla­do, ex­pre­só su ma­les­tar por­que la Ad­mi­nis­tra­ción Mu­ni­ci­pal no es­ta­ría ofre­cien­do las ga­ran­tías pa­ra lo­grar rá­pi­da­men­te el per­mi­so.

“La APP de­be­ría ser más fle­xi­ble con las per­so­nas que con­tri­bu­yen a me­jo­rar los es­pa­cios pú­bli­cos y agi­li­zar el trá­mi­te. Si van a co­brar un im­pues­to de­be­ría ser có­mo­do por­que sino ter­mi­nan aho­gan­do eco­nó­mi­ca­men­te a los lo­ca­les que es­tán ha­cien­do las co­sas bien”, di­jo Sán­chez.

Asi­mis­mo, con­si­de­ró que ha­ce fal­ta que más pri­va­dos se

in­tere­sen por re­cu­pe­rar es­pa­cios que ac­tual­men­te es­tán des­cui­da­dos y fun­cio­nan co­mo pla­zas de vi­cio, sin des­co­no­cer que hay mu­chos otros es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les que in­va­den zo­nas ver­des, ace­ras, y pla­zas sin con­trol al­guno.

El Có­di­go de Po­li­cía co­men­zó a fun­cio­nar des­de el pa­sa­do 30 de enero, ¿se­rá que las au­to­ri­da­des co­men­za­rán a apli­car co­rrec­ti­vos con los lo­ca­les que sin re­pa­ros es­tán apro­pián­do­se de los es­pa­cios pú­bli­cos sin si­quie­ra con­tri­buir a su me­jo­ra­mien­to, y sin te­ner al me­nos en trá­mi­te el per­mi­so?

FO­TO JUAN AN­TO­NIO SÁN­CHEZ

Apro­ve­cha­mien­to del es­pa­cio pú­bli­co en El Po­bla­do: 37 Park (arri­ba) y res­tau­ran­te El Agua­ca­te (abajo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.