¿UNA DOC­TRI­NA TRUMP PA­RA EL ME­DIO ORIEN­TE?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MI­CHAEL DO­RAN re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Du­ran­te su cam­pa­ña, la po­lí­ti­ca del Me­dio Orien­te de Do

nald Trump pa­re­ció em­pe­zar y ter­mi­nar con su pro­me­sa de “bom­bar­dear” al gru­po del Es­ta­do Is­lá­mi­co, una pro­me­sa que sen­tó bien con su ba­se pe­ro mo­les­tó a ex­per­tos de po­lí­ti­ca ex­te­rior del es­ta­ble­ci­mien­to, quie­nes se preo­cu­pa­ron por­que el da­ño co­la­te­ral in­clui­ría to­do lo de­más que Amé­ri­ca ya ha es­ta­do tra­tan­do de cons­truir en la re­gión.

El es­ta­ble­ci­mien­to es­ta­ba pen­san­do de­ma­sia­do de sí mis­mo: nues­tras po­lí­ti­cas en el Me­dio Orien­te se han es­ta­do ex­plo­tan­do ellas mis­mas por un buen tiem­po. A me­di­da que Trump sa­le pa­ra su pri­mer via­je ex­tran­je­ro, in­clu­yen­do pa­ra­das en Is­rael y Ara­bia Sau­di­ta, tie­ne la opor­tu­ni­dad de po­ner una nue­va vi­sión a lar­go pla­zo en su lu­gar. De he­cho, el bos­que­jo de una ya es­tá en efec­to. A pe­sar de las con­tro­ver­sias en casa, Trump po­dría sa­lir con una doc­tri­na Trump pa­ra el Me­dio Orien­te.

El Me­dio Orien­te es com­ple­jo, pe­ro los pre­de­ce­so­res de Trump tam­ba­lea­ron por una ra­zón sin­gu­lar: el as­cen­so de Irán. Bush pa­re­ce ha­ber creí­do que una de­mo­cra­cia ro­bus­ta en Irak ser­vi­ría si­mul­tá­nea­men­te co­mo un ba­luar­te con­tra el ex­tre­mis­mo su­ni­ta y el po­der ira­ní. Al fi­nal, Irán se me­tió en Irak ba­jo las na­ri­ces de Bush, sub­ver­tió el pro­yec­to y re­clu­tó mi­li­cias apo­de­ra­das pa­ra pro­mo­ver sus in­tere­ses.

Bush per­mi­tió la en­tra­da de Irán por un mal cálcu­lo. El Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, en con­tras­te, acep­tó el as­cen­so de Irán con los bra­zos abier­tos -y no so­lo en Irak, sino tam­bién en Siria. Oba­ma aban­do­nó es­fuer­zos por con­te­ner a Irán y bus­có un acuer­do nu­clear que per­mi­ti­ría que el Oc­ci­den­te nor­ma­li­za­ra re­la­cio­nes por­que es­ta­ba con­ven­ci­do de que el re­co­no­ci­mien­to de una es­fe­ra de in­fluen­cia ira­ní con­ven­ce­ría a Tehe­rán a fun­cio­nar co­mo un so­cio en la es­ta­bi­li­za­ción de Irak y Siria. Es­te fue otro mal cálcu­lo, y lle­vó di­rec­ta­men­te a la alian­za mi­li­tar ru­sa-ira­ní en Siria.

Oba­ma, co­mo Bush an­tes de él, pu­so gran es­fuer­zo en re­sol­ver el con­flic­to pa­les­ti­nois­rae­lí -una ta­rea va­lio­sa pe­ro inú­til que los des­vió de abor­dar el as­cen­so re­gio­nal de Irán y, más tar­de, el de Ru­sia.

Pri­me­ro, es fal­so que el “po­der sua­ve” ame­ri­cano es la cla­ve pa­ra es­ta­bi­li­zar la re­gión. Nues­tros idea­les, co­mo pro­mo­ver la de­mo­cra­cia, fun­cio­na­rán pa­ra nues­tra ven­ta­ja so­lo si pri­me­ro res­tau­ra­mos el or­den, un pro­yec­to que de­pen­de del po­der du­ro ame­ri­cano.

Lue­go, es fal­so que nues­tro apo­yo por nues­tros ami­gos de mu­cho tiem­po es cau­sa de ines­ta­bi­li­dad y que al dis­tan­ciar­nos de ellos mien­tras le es­ti­ra­mos la mano a nues­tros enemi­gos po­de­mos ha­cer del mun­do un lu­gar más se­gu­ro. Y es tan equi­vo­ca­do asu­mir que po­de­mos arras­trar in­te­li­gen­te­men­te a Ru­sia le­jos de Irán en Siria. Las ten­sio­nes en­tre ellos son in­sig­ni­fi­can­tes en com­pa- ra­ción con su in­te­rés com­par­ti­do en apo­yar el ré­gi­men de Bas­har As­sad y ero­sio­nar la in­fluen­cia es­ta­dou­ni­den­se.

Fi­nal­men­te, el con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí no es el cen­tro de gra­ve­dad en el Me­dio Orien­te, ni tam­po­co es­tá lis­to pa­ra una so­lu­ción.

No es cla­ro si Trump re­co­no­ce to­das es­tas fa­la­cias. Si lo ha­ce, es­ta­rá muy ade­lan­te en el jue­go.

Pe­ro re­co­no­cer los erro­res es so­lo el pri­mer pa­so. El se­gun­do pa­so re­quie­re de re­cha­zar la ten­ta­ción, a la cual Oba­ma su­cum­bió, de de­fi­nir la de­rro­ta del Es­ta­do Is­lá­mi­co co­mo la me­ta es­tra­té­gi­ca pre­emi­nen­te. Si Trump des­tru­ye al gru­po, pe­ro al mis­mo tiem­po no lo­gra cons­truir una coa­li­ción re­gio­nal es­ta­bi­li­zan­te, su vic­to­ria se­rá cor­ta.

El ter­cer pa­so es cons­truir esa coa­li­ción. Jor­da­nia, Egip­to y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos pue­den ayu­dar, pe­ro so­lo tres alia­dos ame­ri­ca­nos pue­den pro­yec­tar po­der más allá de sus fron­te­ras: Tur­quía, Is­rael y Ara­bia Sau­di­ta

A pe­sar de las con­tro­ver­sias en casa, Trump po­dría sa­lir con una doc­tri­na Trump pa­ra el Me­dio Orien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.