¿Se re­cu­pe­ra al­go tras el des­fal­co de una in­ver­sión eco­nó­mi­ca?

In­ter­bol­sa, Fac­tor Group, Es­tra­val, Ves­ting o Éli­te son si­nó­ni­mos de des­ca­la­bro eco­nó­mi­co. ¿En qué van esos ca­sos?

El Colombiano - - PORTADA - Por FERNEY ARIAS JI­MÉ­NEZ

Lle­vo cua­tro años es­pe­ran­do re­cu­pe­rar al­go de lo que in­ver­tí en Fac­tor Group, y eso que ha­go par­te del co­mi­té fi­du­cia­rio de las tie­rras que nos en­tre­ga­ron en da­ción de pa­go. No he­mos po­di­do ven­der una so­la hec­tá­rea de esas fin­cas”.

Así se ex­pre­sa uno de los 1.572 afec­ta­dos por es­te des­ca­la­bro fi­nan­cie­ro, quien pi­de que se omi­ta su nom­bre. “De Es­tra­val, lo que sé es que ya se re­co­no­cie­ron las re­cla­ma­cio­nes de los afec­ta­dos y que hay unos di­ne­ros pa­ra ha­cer un pri­mer pa­go”, aña­de el hom­bre, quien jun­to a otros pa­rien­tes y, pe­se a sa­lir per­ju­di­ca­dos en Fac­tor Group, in­vir­tió unos 1.000 mi­llo­nes de pe­sos en Es­tra­val.

Pe­ro el ca­so de es­te in­ver­sio­nis­ta y sus fa­mi­lia­res es ape­nas una mues­tra del “éxi­to” que en el país tie­nen las es­truc­tu­ras de cap­ta­ción ile­gal de di­ne­ros, en­tre las que se cuen­tan fal­sas ope­ra­cio­nes de fac­to­ring y li­bran­zas, em­pre­sas de oro, pu­bli­ci­dad en la nu­be, fal­sas mo­ne­das vir­tua­les y pi­rá­mi­des

El Su­per­in­ten­den­te de So­cie­da­des, Fran­cis­co Re­yes, atri­bu­ye el fe­nó­meno al he­cho de que com­pa­ñías o per­so­nas ines­cru­pu­lo­sas ofre­cen gran­des ren­di­mien­tos, lo­gran con­vo­car a una ma­sa sig­ni­fi­ca­ti­va de per­so­nas, que atraí­da por al­tas ga­nan­cias ter­mi­nan con­fian­do en quie­nes, fi­nal­men­te, no tie­nen la ca­pa­ci­dad pa­ra res­pon­der por las obli­ga­cio­nes que ad­quie­ren.

FAC­TOR GROUP, LAS HA­CIEN­DAS INVENDIBLES

El abo­ga­do Jo­sé Luis Giraldo, que re­pre­sen­ta a víc­ti­mas de Fac­tor Group, re­su­me que ese des­ca­la­bro de­jó pér­di­das por 250.000 mi­llo­nes de pe­sos, de los cua­les so­lo po­drían re­cu­pe­rar­se 50.000 mi­llo­nes (20 % del to­tal in­ver­ti­do). Eso de­pen­de de que se ven­dan nue­ve ha­cien­das ga­na­de­ras en los de­par­ta­men­tos de Ce­sar, Mag­da­le­na y Bo­lí­var, que es­tán ba­jo en­car­go en Ac­ción Fi­du­cia­ria, sin que se ha­yan re­ci­bi­do ofer­tas se­rias, pe­se a que mu­chas per­so­nas han ma­ni­fes­ta­do in­te­rés en com­prar.

En su mo­men­to, Fac­tor Group pro­po­nía a los in­ver­so­res re­co­no­cer­les in­tere­ses de 20 % en com­pra de fac­tu­ras, que ter­mi­na­ron sien­do fin­cas y tie­rras.

Pe­se a que Giraldo y las víc­ti­mas in­sis­ten en re­cu­pe­rar di­ne­ro, el su­per­in­ten­den­te Re­yes ase­gu­ra que el pro­ce­so de li­qui­da­ción cul­mi­nó de for­ma exi­to­sa tras eje­cu­tar­se el acuer­do de des­mon­te, por el cual la ma­yo­ría de los acree­do­res acep­ta­ron re­ci­bir fin­cas.

Por es­te ca­so, fue con­de­na­da a sie­te años y nue­ve me­ses de pri­sión Li­na Ma­ría Vé­lez Res­tre­po, mien­tras las cabezas del des­fal­co Da­vid Wi­go­da, Mar­ce­la Jaramillo y Bea­triz Wi­go­da son pro­ce­sa­dos, aun­que ellos es­tán li­bres en Is­rael.

IN­TER­BOL­SA HI­ZO TEM­BLAR A CO­LOM­BIA

En no­viem­bre de 2012 se pro­du­jo la caí­da de la fir­ma co­mi­sio­nis­ta de bol­sa más gran­de del país: In­ter­bol­sa. El es­cán­da­lo fue su­per­la­ti­vo por tra­tar­se de una hol­ding que agru­pa­ba a más de 20 so­cie­da­des, ade­más de es­tar su­je­ta a con­tro­les y vi­gi­lan­cia por par­te de las su­per­in­ten­den­cias Fi­nan­cie­ra y de So­cie­da­des.

La in­ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca de esa em­pre­sa pa­ra res­pon­der por las obli­ga­cio­nes asu­mi­das con sus acree­do­res, que a oc­tu­bre de 2012 su­ma­ban más de 300.000 mi­llo­nes de pe­sos, lle­va­ron a las au­to­ri­da­des a in­ter­ve­nir y a li­qui­dar a In­ter­bol­sa.

En­tre los hi­tos de es­te pro­ce­so, que de­mos­tró ma­la ges­tión de ne­go­cios, ma­la fe y co­rrup­ción de los ad­mi­nis­tra­do­res, se cuen­ta la li­qui­da­ción de In­ter­bol­sa ( so­cie­dad ma­triz del Gru­po In­ter­bol­sa). Ese trá­mi­te lo­gró una ta­sa de re­cu­pe­ra­ción del 65 % de lo in­ver­ti­do por 217 clien­tes re­co­no­ci­dos co­mo afec­ta­dos di­rec­tos, se­gún Su­per­so­cie­da­des.

De es­te des­ca­la­bro tam-

bién hi­zo par­te la li­qui­da­ción del Fon­do Pre­mium, en que 1.034 per­so­nas afec­ta­das re­cu­pe­ra­ron 175.000 mi­llo­nes de pe­sos. Se­gún Re­yes, en es­te pro­ce­so el 70 % de víc­ti­mas (731 in­ver­sio­nis­tas) re­cu­pe­ra­ron el to­tal de los di­ne­ros. So­lo en es­ta in­ter­ven­ción fue­ron vin­cu­la­das 33 per­so­nas na­tu­ra­les ( Juan Car­los Ortiz, Tomás Jaramillo Bo­te­ro y Víc­tor Mal­do­na­do Ro­drí­guez, en­tre otras), 26 per­so­nas ju­rí­di­cas ( An­dean Ca­pi­tal Mar­kets, Pre­mium Ca­pi­tal In­di­vi­dual Por­ta­fo­lio Fund, Com­pa­ñía Co­lom­bia­na de Ca­pi­ta­les y otras) y se se­cues­tra­ron más de 90 in­mue­bles va­lo­ra­dos en más de 150.000 mi­llo­nes de pe­sos. Su re­par­to, en es­pe­cie o en efec­ti­vo, “se efec­tua­rá en pró­xi­mos me­ses”, ase­gu­ra Re­yes. Por es­te des­fal­co se han desata­do múl­ti­ples ac­cio­nes ju­di­cia­les en con­tra de las cabezas de In­ter­bol­sa, en los que se han pro­fe­ri­do fa­llos con­de­na­to­rios, pe­ro a la fe­cha el úni­co en­car­ce­la­do es Víc­tor Mal­do­na­do, mien­tras otros go­zan del be­ne­fi­cio de casa por cár­cel.

MAL MA­NE­JO DE LAS LI­BRAN­ZAS TO­MAN SU PAR­TE

Es­tra­val, Ves­ting y Éli­te son nom­bres que es­tán aso­cia­dos al ne­go­cio de las li­bran­zas, que bá­si­ca­men­te co­rres­pon­de al prés­ta­mo ob­te­ni­do por un deu­dor, quien au­to­ri­za el re­pa­go de cuo­tas e in­tere­ses a tra­vés del de­bi­to di­rec­to y au­to­má­ti­co de su suel­do.

La fi­gu­ra fue dis­tor­sio­na­da y se co­me­tie­ron abu­sos, pues los pa­ga­rés que so­por­ta­ban las li­bran­zas ya ha­bían si­do can­ce­la­dos, el mon­to no co­rres­pon­día al va­lor ori­gi­nal o sim­ple­men­te no exis­tían.

Con es­te mo­de­lo, Es­tra­val de­frau­dó a 4.602 per­so­nas quie­nes se es­ti­ma in­vir­tie­ron cer­ca de 450.000 mi­llo­nes de pe­sos. Tras in­ter­ve­nir la fir­ma y or­de­nar su li­qui­da­ción, el res­pon­sa­ble de ese pro­ce­so Luis Fer­nan­do Alvarado in­for­mó el pa­sa­do 26 de abril que con­ta­bi­li­zó 41.449 mi­llo­nes de pe­sos (9,2 % del to­tal) pa­ra un pró­xi­mo plan de de­vo­lu­ción a per­ju­di­ca­dos.

La Su­per­so­cie­da­des ade­lan­ta otras ac­cio­nes si­mi­la­res con­tra fir­mas que des­fi­gu­ra­ron el es­que­ma de li­bran­zas. La en­ti­dad ad­vier­te de la com­ple­ji­dad de los ca­sos, por­que se vin­cu­la­ron fal­sas coope­ra­ti­vas que ser­vían co­mo ge­ne­ra­do­ras de li­bran­zas.

Las in­da­ga­cio­nes por las fir­mas vin­cu­la­das a es­tos des­fal­cos co­mo Éli­te y Ves­ting es- tán en una fa­se pre­li­mi­nar, por lo que el nú­me­ro de in­ver­sio­nis­tas afec­ta­dos y el mon­to de di­ne­ros in­vo­lu­cra­dos no han si­do pre­ci­sa­dos.

¿DÓN­DE QUE­DÓ LA ÉTI­CA DE LOS EM­PRE­SA­RIOS?

Si por un la­do hay avi­dez de par­te de in­ver­sio­nis­tas en ob­te­ner ga­nan­cias vo­lu­mi­no­sas en el me­nor tiem­po po­si­ble, por el otro es­tá el opor­tu­nis­mo de ines­cru­pu­lo­sos en apro­ve­char esa an­sie­dad (ver Aná­li­sis).

La En­cues­ta De­li­tos Eco­nó­mi­cos 2016, de la fir­ma Pri­ce­wa­ter­hou­seCoo­pers, mos­tró que la opor­tu­ni­dad o ca­pa­ci­dad pa­ra co­me­ter el de­li­to es lo que más con­tri­bu­ye a que se co­men­tan de­li­tos, por par­te de quie­nes es­tán den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes (ver grá­fi­cos).

Y los ca­sos men­cio­na­dos, así lo con­fir­man

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.