VOL­VE­RE­MOS AL ES­TA­DIO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOR­GE GIRALDO RA­MÍ­REZ ca­lia@une.net.co

Ha­ce al­gún tiem­po se cuel­ga un tra­po en Orien­tal, en el bor­de en­tre la que lla­ma­mos fu­gaz­men­te tribuna Cen­troa­me­ri­ca­na y la que se lla­mó en épo­cas pa­sa­das Po­pu­lar, que re­za “Más allá del re­sul­ta­do”. La fra­se es una ver­sión pro­sai­ca de aquel ver­so de Ga­briel Ro­me­ro que di­ce “no ne­ce­si­to que es­té arri­ba”. Es­toy ha­blan­do de un le­ma iden­ti­ta­rio de la hin­cha­da del Me­de­llín, que tam­bién pue­de ser­lo del Atlé­ti­co de Ma­drid, la Roma, el Tot­ten­ham y otros va­rios equi­pos del or­be.

La pro­po­si­ción alu­de a un ra­zo­na­mien­to que tie­ne va­rian­tes: pre­fe­ri­mos ju­gar bien que ga­nar, la iden­ti­dad an­tes que el éxi­to, al­gu­na idea en el cam­po me­jor que vic­to­rias ca­sua­les. Es­te ar­gu­men­to es pro­pio de los hin­chas de es­ta­dio. Al hin­cha de ra­dio le bas­ta ga­nar y mi­rar la ta­bla de cla­si­fi- ca­cio­nes en el dia­rio del lu­nes. El hin­cha de es­ta­dio va a la tribuna a de­lei­tar­se, a su­frir, a de­lei­tar­se su­frien­do, así que tie­ne que ver al­go allá abajo en­car­na­do en los on­ce ti­pos que vis­ten esa ca­mi­se­ta que ama.

Es­te hin­cha pa­re­ce in­ven­ci­ble (“ser hin­cha del Me­de­llín pierda o em­pa­te”, es otro em­ble­ma nues­tro). Pe­ro no se en­ga­ñen. El hin­cha devoto tam­bién tie­ne su krip­to­ni­ta. Ju­gar mal sis­te­má­ti­ca­men­te es krip­to­ni­ta, y es krip­to­ni­ta la improvisación. La di­ri­gen­cia ac­tual del Me­de­llín tie­ne a la hin­cha­da ha­ce ca­si un año a die­ta de krip­to­ni­ta. Co­mo sue­le pa­sar con to­do en la vi­da, es más di­fí­cil sos­te­ner que mon­tar, y es­tos di­ri­gen­tes la­bo­rio­sos y afec­tuo­sos con el equi­po se de­mo­ra­ron más de dos años mon­tán­do­lo y po­cos me­ses po­nién­do­lo a tam­ba­lear. Pa­ra que no crean que es­toy exa­ge­ran­do con lo de la krip­to­ni­ta les doy un da­to: Me­de­llín es el úni­co equi­po que tie­ne más abo­nos ven­di­dos que gen­te en el es­ta­dio. Li­sa y lla­na­men­te sig­ni­fi­ca que so­mos mu­chos los que pa­ga­mos el abono y de­ja­mos de ir re­li­gio­sa­men­te al es­ta­dio por­que no hay ins­pi­ra­ción en la can­cha, lo que lle­va a que ha­ya po­ca mo­ti­va­ción en la tribuna.

Pien­so que los di­rec­ti­vos se equi­vo­ca­ron cuan­do de­ci­die- ron qui­tar­les a los téc­ni­cos la fun­ción de es­co­ger a los ju­ga­do­res que se con­tra­ta­ban. Los úni­cos equi­pos del mun­do que pue­den dar­se ese lu­jo son aque­llos que pue­den pa­gar sus erro­res en mi­llo­nes de eu­ros sin in­mu­tar­se. De esa ma­ne­ra un equi­po que cla­si­fi­ca ca­da cin­co años a un tor­neo in­ter­na­cio­nal ti­ró por la bor­da la Co­pa Su­r­ame­ri­ca­na del 2106 y la Li­ber­ta­do­res del 2017. Por aña­di­du­ra, en es­te se­mes­tre na­da en la Su­per­li­ga e inopia en el clá­si­co lo­cal (ve­re­mos es­ta se­ma­na).

Es­cri­bo de fútbol co­mo afi­cio­na­do. Ade­más, sa­co el es­pa­cio por­que no veo, en ge­ne­ral, nin­gún sen­ti­do crí­ti­co en la pren­sa de­por­ti­va lo­cal. En reali­dad, al­gu­nos edi­to­res pa­re­cen pu­bli­cis­tas de los clu­bes. Co­mo hin­cha sé que vol­ve­ré al es­ta­dio por­que es­tá en el al­ma, pe­ro no sé cuán­do

So­mos mu­chos los que pa­ga­mos el abono y de­ja­mos de ir re­li­gio­sa­men­te al es­ta­dio por­que no hay ins­pi­ra­ción en la can­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.