EL SI­LEN­CIO DE BO­JA­YÁ

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN JO­SÉ HO­YOS re­dac­cio@el­co­lom­biano.com.co

He leí­do con tris­te­za la his­to­ria que es­cri­bió Pa­tri­cia Nie­to so­bre su úl­ti­mo via­je a Bo­ja­yá pa­ra asis­tir a la ex­hu­ma­ción de los res­tos de las 119 per­so­nas se­pul­ta­das en el ce­men­te­rio de esa po­bla­ción del río Atra­to don­de su­ce­dió la ma­sa­cre de ma­yo de 2002, en un com­ba­te en­tre gue­rri­lle­ros de las Farc y gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res.

La pe­rio­dis­ta via­jó por la re­gión a co­mien­zos de ma­yo, acom­pa­ña­da por la fo­tó­gra­fa Na­ta­lia Bo­te­ro, tra­tan­do de re­cons­truir el pro­ce­so ju­di­cial y sus re­per­cu­sio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les. Su re­la­to fue pu­bli­ca­do en Ver­dad Abier­ta, un si­tio web de­di­ca­do al con­flic­to ar­ma­do en Co­lom­bia.

Du­ran­te su es­ta­día, Pa­tri­cia y su com­pa­ñe­ra fue­ron ase­dia­das por lí­de­res del Co­mi­té por los De­re­chos de las Víc­ti­mas de Bo­ja­yá, que les im­pi­die­ron en­tre­vis­tar a los po­bla­do­res, to­mar fo­to­gra­fías y has­ta usar una li­bre­ta de no­tas du­ran­te la ce­le­bra­ción de una mi­sa en memoria de las víc­ti­mas.

Un fun­cio­na­rio de la ONU tam­bién les or­de­nó “apa­gar sus equi­pos” e im­pi­dió a un gru­po de ca­ma­ró­gra­fos gra­bar una es­ce­na pa­ra un do­cu­men­tal so­bre la vi­da del sa­cer­do­te An­tún Ra­mos Cuesta —quien so­bre­vi­vió a la ma­sa­cre y li­de­ró el tras­la­do de los he­ri­dos en el año 2002—. Se­gún Pa­tri­cia, “cuan­do el pa­dre Ra­mos di­jo que los ca­ma­ró­gra­fos es­ta­ban con él, el fun­cio­na­rio in­ten­tó apar­tar­lo del co­rri­llo ha­lán­do­lo del bra­zo brus­ca­men­te”.

La ac­tua­ción del em­plea­do de la ONU fue el de­to­nan­te pa­ra las agre­sio­nes que se pre­sen­ta­ron con­tra las pe­rio­dis­tas el 11 y el 12 de ma­yo. Du­ran­te esos días, los lí­de­res del Co­mi­té, de ma­ne­ra in­ti­mi­dan­te, no so­lo reite­ra­ron a las pe­rio­dis­tas su prohi­bi­ción de re­gis­trar cual­quier es­ce­na, sino que ame­na­za­ron a una fa­mi­lia in­dí­ge­na con ha­cer­la cas­ti­gar de sus au­to­ri­da­des por per­mi­tir la vi­si­ta de pe­rio­dis­tas a su casa. Tam­bién acu­die­ron a agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal pa­ra vi­gi­lar­las e im­pe­dir que ha­bla­ran con la gen­te.

Al fi­nal, los miem­bros del Co­mi­té jus­ti­fi­ca­ron sus ac­tos ex­hi­bien­do un “pro­to­co­lo pa­ra el ma­ne­jo de co­mu­ni­ca­cio­nes” se­gún el cual no se pue­de gra­bar, to­mar fo­to­gra­fías, ni es­cri­bir so­bre el pro­ce­so de ex­hu­ma­ción en Bo­ja­yá. El pro­to­co­lo tam­bién ad­ju­di­ca al Co­mi­té el po­der de cen­su­rar los tra­ba­jos pe­rio­dís­ti­cos y de­ci­dir qué cla­se de in­for­ma­ción es pú­bli­ca o re­ser­va­da.

“Nun­ca, ni gue­rri­lla, ni pa­ra- mi­li­ta­res, ni Ejér­ci­to me im­pi­die­ron ha­cer mi tra­ba­jo co­mo en esos seis días en Bo­ja­yá”, le di­jo la fo­tó­gra­fa Na­ta­lia Bo­te­ro al pe­rio­dis­ta Pas­cual Ga­vi­ria.

Por eso Pa­tri­cia y su com­pa­ñe­ra re­gre­sa­ron del Atra­to con las ma­nos va­cías y lle­nas de pre­gun­tas des­pués de ver có­mo, se­gún sus pa­la­bras, “en nom­bre del do­lor, al­gu­nos lí­de­res de los co­lec­ti­vos de víc­ti­mas se eri­gen en un po­der de he­cho pa­ra con­tro­lar la in­for­ma­ción”. La pu­bli­ca­ción del re­la­to de

Pa­tri­cia Nie­to pro­vo­có un de­ba­te en­tre pe­rio­dis­tas, aca­dé­mi­cos y re­pre­sen­tan­tes de or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les que lu­chan por la de­fen­sa de los de­re­chos de las víc­ti­mas.

Un gru­po de aca­dé­mi­cos pu­bli­có una de­cla­ra­ción en la que ad­vier­te so­bre “los efec­tos ne­ga­ti­vos que pue­den te­ner es­te ti­po de de­nun­cias don­de se ubi­ca al Co­mi­té de víc­ti­mas co­mo cen­su­ra­do­res de una ver­dad o “due­ños” de la memoria. Es­ta acu­sa­ción ri­ñe con el re­co­no­ci­mien­to de la au­to­no­mía y el de­re­cho de las víc­ti­mas a cons­truir ver­da­des y me­mo­rias en sus pro­pios tér­mi­nos”.

Los pe­rio­dis­tas sa­be­mos que es nues­tro de­ber pro­te­ger la in­ti­mi­dad de las per­so­nas y res­pe­tar su do­lor, tal co­mo lo ha he­cho Pa­tri­cia Nie­to en su va­lio­so tra­ba­jo en de­fen­sa de las víc­ti­mas, que le ha me­re­ci­do nu­me­ro­sos pre­mios na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, pe­ro al mis­mo tiem­po de­fen­de­mos el de­re­cho a la li­ber­tad de in­for­mar y a te­ner li­bre ac­ce­so a las fuen­tes de in­for­ma­ción.

Si no fue­ra por esas li­ber­ta­des que nues­tros com­pa­ñe­ros han de­fen­di­do has­ta con su pro­pia vi­da ¿cuán­tas ma­sa­cres co­mo las de Bo­ja­yá ha­brían que­da­do en si­len­cio?

Las pe­rio­dis­tas re­gre­sa­ron del Atra­to con las ma­nos va­cías. Al­gu­nos lí­de­res se eri­gen en un po­der de he­cho pa­ra con­tro­lar la in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.