CON MEN­TI­RAS PE­LI­GRO­SAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RI­CAR­DO LO­ZANO es­tra­te­gias­so­cia­les@yahoo.com

De qué nos ha ser­vi­do de­cir que so­mos “ri­cos” en agua, or­quí­deas, aves, an­fi­bios, ma­mí­fe­ros, bos­ques y cul­tu­ras si no ha­ce­mos na­da pa­ra pro­te­ger­los, al con­tra­rio es­ta fra­se de abun­dan­cia sin po­lí­ti­cas reales prác­ti­cas de sos­te­ni­bi­li­dad ha he­cho que ca­da año se pier­dan más re­cur­sos. ¿Por qué preo­cu­par­nos de es­tos re­cur­sos diz­que in­fi­ni­tos si son tan abun­dan­tes? Qué mal nos ha he­cho.

Es­ta actitud ha per­mi­ti­do la au­sen­cia de se­gui­mien­to y mo­ni­to­reo en la eje­cu­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en­car­ga­das de su con­ser­va­ción, pre­ci­sa­men­te en las zo­nas más bio­di­ver­sas, don­de ope­ran ac­ti­vi­da­des pa­ra el trá­fi­co ile­gal de ma­de­ras, flo­res, plan­tas, ma­mí­fe­ros, in­sec­tos, aves, an­fi­bios, minerales, agua y has­ta de nues­tra cul­tu­ra, tra­yen­do con­se­cuen­cias so­bre los ser­vi­cios más vi­ta­les del país.

A pe­sar de los ac­tua­les agua­ce­ros no es ver­dad que el país en­te­ro sea “ri­co” en re­cur­sos hí­dri­cos, si fue­ra así no ten­dría­mos cri­sis de agua po­ta­ble o agro­pe­cua­ria por la au­sen­cia del re­cur­so. Es­ta afir­ma­ción de­pen­de de la re­gión y del es­ta­do ac­tual del río, cuen­ca o que­bra­da que se ana­li­ce. Se­gui- mos co­me­tien­do el error de no re­co­no­cer que so­mos una na­ción de re­gio­nes y su­bre­gio­nes y que ca­da una tie­ne unas ca­rac­te­rís­ti­cas hí­dri­cas, cli­má­ti­cas, bió­ti­cas y fí­si­cas com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes.

Por ejem­plo, en la Re­gión An­di­na o area hi­dro­gra­fi­ca Mag­da­le­na-Cau­ca flu­ye me­nos agua por ki­ló­me­tro cua­dra­do que en el res­to del país de­bi­do a la des­truc­ción histórica de sus fuen­tes hí­dri­cas por par­te de los ha­bi­tan­tes con so­la­men­te 31,7 li­tros por se­gun­do, es por ello que la ma­yo­ría de sus ciu­da­des y ve­re­das tie­nen ac­tual­men­te gra­ves pro­ble­mas de abas­te­ci­mien­to.

Le si­guen con me­nor ren­di­mien­to hí­dri­co el Ori­no­co con 48,4 li­tros por se­gun­do, la cos­ta Ca­ri­be con 56,4 li­tros por se­gun­do (de­pen­dien­do del de­par­ta­men­to, pues el ren­di­mien­to no es lo mis­mo en el de­sier­to de La Gua­ji­ra al de la cuen­ca del río Si­nú), se­gui­do de la Ama­zo­nia con 69 l/s-km2, y en el Pa­ci­fi­co, con el ma­yor ren­di­mien­to hi­dri­co, se es­ti­man que co­rren 116 li­tros de agua /se­gun­do.

En es­tas dos úl­ti­mas re­gio­nes, don­de te­ne­mos más agua por ki­ló­me­tro cua­dra­do, se con­cen­tra ca­si 60 % de la de­fo­res­ta­ción (140 mil ha/año) en Co­lom­bia, don­de es­tá el 100 % de los nú­cleos de per­sis­ten­cia de de­gra­da­ción con ma­yor re­le­van­cia en los mu­ni­ci­pios de Me­se­tas (Me­ta), La Uri­be (Me­ta) San Jo­sé del Gua­via­re (Gua­via­re), San Vi­cen­te del Ca­guán (Ca­que­tá), Can­tón de San Pa­blo (Cho­có), río Qui­to ( Cho­có), y Tumaco ( Nariño). El res­to de mu­ni­ci­pios de­fo­res­ta­dos van ca­mino a la de­ser­ti­fi­ca­ción.

En los me­ses de me­nos llu­via el agua po­ta­ble des­apa­re­ce en más de 400 mu­ni­ci­pios, los em­bal­ses no ofre­cen la mis­ma can­ti­dad de agua y los cul­ti­vos ya no tie­nen las mis­mas con­di­cio­nes de hu­me­dad y de es­co­rren­tía que an­tes. Los ca­fe­te­ros, ga­na­de­ros y el res­to de sec­tor agro­pe­cua­rio si­guen preo­cu­pa­dos, por­que el cli­ma ya no es el mis­mo, y no hay quién los ayu­de, la hu­me­dad ha va­ria­do in­ten­sa­men­te, los sue­los no re­tie­nen las llu­vias, los des­lia­mien­tos han au­men­ta­do y la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca si­gue dis­mi­nu­yen­do.

Pa­ra no de­cir­nos más men­ti­ras ne­ce­si­ta­mos ur­gen­te el for­ta­le­ci­mien­to de la ca­pa­ci­dad del cam­pe­sino, del ge­ne­ra­dor de ener­gía o de agua po­ta­ble pa­ra pla­ni­fi­car con in­for­ma­ción real so­bre la va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca e hí­dri­ca es­ta­cio­nal en ca­da ve­re­da y cuen­cas abas­te­ce­do­ras, no ne­ce­si­ta­mos es­ce­na­rios de cam­bio cli­má­ti­co de lar­go pla­zo pa­ra el 2070, el pro­ble­ma es aho­ra. Llu­vias in­ten­sas que aca­ban los cul­ti­vos o lar­gos pe­rio­dos de se­quía que des­tru­yen la ca­pa­ci­dad de siem­bra.

A lo an­te­rior se le su­man la fal­ta de prác­ti­cas in­te­li­gen­tes pa­ra man­te­ner el sue­lo fér­til con ca­pa ve­ge­tal o ar­ven­ses que au­men­ten el ren­di­mien­to hí­dri­co en di­chas áreas con ma­yor ma­te­ria or­gá­ni­ca que re­ten­ga la hu­me­dad, evi­tar la de­fo­res­ta­ción y que­mas y au­men­tar la ca­pa­ci­tad de los usua­rios de la tie­rra con me­jo­res prác­ti­cas agro­fo­res­ta­les y sil­vo­pas­to­ri­les.

Las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les, cli­má­ti­cas, eco­nó­mi­cas, de pla­nea­ción, edu­ca­ción, agro­pe­cua­rias, ener­gé­ti­cas, de ser­vi­cios pú­bli­cos, sa­lud, fi­nan­cie­ras, tie­nen es­ta res­pon­sa­bi­li­dad. Pa­ra que Co­lom­bia no siem­bre so­bre men­ti­ras del agua sino so­bre ver­da­des del cam­po

De qué nos ha ser­vi­do de­cir que so­mos “ri­cos” en agua, or­quí­deas, aves, an­fi­bios, ma­mí­fe­ros, bos­ques y cul­tu­ras si no ha­ce­mos na­da pa­ra pro­te­ger­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.