Qué es ar­te y qué no, una vie­ja dis­cu­sión sin re­sol­ver.

Obras ex­tra­ñas ge­ne­ran in­quie­tud so­bre lo que es ar­te y lo que no. ¿Cual­quier co­sa pue­de ser­lo?

El Colombiano - - PORTADA - Por JOHN SAL­DA­RRIA­GA

Ha­ce po­cos me­ses, la se­ño­ra de la lim­pie­za de un mu­seo es­pa­ñol de­jó su ca­rri­to de la­bo­res, ese en el que se trans­por­tan tra­pe­ras, tra­pos, bal­des con agua y ja­bo­nes, en una sa­la de ex­po­si­cio­nes del re­cin­to, pa­ra aten­der un lla­ma­do. En su au­sen­cia, va­rios asis­ten­tes for­ma­ron co­rri­llo al­re­de­dor del ar­te­fac­to ro­dan­te, atraí­dos por esa “obra de ar­te”. En­tre ellos, un ex­per­to se des­hi­zo en elo­gios ha­cia aque­lla “crea­ción” en un dis­cur­so im­pro­vi­sa­do en el que la ca­li­fi­ca­ba co­mo la obra “más ho­nes­ta” que ha­bía vis­to en su vi­da.

Es­ta his­to­ria la cuen­ta el ar­tis­ta Aní­bal Va­lle­jo y él, que es un re­pre­sen­tan­te del ar­te con­cep­tual, se ríe con esa que bien pue­de ser una bur­la, una iro­nía de lo que sue­len ha­cer los crea­do­res.

“Ese ca­so —in­di­ca Va­lle­jo— pu­so a pen­sar una vez más a los ar­tis­tas y a los cu­ra­do­res so­bre lo que es ar­te y lo que no”.

¿Qué es ar­te?

Es­ta re­fle­xión, la de qué es ar­te, no es nue­va. Es tan vie­ja co­mo el ar­te. Pa­ra ci­tar una de esas dis­cu­sio­nes sin fi­nal, re­cor­de­mos la que se dio y si­gue dán­do­se en­tre quie­nes ata­can y quie­nes de­fien­den el ar­te abs­trac­to, sur­gi­do en los pri­me­ros años del si­glo XX co­mo opo­si­ción al ar­te fi­gu­ra­ti­vo.

Aní­bal di­ce que “el ar­te es co­mu­ni­ca­ción de lo que al­guien sien­te y pien­sa. Pa­ra ex­pre­sar­se pue­de re­cu­rrir a la es­cri­tu­ra o las ar­tes plás­ti­cas y vi­sua­les”, y agre­ga que en el ar­te lo que va­le es la in­ten­cio­na­li­dad. Es im­por­tan­te lo que se desea con­tar.

La mu­seó­lo­ga Lu­cre­cia Pie­drahí­ta va por la mis­ma vía: “Es una ma­ni­fes­ta­ción de la cul­tu­ra, un me­dio de co­mu­ni­ca­ción con gran po­ten­cia, que no ge­ne­ra res­pues­tas en el es­pec­ta­dor, sino pre­gun­tas”.

Por su par­te, la crí­ti­ca y maes­tra de ar­tes Li­be de Zu­la­te­gui in­di­ca que es una crea­ción hu­ma­na y acla­ra que no es ar­te lo que ha­ce la Na­tu­ra­le­za, una flor, una pues­ta de Sol, aun­que nos pa­rez­can co­sas be­llas; ni lo que ha­cen los ni- ños des­de su es­pon­ta­nei­dad.

El desacuer­do pa­re­ce ha­ber­se in­cre­men­ta­do con el ar­te con­cep­tual o no ob­je­tual, sur­gi­do des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En es­te de­ja­ron de ser pro­ta­go­nis­tas la pin­tu­ra, la es­cul­tu­ra, el di­bu­jo y, en sín­te­sis, las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les del ar­te, pa­ra in­cluir el tex­to, la fo­to­gra­fía, el vi­deo y el per­for­man­ce. Se tra­ta de una mues­tra es­cé­ni­ca, a ve­ces con improvisación, que bus­ca la pro­vo­ca­ción o el asom­bro de los es­pec­ta­do­res, ape­lan­do al sen­ti­do de la es­té­ti­ca.

Ar­te no ob­je­tual quie­re de­cir sin ob­je­tos. O co­mo lo ex­pre­sa el cu­ra­dor del Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Me­de­llín Emi­li­ano Val­dés: “Es el ar­te que no tie­ne el ob­je­to en el cen­tro de la re­pre­sen­ta­ción o que en su prác­ti­ca lo más im­por­tan­te no es el ob­je­to sino el pro­ce­so crea­ti­vo”.

Lu­cre­cia de­fi­ne el ar­te no ob­je­tual co­mo “el que plan­tea una re­la­ción del ar­tis­ta con el es­pec­ta­dor. Por eso, se in­vo­lu­cra con los te­mas so­cia­les con­tem­po­rá­neos. Se ocu­pa de asun­tos que mue­ven la opi­nión pú­bli­ca, co­mo las ma­ni­fes­ta­cio­nes de re­cha­zo a las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Los ar­tis­tas ha­cen evi­den­tes las mi­cro­po­lí­ti­cas que afec­tan a gran­des mi­no­rías”.

Ha­ce dos me­ses, en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Me­de­llín se reali­zó el se­gun­do Co­lo­quio de Ar­te No ob­je­tual de Me­de­llín. En es­te co­lo­quio hu­bo mues­tras de ar­te sin ob­je­tos. Un per­for­man­ce con­sis­tía en la ma­du­ra­ción de un ra­ci­mo de plá­ta­nos con abra­zos. Li­be no cree, por ejem­plo, que es­te ejer­ci­cio sea ar­te. “En ar­te no ob­je­tual hay tan­ta pa­ja co­mo ma­ra­vi­lla”, sin­te­ti­za.

Ce­le­bra, en cam­bio, las crea­cio­nes de Car­los Uri­be, co­mo una en la que re­gó bul­tos de café en el patio de una casa pa­ra que se aso­lea­ra, co­mo ha­cen los cam­pe­si­nos; lue­go fue pa­san­do el ras­tri­llo con el que sue­len re­vol­ver­lo pa­ra que se se­que pa­re­jo y, con es­ta he­rra­mien­ta fue for­man­do fi­gu­ras co­mo la de una fa­mi­lia.

¿Por qué es­te sí y el an­te­rior no? Se pre­gun­ta­ría uno.

En es­te pun­to en­tra a ter­ciar el cu­ra­dor Ós­car Rol­dán, quien re­cuer­da que una dis­cu­sión se­me­jan­te o ma­yor se ge­ne­ró ha­ce 100 años cuan­do Mar­cel Du­champ pre­sen­tó un ori­nal con el tí­tu­lo La fuen­te, en una mues­tra or­ga­ni­za­da por la So­cie­dad de Ar­tis­tas In­de­pen­dien­tes de Nue­va York.

“Con ella va­lo­ró la pro­duc­ción in­dus­trial co­mo te­ma de ar­te —men­cio­na Rol­dán—, mun­da­ni­zó el ar­te, di­je­ron unos; otros, co­mo Fer­nan­do Bo­te­ro, cree que eso fue una “ma­ma­da de gallo” del ar­tis­ta y que con es­te ac­to “in­tro­du­jo la pe­re­za en el ar­te”.

Du­champ no dio ex­pli­ca­cio­nes de su obra. Lo cier­to es que la acep­ta­ción de una obra co­mo ar­te tie­ne al­go de sub­je­ti­vi­dad o, di­cho de otro mo­do, obe­de­ce a la sen­si­bi­li­dad de los ob­ser­va­do­res.

¿Lo que cuen­ta es el dis­cur­so?

Pa­ra Aní­bal Va­lle­jo, el dis­cur­so que res­pal­da la obra es im­por­tan­te. La sus­ten­ta­ción po­lí­ti­ca, so­cial o de cual­quier ti­po, aun­que sa­be que esas ex­pli­ca­cio­nes van de los ar­tis­tas a los ga­le­ris­tas o cu­ra­do­res; no al pú­bli­co en ge­ne­ral: “a un es­pec­ta­dor que se pa­ra de­lan­te de La Gio­con­da, de Leo­nar­do Da Vin­ci, no le in­tere­sa sa­ber quién era aque­lla mu­jer”.

Pa­ra Li­be de Zu­la­te­gui, “el dis­cur­so de­bi­li­ta la obra. Mu­seos, ga­le­rías y co­lec­cio­nes del mun­do es­tán lle­nos de obras de ar­te he­chas por ar­tis­tas muer­tos que no es­tán pre­sen­tes pa­ra ex­pli­car­las y ellas se de­fien­den per­fec­ta­men­te”.

¿Cual­quie­ra es un ar­tis­ta?

Esas pro­pues­tas ex­tra­ñas, a ve­ces des­ca­be­lla­das, co­mo la de los plá­ta­nos ma­du­ra­dos con abra­zos, la del café, ha­cen pre­gun­tar­nos si una obra es ar­te so­lo por­que la ha­ce un ar­tis­ta. O di­cho de otra ma­ne­ra: ¿cual­quier co­sa que to­que un ar­tis­ta, co­mo si fue­ra un Rey Mi­das, se con­vier­te en ar­te?

Aní­bal Va­lle­jo se hi­zo es­ta pre­gun­ta ha­ce unos días. Re- ci­bió una si­lla ver­de de ma­nos de su pa­dre, el tam­bién ar­tis­ta ho­mó­ni­mo su­yo. Y co­mo no le gus­ta el ver­de, la pin­tó de blan­co. Mien­tras pa­sa­ba la bro­cha se di­jo: “co­mo soy pin­tor, ¿es­ta si­lla se con­vier­te en una obra de ar­te?”. Él no se ha res­pon­di­do, pe­ro co­sas así he­mos vis­to en mu­seos.

Rol­dán di­ce al res­pec­to que sí: “ar­te es to­do lo que ha­ce un ar­tis­ta”. Y apor­ta otro ele­men­to dis­cu­ti­ble: el lu­gar don­de es­tá la pie­za tam­bién in­ci­de. Le da un “aura” a la pie­za de ar­te. Y alu­de a una idea del ar­tis­ta fran­cés Da­niel Bu­ren: po­ner un pes­ca­do en un mu­seo po­dría con­ver­tir el pes­ca­do en obra de ar­te; co­lo­car un cua­dro en una pescadería no con­vier­te el cua­dro en pes­ca­do.

¿Quién di­ce qué es ar­te?

“Ten­go un cua­dri­to del que no se en­tien­de la fir­ma del ar­tis­ta — co­men­ta Li­be—. Es la pin­tu­ra de una ven­ta­na y una ma­te­ri­ta. Con esa apa­ren­te sim­ple­za, da cuen­ta de có­mo era la Car­ta­ge­na an­ti­gua. De mo­do que no im­por­ta que un ar­tis­ta sea re­co­no­ci­do pa­ra que su obra ten­ga va­lor”.

¿Quién de­ter­mi­na si una obra es ar­tís­ti­ca o una ela­bo­ra­ción in­sig­ni­fi­can­te?

Los ar­tis­tas, los ga­le­ris­tas, los cu­ra­do­res y la gen­te, es lo que con­si­de­ra Aní­bal. Lu­cre­cia ra­ti­fi­ca es­tas pa­la­bras al de­cir que es la opi­nión de to­dos; no so­lo la de los ex­per­tos.

Ós­car Rol­dán opi­na: “un ar­tis­ta lo es, no por es­tu­diar ar­te, sino por­que es re­co­no­ci­do co­mo tal por un cu­ra­dor, un mu­seó­lo­go, un aca­dé­mi­co, un ga­le­ris­ta”. Y en el ar­te no ob­je­tual es igual.

Li­be di­ce que to­do el ar­te , el con­ven­cio­nal y el no ob­je­tual, tie­ne un co­la­dor y po­cas co­sas bue­nas que­dan en el tiem­po.

“No me preo­cu­pa que la obra con­cep­tual sea efí­me­ra. Si voy a mo­rir, ¿por qué ella me tie­ne que so­bre­vi­vir?”. ANÍ­BAL VA­LLE­JO Ar­tis­ta

Pri­me­ra lec­ción (arri­ba) y Hec­tá­rea de heno (abajo), obras de Ber­nar­do Sal­ce­do, ex­pues­tas en el Mamm, en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.