Ca­sas y lo­tes que la nor­ma ha­ce in­to­ca­bles

Cons­truc­ción en pre­dios pri­va­dos fue re­ver­sa­da por el POT. Exi­gen­cia im­pli­ca do­nar­los o con­ser­var­los.

El Colombiano - - METRO - Por VÍC­TOR AN­DRÉS ÁL­VA­REZ C.

Cuan­do los due­ños de cin­co pre­dios en Me­de­llín se acer­ca­ron a la ofi­ci­na de Pla­nea­ción de es­ta ciu­dad pa­ra con­sul­tar por qué un in­tere­sa­do en com­prar­les el lo­te re­ver­só el ne­go­cio con el ar­gu­men­to de que allí no se po­día cons­truir, esa au­to­ri­dad ur­ba­nís­ti­ca lo­cal so­lo ati­nó a de­cir­les que sus te­rre­nos no pue­den ser in­ter­ve­ni­dos.

Y no fue fá­cil pa­ra al­gu­nos pro­pie­ta­rios es­cu­char esa res­pues­ta. De las ma­nos de esos pro­pie­ta­rios se es­fu­ma­ron has­ta 2.000 mi­llo­nes de pe­sos que les da­ban por sus pre­dios.

¿La ra­zón? es­tos pro­pie­ta­rios se ven afec­ta­dos por el Plan de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial (POT), apro­ba­do en 2015, que de­fi­nió que al­re­de­dor de 100 te­rre­nos en la ca­pi­tal an­tio­que­ña son de con­ser­va­ción am­bien­tal y uso pro­yec­ta­do pa­ra es­pa­cio pú­bli­co.

Esa nor­ma­ti­vi­dad es­ta­ble­ce que al­gu­nas pro­pie­da­des de ca­rác­ter pri­va­do—con zo­nas ver­des, ár­bo­les, hu­me­da­les o que­bra­das que in­flu­yan en la sos­te­ni­bi­li­dad de un eco­sis­te­ma y que im­pac­ten, por ejem­plo, la ca­li­dad del ai­re—no pue­den ser in­ter­ve­ni­das.

Es­to es que el POT prohí­be a los due­ños de esos pre­dios cons­truir, o per­mi­tir que otro lo ha­ga, edi­fi­cios pa­ra vi­vien­da o com­ple­jos co­mer­cia­les. So­lo po­drán ser ha­bi­ta­dos por sus pro­pie­ta­rios, es­ta­ble­cer se­des de em­pre­sas y ofi­ci­nas, man­te­nien­do las ca­rac­te­rís­ti- cas ur­ba­nís­ti­cas ac­tua­les, o ne­go­ciar­los o do­nar­los al mu­ni­ci­pio pa­ra que sean uti­li­za­dos co­mo es­pa­cio pú­bli­co.

El ca­so se ha pre­sen­ta­do en di­fe­ren­tes zo­nas de la ciu­dad, pe­ro prin­ci­pal­men­te en El Po­bla­do y Pra­do Cen­tro y, se­gún el director de Pla­nea­ción, Cé­sar Her­nán­dez, su­ce­dió por­que los pro­pie­ta­rios no ges­tio­na­ron una li­cen­cia an­tes de la en­tra­da en vi­gor de la nor­ma.

“Con el POT an­te­rior, por ejem­plo, en al­gu­nas zo­nas, los cons­truc­to­res po­dían den­si­fi­car 20 pi­sos. Con el ac­tual, en de­ter­mi­na­dos ca­sos, so­lo se pue­de ha­cer un vi­ve­ro o un par­que. Y ha­bía gen­te con pro­yec­tos mon­ta­dos que es­ta­ban en ese aná­li­sis, no los te­nían ra­di­ca­dos en cu­ra­du­ría, per­die­ron el prin­ci­pio de opor­tu­ni­dad”, ex­pli­có.

Lu­pa en te­rri­to­rios

La pre­mi­sa con que se de­ter­mi­nó la nor­ma­ti­vi­dad so­bre uso del sue­lo es­tu­vo fun­da­men­ta­da, se­gún Clau­dia García Loboguerrero, sub­di­rec­to­ra de Pla­nea­ción Te­rri­to­rial, en las vo­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas del te­rri­to­rio.

“El re­to (...) es lo­ca­li­zar esos es­pa­cios pú­bli­cos, vin­cu­lan­do las áreas de im­por­tan­cia am­bien­tal de la es­truc­tu­ra eco­ló­gi­ca del mu­ni­ci­pio, por ejem­plo, los re­ti­ros (cos­ta­dos) de que­bra­das, los nacimientos, los ce­rros, hu­me­da­les y las zo­nas pre­do­mi­nan­te­men­te ver­des ya con­so­li­da­das”, in­di­có.

Pre­dios co­mo los que sus due­ños no pu­die­ron ven­der, por­que en ellos no se po­día cons­truir, agre­gó García Lobo- gue­rre­ro, pue­den te­ner una o va­rias ca­rac­te­rís­ti­cas que ame­ri­tan el tra­ta­mien­to co­mo área de im­por­tan­cia am­bien­tal, de acuer­do con el de­cre­to na­cio­nal 3600 de 2007.

Ca­sos em­ble­má­ti­cos

Se­gún Her­nán­dez pro­pie­da­des em­ble­má­ti­cas de la ciu­dad, co­mo la casa Yer­ba­bue­na, de la fa­mi­lia Ar­di­la Lu­le, en El Po­bla­do, fue re­gu­la­da por la nor­ma del POT.

“Allí ha­bía un pro­yec­to de mu­chas vi­vien­das, con com- po­nen­te am­bien­tal y lo es­truc­tu­ra­ban al­gu­nos fa­mi­lia­res, pe­ro en el POT esa pro­pie­dad que­dó co­mo uso de es­pa­cio pú­bli­co pro­yec­ta­do”, di­jo.

Pa­ra es­te y otros ca­sos, la Al­cal­día tie­ne pro­pues­tas pa­ra com­prar los pre­dios e in­clu­so ha in­vi­ta­do a sus due­ños a do­nar­las al mu­ni­ci­pio. Se tra­ta de pro­pie­da­des en Pra­do Cen­tro o la fin­ca Mon­te­ca­sino, que fue de la fa­mi­lia Cas­ta­ño (de quie­nes tres de sus miem­bros per­te­ne­cie­ron a gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res) y lue­go de es­tar ba­jo ad­mi­nis­tra- ción del Fon­do de Re­pa­ra­ción de Víc­ti­mas se arren­dó a una fir­ma de tu­ris­mo y ban­que­tes.

“Los due­ños pue­den se­guir con el pre­dio, pe­ro el día que lo quie­ran ven­der, ca­si que el úni­co que les pue­de com­prar es el mu­ni­ci­pio, o lo po­drán do­nar”, ase­ve­ró Her­nán­dez.

El ca­so de Yer­ba­bue­na es par­ti­cu­lar y la Ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal lo ve co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra en­tre­gar­le un es­pa­cio pú­bli­co de ca­li­dad a la ciu­dad. El pre­dio cuen­ta con can­chas, zo­na de­por­ti­va,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.