Apro­ve­cha­mien­to se le­gi­ti­ma si el uso del es­pa­cio pú­bli­co es po­si­ti­vo

El Colombiano - - METRO - AL­FRE­DO RES­TRE­PO RUIZ

“El te­ma del apro­ve­cha­mien­to de es­pa­cio pú­bli­co se pue­de ver des­de dis­tin­tas óp­ti­cas. Des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co o nor­ma­ti­vo, cuan­do los es­ta­ble­ci­mien­tos no cuen­tan con los per­mi­sos o el re­gis­tro, se pue­de de­cir que la apro­pia­ción es in­de­bi­da e ile­gal, por­que los pri­va­dos es­ta­rían in­va­dien­do un es­pa­cio que es so­cial y pú­bli­co; to­dos los be­ne­fi­cios que­da­rían en ma­nos del par­ti­cu­lar, y el Es­ta­do es­ta­ría per­dien­do su fun­ción de con­trol so­cial y de­ja­ría de per­ci­bir los in­gre­sos que po­dría ob­te­ner por im­pues­tos co­mer­cia­les o tri­bu­to. Sin em­bar­go, hay otra lec­tu­ra que se pue­de pre­sen­tar en al­gu­nos ca­sos: un bien pú­bli­co que es ad­mi­nis­tra­do por un pri­va­do, pe­ro que ade­más de ob­te­ner be­ne­fi­cios fa­vo­re­ce el uso pú­bli­co y dis­fru­te, no ex­clu­ye y no tie­ne res­tric­cio­nes. Pue­de que no ten­gan el per­mi­so, y se su­po­ne in­de­bi­do, si fué­ra­mos or­to­do­xos ha­bría que san­cio­nar­los, pe­ro exis­te lo que se co­no­ce co­mo uso so­cial del es­pa­cio. A ve­ces la reali­dad de es­tas zo­nas no co­rres­pon­de a las ló­gi­cas nor­ma­ti­vas. Si los es­ta­ble­ci­mien­tos es­tán ad­mi­nis­tran­do de bue­na ma­ne­ra los es­pa­cios pú­bli­cos, y a su vez, es­tos son fre­cuen­ta­dos por la ciu­da­da­nía sin cau­sar pro­ble­mas, el uso so­cial es­ta­ría dan­do le­gi­ti­mi­dad a es­to. Es de­cir, las ac­ti­vi­da­des allí rea­li­za­das son sa­nas pe­ro no hay per­mi­so, se ge­ne­ra la con­tra­dic­ción en­tre lo le­gal y lo le­gi­ti­mo, y en oca­sio­nes aun­que no se cum­pla la nor­ma no sig­ni­fi­ca que de en­tra­da sea ma­lo. Di­fe­ren­te se­ría, por ejem­plo, si el es­ta­ble­ci­mien­to no tie­ne per­mi­so y ade­más se usa pa­ra ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les, ahí no ha­bría dis­cu­sión. El Es­ta­do de­be con­si­de­rar ele­men­tos de fle­xi­bi­li­dad fren­te al uso de la nor­ma, la reali­dad nos pla­ne­ta mu­chas si­tua­cio­nes fren­te a lo que di­ce la ley. No sig­ni­fi­ca ser per­mi­si­vos, sino va­lo­rar las si­tua­cio­nes es­pe­cí­fi­cas. Si el uso del es­pa­cio pú­bli­co no cau­sa pro­ble­mas, aun­que no ha­ya cum­pli­mien­to pleno de los re­qui­si­tos, por el buen uso so­cial se de­be­ría aco­mo­dar la nor­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.