PON­DE­RA­CIÓN Y VER­DAD

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MAU­RI­CIO PÉ­REZ pe­rez­mau­ri­cio61@hot­mail.com

Pon­de­ra­ción y ver­dad es lo que le de­be­mos exi­gir los co­lom­bia­nos a los que ejer­cen el li­de­raz­go po­lí­ti­co en el país en es­tos mo­men­tos trascendentales de la vi­da na­cio­nal. Y si no la ma­ni­fies­tan y por el con­tra­rio bus­can di­fa­mar y men­tir, pues de­be­ría­mos es­tar pres­tos a co­te­jar­los per­ma­nen­te­men­te, con res­pe­to y al­tu­ra, y no tra­gar en­te­ro to­do lo que di­cen, sin im­por­tar la po­si­ción que ten­ga­mos.

A mi me pa­re­ció un ver­da­de­ro desa­tino cuan­do es­cu­ché en unas de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa y en un de­ba­te en el Con­gre­so a miem­bros de la opo­si­ción al go­bierno na­cio­nal su­gi­rien­do que el plan pis­to­la que vie­ne rea­li­zan­do el Clan del Gol­fo es otra con­se­cuen­cia de la im­pu­ni­dad que pa­ra ellos traen los acuer­dos de paz.

El ho­rro­ro­so plan pis­to­la que co­no­ce­mos y que es un eu­fe­mis­mo pa­ra de­fi­nir el ase­si­na­to in­dis­tin­to de po­li­cías es una prác­ti­ca bár­ba­ra. ¿En que país de­cen­te le ca­be en la ca­be­za a uno que pa­se es­to? Unos ase­si­nos a suel­do sa­len a ma­tar agen­tes del or­den y es­to si­gue co­mo si na­da. País in­di­fe­ren­te e in­so­li­da­rio.

Es una reac­ción de­ses­pe­ra­da pre­ci­sa­men­te por la pre­sión de las au­to­ri­da­des. Se di­ce que la ini­cia­ron por la muer­te de uno de los lí­de­res de esa or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal en un ope­ra­ti­vo de la po­li­cía ha­ce unas se­ma­nas. La bestia reac­cio­nó y em­pe­zó a ata­car de for­ma in­dis­cri­mi­na­da. Un

Pa­blo Es­co­bar per­se­gui­do tam­bién uti­li­zó es­ta es­tra­te­gia san­gui­na­ria y pa­gó ejér­ci­tos de jó­ve­nes en una gue­rra atroz con­tra la po­li­cía, po­nién­do­le pre­cio a ca­da agen­te y desatan­do un en­fren­ta­mien­to in­mun­do, in­hu­mano, que ade­más cau­só to­da cla­se de es­tro­pi­cios con­tra la so­cie­dad ci­vil que que­dó en la mi­tad de una lo­cu­ra de muer­te de­sen­fre­na­da.

¿En­ton­ces cuál es la re­la­ción con la ale­ga­da im­pu­ni- dad de los acuer­dos de paz? ¿Su­po­nen, los que afir­man es­to, que los cri­mi­na­les es­tán ma­tan­do po­li­cías por­que quie­ren for­zar una ne­go­cia­ción? ¿o que es por­que es­tán ocu­pan­do es­pa­cios de­ja­dos por las Farc? No lo sé, y tam­po­co han si­do ex­plí­ci­tos en de­fi­nir cuál es la re­la­ción los que la pro­po­nen, así que to­do se re­du­ce a pu­ra pa­ja. Ins­tru­men­ta­li­zan un he­cho de es­tos pa­ra sus pro­pó­si­tos. En es­te país la im­pu­ni­dad por in­efi­ca­cia de la jus­ti­cia es ram­pan­te, ejem­plo es la co­rrup­ción sin con­de­na que nos es­tá car­co­mien­do. Los ase­si­nos no es- tán pen­san­do en el cas­ti­go. Pre­ci­sa­men­te es­tán ma­tan­do po­li­cías por­que los tie­nen aco­rra­la­dos, por­que la fuer­za pú­bli­ca es­tá ac­tuan­do.

Así que bas­ta de uti­li­zar men­ti­ras, bas­ta de crear in­dig­na­ción a par­tir de ar­gu­men­tos es­pu­rios, bas­ta de bus­car que nos en­ve­rra­que­mos con fal­se­da­des. El país ne­ce­si­ta el de­ba­te, ne­ce­si­ta opo­si­ción, pe­ro pon­de­ra­da y con ver­dad. Es cier­to que hay que es­tar aten­tos a la im­ple­men­ta­ción de los acuer­dos, es cier­to que el me­ca­nis­mo del fast track se ha tra­ta­do de uti­li­zar pa­ra pa­sar­le por en­ci­ma a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, es cier­to que hay una in­ca­pa­ci­dad ate­rra­do­ra pa­ra im­ple­men­tar los acuer­dos. To­do eso hay que vi­gi­lar­lo, pe­ro con la ver­dad, con re­fle­xión pon­de­ra­da y con la in­ten­ción de ayu­dar to­dos a cons­truir un país don­de que­pa has­ta el úl­ti­mo de los co­lom­bia­nos en equi­dad, paz y dig­ni­dad

Así que bas­ta de uti­li­zar men­ti­ras, bas­ta de crear in­dig­na­ción a par­tir de ar­gu­men­tos es­pu­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.