PE­LI­GRO: CUAL­QUIE­RA RECETANDO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ELBACÉ RES­TRE­PO el­ba­ce­ci­lia­res­tre­po@yahoo.com

No se tra­ta de des­pres­ti­giar a los far­ma­ceu­tas, ni más fal­ta­ba, pe­ro... za­pa­te­ro a tus za­pa­tos.

Con­fie­so que he pe­ca­do. Por cos­tum­bre, por ig­no­ran­cia o por desobe­dien­cia, en oca­sio­nes me he au­to­me­di­ca­do pa­ra al­gu­na do­len­cia. Hoy me arre­pien­to. Re­co­noz­co lo pe­li­gro­sa que pue­de re­sul­tar es­ta prác­ti­ca y por eso ja­lo mis ore­jas y las su­yas.

A to­mar con­cien­cia so­bre la au­to­me­di­ca­ción no so­lo me ha ayu­da­do el he­cho de te­ner un hi­jo mé­di­co y oír­le su can­ta­le­ta re­cu­rren­te fren­te a es­te pro­ble­ma, muy bien sus­ten­ta­da por cier­to, sino tam­bién una far­ma­cia de mi ba­rrio cuan­do fui a com­prar un un­güen­to pa­ra un or­zue­lo y la de­pen­dien­te, muy que­ri­da, me di­jo que me­jor vol­vie­ra más tar­de que “la Mo­na le apli­ca una in­yec­ción pa­ra eso”. Oh sor­pre­sa cuan­do le pre­gun­té si la Mo­na era mé­di­ca y me in­for­mó que no, que era la due­ña de la far­ma­cia, “pe­ro ella tie­ne consultorio y to­do, véa­lo, es muy acer­ta­da. Aquí vie­ne to­do el mun­do, a la or­den, vea la tar­je­ta pa­ra que lla­me más tar­de a ver si ya lle­gó”. ¡Ho­rror de los ho­rro­res! No vol­ví a pa­sar ni por el fren­te, no fue­ra a ter­mi­nar en la ca­mi­lla de la Mo­na.

Los far­ma­ceu­tas sa­ben pa­ra qué sir­ve un me­di­ca­men­to de­ter­mi­na­do, pe­ro no sa­ben de me­ca­nis­mos de ac­ción, có­mo ac­túa esa sus­tan­cia en el or­ga­nis­mo y cuá­les son las in­ter­ac­cio­nes o efec­tos ad­ver­sos. Un me­di­ca­men­to inapro­pia­do pue­de des­en­ca­de­nar alergias y otras reac­cio­nes que ellos des­co­no­cen. Su ne­go­cio es ven­der lo re­co­men­da­do por un mé­di­co, no re­ce­tar.

Ni los far­ma­ceu­tas ni no­so­tros sa­be­mos de pa­to­lo­gía, o sea el es­tu­dio de las en­fer­me­da­des y su his­to­ria na­tu­ral, de la epidemiología ni de los fac­to­res de ries­go. Ni mu­cho me­nos que ca­da ór­gano tie­ne unos re­cep­to­res dis­tin­tos pa­ra que el tra­ta­mien­to sea efec­ti­vo. No se tra­ta de des­pres­ti­giar a los far­ma­ceu­tas, ni más fal­ta­ba, pe­ro… za­pa­te­ro, a tus za­pa­tos.

¿A quién que es­tor­nu­de o to­sa no le ha re­co­men­da­do un vecino, un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo o el ven­de­dor de la far­ma­cia que “to­me Azi­tro­mi­ci­na que con eso se le qui­ta?”. ¿O el ben­di­to “ma­tri­mo­nio” que a ve­ces no es de dos sino de tres pas­ti­llas di­fe­ren­tes? Y da igual si es ca­ta­rro, fa­rin­gi­tis o neu­mo­nía, pa­ra to­do diz­que sir­ve la Amo­xi­ci­li­na.

Pa­ra el far­ma­ceu­ta, el do­lor de gar­gan­ta es siem­pre amig­da­li­tis, y no es así. Fie­bre no siem­pre sig­ni­fi­ca in­fec­ción, tam­bién pue­de ser vi­ral o au­to­in­mu­ne, pe­ro ellos nos ven­den y no­so­tros to­ma­mos an­ti­bió­ti­cos co­mo si fue­ran com­pri­mi­dos de fru­tas tro­pi­ca­les. Ig­no­ra­mos que, al in­ge­rir­los sin ne­ce­si­tad, es­ta­mos au­men­tan­do la re­sis­ten­cia de las bac­te­rias. Es de­cir, cuan­do real­men­te los ne­ce­si­te­mos se­rá más efec­ti­vo el va­so de agua que las pas­ti­llas.

El In­vi­ma es el en­te re­gu­la­dor de los me­di­ca­men­tos que no de­ben ser ven­di­dos sin pres­crip­ción mé­di­ca, pe­ro a to­das lu­ces se que­da muy cor­to.

En 2014 el Se­na­do apro­bó un pro­yec­to de ley pa­ra re­gla­men­tar y san­cio­nar la ven­ta de me­di­ca­men­tos y el ade­cua­do uso de los an­ti­bió­ti­cos, pe­ro ahí mu­rió la in­ten­ción. Aho­ra, si pa­só a ser Ley de la Re­pú­bli­ca es el se­cre­to me­jor guar­da­do de Co­lom­bia, por­que no se en­cuen­tra ni en las cur­vas. Por el mo­men­to no hay cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción con­tra la au­to­me­di­ca­ción, las far­ma­cias si­guen ven­dien­do an­ti­bió­ti­cos sin fór­mu­la mé­di­ca y, por lo me­nos yo, no me he en­te­ra­do nun­ca de una dro­gue­ría ce­rra­da o san­cio­na­da por ha­cer­lo.

Gra­ve, gra­ví­si­mo, creer que to­dos lle­va­mos un mé­di­co por den­tro y un va­de­mé­cum en el bol­si­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.