UNA IGLE­SIA Y UNA SO­CIE­DAD MÁS “PASCUALES”

El Colombiano - - OPINIÓN - Por: JUAN PA­BLO CAR­DO­NA Q. adie­lo123@gmail.com

Hoy de­be­mos es­tar con­ven­ci­dos, co­mo lo ha si­do el tiem­po de Pas­cua, que Je­sús no es­tá le­jos de no­so­tros, sino en­tra­ña­ble­men­te cer­cano.

En las dos se­ma­nas que nos que­dan de la Pas­cua, el Se­ñor Re­su­ci­ta­do nos pre­pa­ra­rá pa­ra vi­vir el mis­te­rio de su “au­sen­cia”. No­so­tros per­te­ne­ce­mos a las ge­ne­ra­cio­nes que ya des­de el prin­ci­pio me­re­cie­ron la “bie­na­ven­tu­ran­za” de los que ya, co­mo Je­sús le di­jo a Tomás, “creen sin ha­ber vis­to”.

Una pri­me­ra res­pues­ta a es­ta si­tua­ción es que Cristo mis­mo, a pe­sar de que no lo ve­mos, por­que es­tá en es­ta­do glo­rio­so, si­gue es­tan­do pre­sen­te: a pe­sar de que “vuelve” al Pa­dre, sin em­bar­go, “no nos de­ja­rá de­sam­pa­ra­dos”.

“Yo per­ma­nez­co vi­vo”, “Yo es­toy en mi Pa­dre, us­te­des en mí y Yo en us­te­des”. Re­cor­de­mos que las pa­la­bras de des­pe­di­da, el día de la As- cen­sión se­rán: “Yo es­ta­ré con us­te­des to­dos los días”.

Hoy de­be­mos es­tar con­ven­ci­dos, co­mo lo ha si­do el tiem­po de Pas­cua, que Je­sús no es­tá le­jos de no­so­tros, sino en­tra­ña­ble­men­te cer­cano, se­gún su pro­me­sa: en la co­mu­ni­dad, en su Pa­la­bra, en sus sa­cra­men­tos, de mo­do par­ti­cu­lar en su Eu­ca­ris­tía, y tam­bién en la per­so­na del pró­ji­mo, es­pe­cial­men­te en los más dé­bi­les y vul­ne­ra­bles co­mo son los po­bres, los en­fer­mos, los ni­ños y las ni­ñas y los an­cia­nos.

Pe­ro hoy co­mien­za a te­ner re­lie­ve otro pro­ta­go­nis­ta que lle­na y le da sen­ti­do a es­ta apa­ren­te au­sen­cia de Je­sús: “Él nos da su Es­pí­ri­tu”. El Es­pí­ri­tu es el me­jor don del Se­ñor Re­su­ci­ta­do a su co­mu­ni­dad, el que lo ani­ma y lo lle­va a la ple­ni­tud del amor y la ver­dad. El Es­pí­ri­tu, “Se­ñor y da­dor de vi­da”.

Tal vez el me­jor tes­ti­mo­nio que po­da­mos dar los cris­tia­nos a la so­cie­dad hoy de ese “don del Re­su­ci­ta­do” es la es­pe­ran­za, la vi­sión po­si­ti­va de la vi­da, el apre­cio y la de­fen­sa a los va­lo­res au­tén­ti­cos, que es­te­mos pron­tos “a dar ra­zón de nues­tra es­pe­ran­za”.

En el ám­bi­to de la fa­mi­lia o de las ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les o la­bo­ra­les, un cris­tiano cre­yen­te, que se ha de­ja­do con­ta­giar por la Pas­cua de Cristo, es tes­ti­go de su no­ve­dad y su ale­gría di­ná­mi­ca.

Tes­ti­go de que el Es­pí­ri­tu si­gue ac­tuan­do y que se pue­de dar el gran signo del Re­su­ci­ta­do: una Igle­sia y una so­cie­dad más “pascuales”. Que la Pas­cua del Re­su­ci­ta­do sos­ten­ga nues­tra fe bien al­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.