Así pue­de en­se­ñar a sus hi­jos a ma­ne­jar la pla­ta

Mo­ti­var el aho­rro y lle­var un re­gis­tro de sus gas­tos son cla­ves, su­gie­ren ex­per­tos.

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por LAU­RA PU­LI­DO PA­TRÓN

Cuan­do éra­mos ni­ños, en la su­cur­sal do­més­ti­ca abri­mos nues­tra pri­me­ra cuen­ta ban­ca­ria: un ma­rrano de plás­ti­co o ba­rro, con una hen­di­du­ra ha­cia la par­te su­pe­rior pa­ra de­po­si­tar mo­ne­das.

En un cua­derno de 50 ho­jas se re­gis­tra­ban las ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras, mien­tras que el ca­je­ro au­to­má­ti­co se ac­ti­va­ba so­lo cuan­do lle­ga­ba el mo­men­to de rom­per el “co­chi­ni­to”.

De esa ma­ne­ra, en la casa y ba­jo la tu­to­ría de los pa­dres aún co­mien­za la pri­me­ra apro­xi­ma­ción de los hi­jos a la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra. Pe­ro no es su­fi­cien­te.

Un pri­mer pa­so pa­ra que los ni­ños com­pren­dan el va­lor de la pla­ta se da cuan­do los adul­tos les en­tre­gan una can­ti­dad fi­ja semanal, quin­ce­nal o men­sual (ver grá­fi­co).

“Con es­to, apren­de­rán que an­tes de la fe­cha pac­ta­da no re­ci­bi­rán más di­ne­ro y se­rán más cui­da­do­sos al ad­mi­nis­trar­lo”, ex­pli­có Evelyn Za­pa­ta, di­rec­to­ra Se­nior de Edu­ca­ción Fi­nan­cie­ra de Vi­sa Inc. pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be.

Lo an­te­rior se pue­de com­ple­men­tar con un plan pa­ra que el ni­ño ajus­te el pre­su­pues­to con que cuen­ta a sus gas­tos (me­rien­da, ju­gue­tes o di­ver­sión), su­gi­rió Luis Fran­cis­co Cu­bi­llos, director del De­par­ta­men­to de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas de la Uni­ver­si­dad Cen­tral.

El aca­dé­mi­co agre­gó que los ni­ños de­ben en­ten­der que no to­do el di­ne­ro se gas­ta; tam­bién se aho­rra. Así, acon­se­ja que el apren­di­za­je se im­par­ta des­de el ejem­plo, co­mo po­dría ser una al­can­cía fa­mi­liar pa­ra ac­ti­vi­da­des co­mu­nes.

“Cuan­do se es­ta­blez­can me­tas fa­mi­lia­res, de­be asig­nar­se la can­ti­dad que va a apor­tar ca­da per­so­na, de acuer­do con sus in­gre­sos. La fi­na­li­dad del aho­rro pue­de ser al­go pa­ra to­dos, co­mo com­prar el re­ga­lo del Día de las Ma­dres o una ce­na com­par­ti­da”, agre­gó Za­pa­ta.

Más ade­lan­te, el ni­ño pue­de te­ner una al­can­cía pa­ra sus ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res. Es­te aho­rro pue­den in­cen­ti­var­lo los pa­dres con re­com­pen­sas, si se su­pera la me­ta fi­ja­da, re­co­men­dó Cla­ra Inés Guz­mán, lí­der del pro­gra­ma de Bie­nes­tar Fi­nan­cie­ro de Old Mu­tual (ver Opi­nión).

Así mis­mo, si la al­can­cía no es de ba­rro, ca­da vez que el ni­ño apor­te o re­ti­re di­ne­ro hay que ve­ri­fi­car que lo anote en una li­bre­ta pa­ra te­ner al­go si­mi­lar a un es­ta­do de cuen­ta. “Así, siem­pre co­no­ce­rá de cuán­tos re­cur­sos dis­po­ne pa­ra cum­plir sus ob­je­ti­vos”, acla­ró Za­pa­ta, quien su­gie­re a con­ti­nua­ción otras he­rra­mien­tas pa­ra que los ni­ños apren­dan a cui­dar su bol­si­llo:

LAS CUEN­TAS DE AHO­RRO PA­RA LOS NI­ÑOS

Es­te ti­po de ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros ofre­cen a sus hi­jos ex­pe­rien­cias de adul­tos, co­mo ir al ban­co o usar un ca­je­ro au­to­má­ti­co. Tam­bién traen be­ne­fi­cios es­pe­cia­les (re­ti­ros gra­tis y ce­ro pe­sos en pa­go de la cuo­ta de ma­ne­jo). “Ade­más, les mues­tra có­mo fun­cio­na el mun­do real”, co­men­ta Za­pa­ta.

A EN­SE­ÑAR LAS FI­NAN­ZAS CON VA­RIOS JUE­GOS

En­tre las ac­ti­vi­da­des pe­da­gó­gi­cas pue­de si­mu­lar si­tua­cio- nes fi­nan­cie­ras. Por ejem­plo, si se tra­ta de un prés­ta­mo, en­tre­gue a su hi­jo una can­ti­dad que su me­sa­da le per­mi­ta pa­gar a cuo­tas. Es­ta­blez­ca tam­bién una fe­cha lí­mi­te de pa­go y ex­plí­que­le que si no cancela en ese pla­zo, su deu­da cre­ce­rá.

Por otro la­do, al en­se­ñar­le có­mo fun­cio­na una tar­je­ta de cré­di­to, pue­de com­prar­le al­go pe­que­ño que pue­da pa­gar mes a mes. “Él en­ten­de­rá có­mo fun­cio­nan los pa­gos di­fe­ri­dos y có­mo cum­plir com­pro­mi­sos a me­diano pla­zo”, in­di­có Za­pa­ta.

TÉC­NI­CAS PA­RA ORIEN­TAR SUS COM­PRAS

De otro la­do, los pa­dres de­ben ser cui­da­do­sos de res­pe­tar las de­ci­sio­nes de con­su­mo de sus hi­jos, pe­ro es im­por­tan­te que los ase­so­ren. Ex­plí­que­le qué ele-

men­tos de­be con­si­de­rar, co­mo la du­ra­ción del pro­duc­to o ca­rac­te­rís­ti­cas que de­no­ten su ca­li­dad. Co­mo re­sul­ta­do, el ni­ño en­ten­de­rá la di­fe­ren­cia en­tre bie­nes de con­su­mo in­me­dia­to y otros du­ra­de­ros, y apren­de­rá a ele­gir lo más con­ve­nien­te.

No so­lo el di­ne­ro se aho­rra

Cuan­do le ha­ble de aho­rro a su hi­jo, re­cuér­de­le que otra for­ma de cui­dar e in­vo­lu­crar­se en las fi­nan­zas fa­mi­lia­res es ba­jan­do el con­su­mo de agua y de luz en el ho­gar. “Apa­gar el bom­bi­llo cuan­do no se ne­ce­si­te, to­mar du­chas cor­tas y des­co­nec­tar los car­ga­do­res u otros dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos re­pre­sen­tan un aho­rro y una in­ver­sión”, ma­ni­fes­tó Cu­bi­llos.

Por su par­te, Guz­mán des­ta­có la im­por­tan­cia de que los pa­dres sean cons­tan­tes en di­chas prác­ti­cas: los há­bi­tos se ad­quie­ren con la re­pe­ti­ción.

Edad pa­ra co­men­zar aho­rro

En cuan­to a la edad pro­pi­cia pa­ra en­se­ñar a sus hi­jos las pri­me­ras no­cio­nes del di­ne­ro, la neu­ro­psi­có­lo­ga Nury Lu­go Al­viz su­gie­re que es a los 10 años.

“En es­ta eta­pa de su vi­da, el ni­ño no so­lo ha apren­di­do ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas bá­si­cas, sino que ha desa­rro­lla­do la ca­pa­ci­dad de con­ten­ción, es de­cir, la que mo­de­ra el im­pul­so de gas­tar to­do el efec­ti­vo que lle­ga a sus ma­nos y le per­mi­te des­ti­nar una par­te pa­ra el aho­rro”, se­ña­la Lu­go.

Aque­llos con edad me­nor vi­ven en un pe­rio­do ego­cén­tri­co o de yoís­mo, ca­rac­te­rís­ti­ca del com­por­ta­mien­to in­fan­til pri­ma­rio que ha­ce que quie­ran to­do pa­ra ellos, en to­do mo­men­to.

Apli­car es­tos con­se­jos pue­de de­ter­mi­nar la ma­ne­ra que los fu­tu­ros adul­tos ad­mi­nis­tren sus fi­nan­zas per­so­na­les. Los pa­dres tie­nen la de­ci­sión

ILUS­TRA­CIÓN FA­BIÁN RI­VAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.