Éxo­do wa­rao, los in­dí­ge­nas que hu­yen por cri­sis ve­ne­zo­la­na

Al me­nos 367 miem­bros de es­ta et­nia se en­cuen­tran en Ma­naos, Bra­sil, con un his­to­rial de 9,5 % de pre­va­len­cia del VIH y bro­tes de tu­bercu­losis y fie­bre ama­ri­lla.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por MA­RIA­NA ES­CO­BAR ROL­DÁN

La es­ca­sez obli­gó a los wa­rao, el se­gun­do pue­blo in­dí­ge­na más nu­me­ro­so de Venezuela (des­pués de los wa­yuú su­man 49.000), a tor­cer su ru­ta mi­gra­to­ria, la que sue­len to­mar ca­da vez que los fo­ras­te­ros usur­pan su agua, su bos­que, su ali­men­to.

Pa­ra sus tra­ve­sías siem­pre han par­ti­do de Tu­cu­pi­ta, la ciu­dad del no­res­te del país en la que guar­dan su his­to­ria y en la que aún se asien­tan fa­mi­lias a ori­llas del del­ta del río Ori­no­co. No obs­tan­te, por es­tos días, su des­tino de­jó de ser el acos­tum­bra­do (ver ma­pa).

Los wa­rao ya no lle­gan en ma­sa al es­ta­do ve­ne­zo­lano de Bo­lí­var, don­de ocu­pan ca­lles, al­ber­gues e igle­sias des­de los años 80, por­que en su te­rri­to­rio (el es­ta­do vecino de Del­ta Ama­cu­ro), la co­mi­da, las me­di­ci­nas y has­ta el lí­qui­do vi­tal fue­ron ago­tán­do­se por pre­sio­nes de las in­dus­trias pe­tro­le­ra y au­rí­fe­ra.

La ru­ta aho­ra se ex­tien­de sel­va aden­tro, a más de 900 ki­ló­me­tros, a Bra­sil, don­de el es­pa­ñol y el wa­rao son len­guas exó­ti­cas y don­de, es­pe­ran, la mo­ne­da ten­ga va­lor.

Tras un lar­go tre­cho en­tre ca­mi­nos de agua y tie­rra, nu­me­ro­sos in­dí­ge­nas es­tán sa­lien­do de Venezuela. La ci­fra no es­tá con­so­li­da­da, pe­ro un re­por­te de mar­zo de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral ca­rio­ca cons­ta­ta una “in­ten­si­fi­ca­ción” del mo­vi­mien­to de fa­mi­lias du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre de 2015, en­tre oc­tu­bre y di­ciem­bre del año pa­sa­do y aún más des­de fe­bre­ro de 2017.

“Tu­cu­pi­ta es el pun­to de par­ti­da de la ma­yo­ría. Allí lle­gan por río, con dis­tan­cias flu­via­les que de­man­dan has­ta dos días de des­pla­za­mien­to y con­ti­núan por ca­rre­te­ra. Des­de Tu­cu­pi­ta has­ta la úl­ti­ma ciu­dad ve­ne­zo­la­na, que es San­ta Ele­na de Uai­rén, se to­man un día más, y de allí has­ta Boa Vis­ta, ya en Bra­sil, ha­cen la tra­yec­to­ria a lo lar­go de tres días de ca­mi­na­ta ex­haus­ti­va, o por me­dio de pa­go por el trans­por­te”, des­cri­be el in­for­me y de­nun­cia el co­bro irre­gu­lar de per­mi­sos por par­te de agen­tes ve­ne­zo­la­nos y las tra­bas de la Po­li­cía Fe­de­ral de Bra­sil pa­ra dar­les per­ma­nen­cia.

Don­de la co­mi­da va­le oro

Una vez en Boa Vis­ta, los wa­rao re­la­tan que se des­pla­zan en bus­ca de ali­men­tos, “por­que aquí tie­nen mu­cho y allí no te­ne­mos”, y de reales (la mo­ne­da bra­si­le­ña), que ob­tie­nen por me­dio de la ven­ta de ar­te­sa­nías y la men­di­ci­dad, una prác­ti­ca por la que son diez­ma­dos en va­rios pun­tos de su re­co­rri­do. Tam­bién quie­ren ac­ce­so a la sa­lud, pues mu­chos lle­gan he­ri­dos, aun­que te­men y se re­sis­ten a la asis­ten­cia de mé­di­cos y en­fer­me­ras”, se­gún de­ta­lla el re­por­te. Agre­ga la preo­cu­pa­ción de los miem­bros de es­ta et­nia por quie­nes se que­dan en Venezuela so­por­tan­do “la hi­per­in­fla­ción, la ba­ja pro­duc­ción eco­nó­mi­ca, los al­tos ni­ve­les de des­em­pleo y, so­bre to­do, la es­ca­sez de ali­men­tos”.

Y es que pa­ra los wa­rao es­te úl­ti­mo pun­to va más allá del ham­bre y de las muer­tes por des­nu­tri­ción, que des­cri­ben co­mo re­cu­rren­tes.

Ri­car­do de To­ma, de la maes­tría en So­cie­dad y Fron­te­ra de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de Ro­rai­ma y vo­lun­ta­rio pa­ra ayu­dar a es­tos in­dí­ge­nas a com­ple­tar un for­mu­la­rio de 25 pá­gi­nas, ne­ce­sa­rio pa­ra so­li­ci­tar el asi­lo en Bra­sil, co­men­ta que los wa­rao ale­gan que ni su cre­do ni los con­flic­tos po­lí­ti­cos ni la vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos son las cau­sas de su éxo­do, “sino que to­das sus res­pues­tas tie­nen que ver con los ali­men­tos, con lo cos­to­sos que se han vuel­to por la cri­sis, con la des­apa­ri­ción de sus mer­ca­dos y con la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer sus tra­di­cio­na­les ofren­das ce­re­mo­nia­les a los muer­tos. To­do lo su­yo gi­ra al­re­de­dor de la co­mi­da”.

La pér­di­da de be­ne­fi­cios so­cia­les en su país de ori­gen tam­bién los ha ahu­yen­ta­do. En el in­for­me con­ta­ron que en el go­bierno del des­apa­re­ci­do Hu­go Chá­vez tu­vie­ron pro­yec­tos pa­ra cons­truir ca­sas, com­prar y re­for­mar sus em­bar­ca­cio­nes y has­ta pa­ra ga­ran­ti­zar­se una se­ma­na de tra­ba­jo por mes. “Pe­ro ta­les in­cen­ti­vos y be­ne­fi­cios se re­du­je­ron o ex­tin­guie­ron, sin es­pe­ran­za de reanu­dar­se. Su prin­ci­pal pro­duc­to pa­ra re­la­cio­nes co­mer­cia­les con las ciu­da­des ve­ne­zo­la­nas, el pes­ca­do, pa­só a te­ner ba­ja de­man­da. Ade­más, con la eco­no­mía hi­per­in­fla­cio­na­da, los pro­duc­tos de los que de­pen­den por me­dio de la com­pra es­tán con el pre­cio muy al­to”, re­ma­ta el do­cu­men­to de la Pro­cu­ra­duía.

Fran­ci­le­ne Ro­dri­gues, in­ves­ti­ga­do­ra en di­ná­mi­cas de la fron­te­ra en­tre Bra­sil y Venezuela en la Uni­ver­si­dad de Ro­rai­ma, con­fir­ma que des­de la muer­te de Chá­vez “se in­cum­plie­ron to­das las pro­me­sas pa­ra los in­dí­ge­nas, in­clu­so la de de­vol­ver­les sus tie­rras, y aho­ra ellos bus­can ma­ne­ras de vi­vir y co­mer por fue­ra del te­rri­to­rio, aun­que ten­gan que ca­mi­nar por se­ma­nas has­ta aquí (Bra­sil)”.

Lo an­te­rior su­ce­de con el te­lón de la dis­cri­mi­na­ción de fon­do. En su ori­gen ellos eran re­co­lec­to­res, y co­mo es­tán por fue­ra de don­de pue­den te­ner esas prác­ti­cas, se han vuel­to re­co­lec­to­res de di­ne­ro en las ciu­da­des. La men­di­ci­dad, su­ma­da a las en­fer­me­da­des que han ad­qui­ri­do en me­dio de su trans­for­ma­ción ur­ba­na (del río a la ciu­dad), los han con­ver­ti­do en un pue­blo que a don­de lle­ga es des­de­ña­do.

“A los wa­rao no los quie­ren los in­dí­ge­nas bra­si­le­ños ni los in­dí­ge­nas ve­ne­zo­la­nos ni los ve­ne­zo­la­nos crio­llos. Vie­nen con en­fer­me­da­des que en Bra­sil ya com­ba­ti­mos”, ex­pli­ca la in­ves­ti­ga­do­ra, y aña­de que la men­di­ci­dad de es­ta po­bla­ción y sus di­fe­ren­cias his­tó­ri­cas con otras co­mu­ni­da­des re­fuer­zan esa aver­sión.

Ro­drí­gues de­nun­cia ade­más que en me­dio del re­cha­zo, las au­to­ri­da­des de esa ciu­dad, don­de hay 400 wa­rao, en­via­ron a va­rios en bu­ses, 750 ki­ló­me­tros más le­jos, a Ma­naos, don­de el cho­que por su lle­ga­da fue aún ma­yor.

La mal­di­ción de los wa­rao

A Ma­naos, la ca­pi­tal del es­ta­do bra­si­le­ño de Ama­zo­nas,

han lle­ga­do 367 wa­rao. Su ate­rri­za­je ma­si­vo a las ca­lles, su ha­ci­na­mien­to y su ex­po­si­ción a en­fer­me­da­des obli­gó a las au­to­ri­da­des a de­cla­rar la emer­gen­cia so­cial por 90 días, que in­clu­so pue­de ser pro­rro­ga­ble un mes más.

Los pri­me­ros co­men­za­ron a lle­gar el 5 de di­ciem­bre del año pa­sa­do, eran 36 y se ubi­ca­ron en car­pas y tien­das al­re­de­dor de la ca­rre­te­ra prin­ci­pal, pe­ro aho­ra ocu­pan el cen­tro y un pe­que­ño gru­po se con­cen­tró en la zo­na es­te, don­de han al­qui­la­do ca­sas y se de­di­can a la ven­ta de ar­te­sa­nías y a pe­dir li­mos­nas en las vías prin­ci­pa­les. Allí, in­clu­so, una de las vi­vien­das ter­mi­nó in­ci­ne­ra­da, afec­tan­do a 40 miem­bros que ha­bi­ta­ban en ella.

“Se ha de­tec­ta­do un gran mo­vi­mien­to de lle­ga­da y re­torno a Venezuela. Los que regresan lle­van di­ne­ro, ro­pa y co­mi­da, pe­ro hay otros que si­guen lle­gan­do”, de­ta­lla la Al­cal­día de Ma­naos en un in­for­me so­li­ci­ta­do por EL CO­LOM­BIANO, y agre­ga que ade­más de la ne­ce­si­dad de re­fu­gio pa­ra esa po­bla­ción, preo­cu­pa la po­si­bi­li­dad de di­se­mi­na­ción de en­fer­me­da­des de fá­cil trans­mi­sión, que pue­den cau­sar ries­gos a la sa­lud de los in­mi­gran­tes y de los ma­naua­ras.

De acuer­do con la Al­cal­día, las prin­ci­pa­les afec­cio­nes de­tec-

ta­das son der­ma­ti­tis, sín­dro­mes gri­pa­les, tu­bercu­losis, des­nu­tri­ción, va­ri­ce­la, bron­qui­tis y pro­ble­mas odon­to­ló­gi­cos. No obs­tan­te, Val­di­za Car­val­ho, re­li­gio­sa que pres­ta la­bo­res pa­ra los wa­rao y de­más mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos en la Pas­to­ral del Mi­gran­te, di­ce no so­lo que ya son más de 500 los in­dí­ge­nas que es­tán en la ciu­dad, sino que in­quie­ta un bro­te de VIH do­cu­men­ta­do en esa co­mu­ni­dad, y cu­yas cau­sas, ade­más del des­arrai­go, no han si­do de­ter­mi­na­das.

Y es que el Ins­ti­tu­to Ve­ne­zo­lano de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (IVIC) y el Ins­ti­tu­to de Bio­me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Venezuela de­tec­ta­ron en 2014 que el 9,55 % de los ha­bi­tan­tes de ocho co­mu­ni­da­des wa­rao es­tu­dia­das ha­bían con­traí­do el Vi­rus de In­mu­no­de­fi­cien­cia Hu­ma­na, ci­fra preo­cu­pan­te, te­nien­do en cuen­ta que la más al­ta pre­va­len­cia en el mun­do co­rres­pon­de al Áfri­ca sub­saha­ria­na, con el 5 % de su po­bla­ción.

A sa­bien­das de eso, la Al­cal­día de­cre­tó la emer­gen­cia, que con­sis­te en que to­dos los ór­ga­nos y en­ti­da­des del mu­ni­ci­pio es­tén en aler­ta, “prio­ri­zan­do las ac­cio­nes y ac­ti­vi­da­des re­que­ri­das”, co­mo la va­cu­na­ción, mien­tras se eva­lúan po­si­bles lu­ga­res que pue­den ser­vir de re­fu­gio.

No obs­tan­te, pa­ra Li­bo­rio

Gua­ru­lla, lí­der in­dí­ge­na ve­ne­zo­lano y go­ber­na­dor del es­ta­do de Ama­zo­nas de ese país, quien de­be­ría ac­tuar es el mis­mo pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. Se­gún di­ce, el Go­bierno es­tá en deu­da con re­sol­ver los pro­ble­mas de in­te­gra­ción que han te­ni­do los wa­rao con la po­bla­ción crio­lla y con los de­más pue­blos in­dí­ge­nas, que ha exa­cer­ba­do la dis­cri­mi­na­ción ha­cia ellos, así co­mo su po­bre­za, que los ha lle­va­do a vin­cu­lar­se con la pros­ti­tu­ción y el trá­fi­co de ga­so­li­na.

“Si la cla­se me­dia es­tá en la po­bre­za, los wa­rao, que siem­pre ha­bían si­do los más po­bres, aho­ra es­tán en el in­fra­mun­do, lu­chan­do por su su­per­vi­ven­cia”, afir­ma Gua­ru­lla, que jus­to es­ta se­ma­na lan­zó una mal­di­ción cha­má­ni­ca con­tra el Go­bierno de Ma­du­ro por el mal que ha cau­sa­do, aun­que re­co­no­ce que la mal­di­ción pa­re­ce en cam­bio ha­ber­se cer­ni­do so­bre los in­dí­ge­nas de su país, y en for­ma de pla­gas, ham­bre y éxo­do

Con la lle­ga­da de los wa­rao a Ma­naos, la ciu­dad tu­vo que de­cla­rar la emer­gen­cia por bro­tes de en­fer­me­da­des co­mo ma­la­ria.

FO­TO REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.