AVAN­CE SÍ, PE­RO IN­SU­FI­CIEN­TE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RA­FAEL NIE­TO LOAI­ZA ra­fael­nie­to­loai­za@yahoo.com

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal ha de­cla­ra­do co­mo con­tra­rias a la Car­ta Po­lí­ti­ca del 91 dos nor­mas del lla­ma­do ac­to le­gis­la­ti­vo pa­ra la paz. Son a) la que es­ta­ble­cía la ne­ce­si­dad de un aval pre­vio del Go­bierno pa­ra que los con­gre­sis­tas pu­die­ran pro­po­ner mo­di­fi­ca­cio­nes a los pro­yec­tos que le pre­sen­ta­ran pa­ra desa­rro­llar el acuer­do re­men­da­do con las Farc y b) el re­qui­si­to de que to­dos esos pro­yec­tos te­nían que ser apro­ba­dos en blo­que y no ar­tícu­lo por ar­tícu­lo, co­mo es lo de­bi­do. La de­man­da la hi­zo Iván Du­que, a nom­bre del Cen­tro De­mo­crá­ti­co, que me­re­ce to­dos los aplau­sos.

Esas es­per­pén­ti­cas nor­mas es­ta­ban he­chas a la me­di­da de las Farc, co­mo un se­gu­ro pa­ra que no se cam­bia­ra sin su vis­to bueno na­da de lo que acor­da­ron con el Go­bierno. Y prue­ban que el Con­gre­so, que se emas­cu­ló a sí mis­mo, era un me­ro fir­món de lo que gue­rri­lla y San­tos le pre­sen­ta­ran.

La ar­gu­men­ta­ción de la Cor­te coin­ci­de con lo que he­mos sos­te­ni­do en re­la­ción con esos ac­tos le­gis­la­ti­vos: sus­ti­tu­yen la Cons­ti­tu­ción y aten­tan con­tra la na­tu­ra­le­za mis­ma de la de­mo­cra­cia y los sis­te­mas de se­pa­ra­ción de las dis­tin­tas ra­mas del po­der pú­bli­co y de fre­nos y con­tra­pe­sos in­dis­pen­sa­bles en un es­ta­do de de­re­cho.

En efec­to, se­gún la Cor­te, “so­me­ter la ac­tua­ción del Con­gre­so en el trá­mi­te de im­ple­men­ta­ción del acuer­do, en re­la­ción con pro­yec­tos nor­ma­ti­vos que tie­nen ini­cia­ti­va pri­va­ti­va del Go­bierno, a un lí­mi­te con­for­me al cual el Con­gre­so so­lo pue­de in­tro­du­cir­le mo­di­fi­ca­cio­nes siem­pre que se ajus­ten al con­te­ni­do del acuer­do fi­nal y que cuen­ten con el aval pre­vio del Go­bierno na­cio­nal y que, ade­más, so­lo pue­da de­ci­dir­se so­bre la to­ta­li­dad de ca­da pro­yec­to, en una so­la vo­ta­ción, i mpli­ca una l i mi­ta­ción que des­na­tu­ra­li­za l as com­pe­ten­cias del Con­gre­so, lo su­bor­di­na des­pro­por­cio­na­da­men­te a la ac­tua­ción de otra de l as ra­mas del po­der pú­bli­co y re­du­ce a ni­ve­les inad­mi­si­bles las po­si­bi­li­da­des de de­li­be­ra­ción po­lí­ti­ca y los es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción de l as mi­no­rías”. La ne­gri­lla es mía. Aun­que es un avan­ce, no es pa­ra echar cam­pa­nas al vue­lo. Pa­ra em­pe­zar, por­que fue la Cons­ti­tu­cio­nal la que ava­ló el des­co­no­ci­mien­to del ple­bis­ci­to y el re­em­pla­zo de la vo­lun­tad po­pu­lar por una diz­que “re­fren­da­ción” por los con­gre­sis­tas en­mer­me­la­dos y los que re­nun­cia­ron a sus con­vic­cio­nes por­que “la paz” lo va­le to­do. Unas de­ci­sio­nes ver­gon­zo­sas que man­cha­rán pa­ra siem­pre a los par­la­men­ta­rios y ma­gis­tra­dos que las to­ma­ron. Si to­dos aún si­guie­ran ahí, no du­do que la sen­ten­cia que hoy aplau­di­mos se­ría en sen­ti­do con­tra­rio.

Por otro la­do, co­mo la Cor­te di­jo que su de­ci­sión no tenía efec­tos re­tro­ac­ti­vos, los en­gen­dros apro­ba­dos an­tes de es­ta sen­ten­cia es­tán a sal­vo y la ma­yor par­te del da­ño ya he­cho. La re­cu­pe­ra­ción de al­gu­nas de las fa­cul­ta­des que los con­gre­sis­tas, excepto los del Cen­tro De­mo­crá­ti­co y So­fía Ga­vi­ria, se ha­bían cer­ce­na­do a sí mis­mos, so­lo ope­ra­rá ha­cia ade­lan­te. Y co­mo es­te Con­gre­so en­mer­me­la­do les vo­ta to­do a San­tos y a las Farc, es pro­ba­ble que si­gan apro­bán­do­le al con­tu­ber­nio Go­bierno-gue­rri­lle­ro lo que sea, aun­que aten­te de fren­te con­tra la de­mo­cra­cia o las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas y la fa­vo­ra­bi­li­dad pre­si­den­cial sea so­lo del 15 %.

Pe­ro si Cam­bio Ra­di­cal y el Par­ti­do Con­ser­va­dor em­pie­zan a to­mar dis­tan­cia, co­mo pue­de ocu­rrir en el se­gun­do se­mes­tre, a San­tos le cos­ta­rá mu­cha más mer­me­la­da y has­ta qui­zás ha­ya al­gu­na sor­pre­sa.

Así que, a pe­sar de la de­ci­sión de la Cor­te, el acuer­do ile­gí­ti­mo si­gue avan­zan­do. Y las Farc si­guen co­go­ber­nan­do por vía del des­gra­cia­do co­mi­té de se­gui­mien­to y ve­ri­fi­ca­ción, don­de es­tán sen­ta­dos y tie­nen po­der de ve­to, que de­be dar­le el vis­to bueno pre­vio a to­do lo que ha­ga el Go­bierno.

Por cier­to, tras co­no­cer la sen­ten­cia las Farc se de­cla­ra­ron en “asam­blea per­ma­nen­te”, anun­cia­ron la sus­pen­sión del pro­ce­so de de­ja­ción de ar­mas y de­ja­ron en cla­ro có­mo en­tien­den el es­ta­do de de­re­cho y la se­pa­ra­ción de las ra­mas del po­der pú­bli­co: se­gún ellas, el acuer­do “no pue­de des­ca­rri­lar­se por de­ci­sio­nes ju­di­cia­les. Es­te pro­ce­so ne­ce­si­ta más he­chos y me­nos le­yes”. Una prue­ba más, otra, de que las Farc no le apos­ta­ron a la de­mo­cra­cia sino a lle­gar al po­der por vía de los fa­vo­res y be­ne­fi­cios re­ci­bi­dos de San­tos

A pe­sar de la de­ci­sión de la Cor­te, el acuer­do ile­gí­ti­mo si­gue avan­zan­do. Y las Farc si­guen co­go­ber­nan­do por vía del des­gra­cia­do co­mi­té de se­gui­mien­to y ve­ri­fi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.