BARRANCABERMEJA: RE­FI­NE­RÍA E IM­PAC­TO SO­CIAL Y ECO­NÓ­MI­CO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ALE­JO VAR­GAS VE­LÁS­QUEZ var­gas­ve­las­que­za­le­jo@gmail.com

El 7 de ma­yo se lle­vó a ca­bo una gran mo­vi­li­za­ción so­cial en la ciu­dad de Barrancabermeja -al­re­de­dor de cua­ren­ta mil per­so­nas-, que pa­só par­cial­men­te des­aper­ci­bi­da a ni­vel na­cio­nal, al coin­ci­dir con las di­ver­sas jor­na­das de mo­vi­li­za­ción y pro­tes­ta so­cial, en mues­tra de la vi­ta­li­dad de nues­tra de­mo­cra­cia y no de zo­zo­bra, co­mo in­ter­pre­tan las ten­den­cias más tra­di­cio­na­lis­tas. Es­ta mo­vi­li­za­ción, con­vo­ca­da por el Co­mi­té Cí­vi­co de la ciu­dad -en­tre ellas igle­sia, au­to­ri­da­des lo­ca­les, gre­mios y el sin­di­ca­to de la USO, uno de los más com­ba­ti­vos del país-, era pa­ra exi­gir­le al Go­bierno Na­cio­nal, a la Jun­ta Di­rec­ti­va y di­rec­ti­vos de Ecopetrol, el ini­cio del Plan de Mo­der­ni­za­ción de la Re­fi­ne­ría de Barrancabermeja (PMRB), de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra la em­pre­sa, pe­ro es­pe­cial­men­te pa­ra la ciu­dad y la re­gión del Mag­da­le­na Me­dio.

Barrancabermeja es una ciu­dad que se cons­tru­ye his­tó­ri­ca­men­te al­re­de­dor de la ex­plo­ra­ción y ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra, pri­me­ro de la Con­ce­sión de Ma­res, com­pra­da lue­go por la Tro­pi­cal Oil Com­pany (Tro­co) y lue­go Ecopetrol. Por eso es una ciu­dad epi­cen­tro de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca li­ga­da al pe­tró­leo, con­for­ma­da por mi­gran­tes de di­ver­sas re­gio­nes del país, don­de se desa­rro­lló un com­ba­ti­vo sin­di­ca­lis­mo, el de la USO, li­ga­do des­de sus orí­ge­nes a las lu­chas so­cia­les y eco­nó­mi­cas de la ciu­dad y la re­gión. A ni­vel na­cio­nal Barrancabermeja ha si­do si­nó­ni­mo de lu­chas sin­di­ca­les y so­cia­les ar­ti­cu­la­das al de­sa­rro­llo de la mis­ma; la pro­pia crea­ción de Ecopetrol es­tá aso­cia­da a es­tas lu­chas sin­di­ca­les. Tam­bién ha si­do el epi­cen­tro de to­das las vio­len­cia que han atra­ve­sa­do nues­tra so­cie­dad.

Por eso cuan­do Ecopetrol y el Go­bierno Na­cio­nal for­ma­li­za­ron el PMRB, es­ta de­ci­sión fue re­ci­bi­da con gran en­tu­sias­mo y ex­pec­ta­ti­va en la ciu­dad y la re­gión; por­que im­pli­ca­ba no so­lo pa­ra mo­der­ni­zar la re­fi­ne­ría y po­ner­la a tono con las me­jo­res, ade­cuar­la pa­ra el pro­ce­sa­mien­to de cru­dos pe­sa­dos que son los que más te­ne­mos en el país, au­men­tar su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción en los dis­tin­tos de­ri­va­dos y es­ti­mu­lar una di­ná­mi­ca de ex­pan­sión eco­nó­mi­ca fun­da­men­tal pa­ra el de­sa­rro­llo de to­da la re­gión; se es­ti­ma­ba una in­ver­sión de 4.600 mi­llo­nes de dó­la­res y ge­ne­rar al­re­de­dor de 40.000 em­pleos. In­me­dia­ta­men­te mu­chos me­dia­nos y pe­que­ños em­pre­sa­rios de la re­gión em­pe­za­ron a ha­cer in­ver­sio­nes en cons­truc­ción -en vi­vien­da e in­fra­es­truc­tu­ra co­mer­cial-, en ade­cua­cio­nes pa­ra re­ci­bir el im­pac­to po­si­ti­vo de es­te me­ga­pro­yec­to, la cer­ti­fi­ca­ción de la mano de obra, en fin, un gran alis­ta­mien­to de la ciu­dad y la re­gión.

Pe­ro lue­go vino el bal­da­do de agua fría de par­te de Ecopetrol y el Go­bierno Na­cio­nal, al in­for­mar que en­tre otras ra­zo­nes por la des­tor­ción de los pre­cios del cru­do en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, pe­ro tam­bién otros fac­to­res -no hay du­da, el im­pac­to ne­ga­ti­vo del es­cán­da­lo de Re­fi­car en Car­ta­ge­na, en­tre otros-, la obra se apla­za­ba; es­to de­jó a Barrancabermeja y sus ha­bi­tan­tes ‘col­ga­dos de la bro­cha’, con una al­ta in­cer­ti­dum­bre y des­con­ten­to.

El Go­bierno Na­cio­nal y Ecopetrol de­ben dar­le una pron­ta y po­si­ti­va res­pues­ta a Barrancabermeja y sus po­bla­do­res, po­nien­do en eje­cu­ción es­te me­ga­pro­yec­to es­tra­té­gi­co -con al­to im­pac­to eco­nó­mi­co, am­bien­tal y so­cial pa­ra el país- y fun­da­men­tal pa­ra la Paz y el de­sa­rro­llo y no per­mi­tir, co­mo al­gu­nos sos­pe­chan, que es­ta re­fi­ne­ría en­tre en un pro­ce­so de ‘cha­ta­rri­za­ción’, con to­das las con­se­cuen­cias que es­to con­lle­va­ría

El Go­bierno y Ecopetrol de­ben dar­le pron­ta res­pues­ta a Barrancabermeja, eje­cu­tan­do el me­ga­pro­yec­to, fun­da­men­tal pa­ra la paz y el de­sa­rro­llo y no per­mi­tir que es­ta re­fi­ne­ría en­tre en un pro­ce­so de ‘cha­ta­rri­za­ción’, con to­das las con­se­cuen­cias que es­to con­lle­va­ría.

A ni­vel na­cio­nal Barrancabermeja ha si­do si­nó­ni­mo de lu­chas sin­di­ca­les y so­cia­les ar­ti­cu­la­das al de­sa­rro­llo de la mis­ma. Ecopetrol es­tá aso­cia­da a es­tas lu­chas sin­di­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.