JUS­TI­CIA: PRE­SEN­CIA TE­RRI­TO­RIAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RU­DOLF HOM­MES rhom­mesr@hot­mail.com

La en­tre­vis­ta que le hi­zo Ma­ría

Isa­bel Rue­da a Ariel Ávi­la, de la Fun­da­ción Paz y Re­con­ci­lia­ción, no de­ja du­das so­bre la ne­ce­si­dad de or­ga­ni­zar el Es­ta­do co­lom­biano pa­ra ha­cer pre­sen­cia efec­ti­va en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, co­men­zan­do por pro­tec­ción a la ciu­da­da­nía, se­gu­ri­dad y jus­ti­cia. El mi­nis­tro de De­fen­sa se nie­ga a ad­mi­tir la au­sen­cia de Es­ta­do pe­ro lo ob­ser­van los que vi­si­tan las zo­nas y so­bre to­do los ha­bi­tan­tes, al­gu­nos de los cua­les pi­den que re­gre­sen las FARC, que lle­na­ban ese va­cío con mé­to­dos de me­dia­ción y re­so­lu­ción de con­flic­tos que pue­den ha­ber si­do bru­ta­les pe­ro efec­ti­vos.

Por ejem­plo, en el ca­so del hom­bre que de­ja a su mu­jer y a sus hi­jos y se lle­va las va­cas. La mu­jer acu­de a las FARC y ellos le or­de­nan al ma­ri­do ven­der la mi­tad de las va­cas y dar­le la pla­ta a la fa­mi­lia. Es­to me hi­zo re­cor­dar que en Ca­li se or­ga­ni­za­ron ha­ce años en los ba­rrios po­pu­la­res Ca­sas de Jus­ti­cia pa­ra re­sol­ver ese ti­po de con­flic­tos. La jus­ti­cia es el ser­vi­cio bá­si­co que ha­ce fal­ta en los ba­rrios po­bres y qui­zás el más esen­cial des­pués del agua po­ta­ble. Gran par­te de la vio­len­cia del ba­rrio se de­ri­va di­rec­ta­men­te de la au­sen­cia de me­ca­nis­mos sim­ples y efi­ca­ces de re­so­lu­ción de con­flic­tos ad­mi­nis­tra­dos por fun­cio­na­rios del Es­ta­do bien en­tre­na­dos, re­gu­la­dos y su­per­vi­sa­dos por el Go­bierno. Com­par­to a con­ti­nua­ción par­te de lo que es­cri­bí en­ton­ces so­bre ellas:

Un par de jó­ve­nes fun­cio­na­rios de la Casa de Jus­ti­cia de Agua­blan­ca en Ca­li iban a las es­cue­las a en­se­ñar­les a los ni­ños sus de­re­chos y les ha­cían sa­ber que pue­den ob­te­ner pro­tec­ción con­tra for­mas de abu­so o de mal­tra­to de adul­tos. Des­pués de ca­da vi­si­ta, dos o tres ni­ños se pre­sen­ta­ban a de­nun­ciar a sus pa­dres, o a otros, y en la se­ma­na si­guien­te un nú­me­ro de ellos traía otros chi­cos o chi­cas ne­ce­si­ta­dos de ayu­da. La fór­mu­la del éxi­to era pro­por­cio­nar­les ho­ga­res al­ter­na­ti­vos tan pron­to co­mo la pe­dían e ini­ciar pro­ce­di­mien­tos con­tra los adul­tos in­vo­lu­cra­dos in­me­dia­ta­men­te.

La si­tua­ción de los ni­ños y de­más ha­bi­tan­tes que son afec­ta­dos por la vio­len­cia me­jo­ra­ba ra­di­cal­men­te con la pre­sen­cia de la Casa de Jus­ti­cia que ope­ra­ba ba­jo los aus­pi­cios de los go­bier­nos mu­ni­ci­pal y de­par­ta­men­tal con el fin de sim­pli­fi­car la apli­ca­ción de jus­ti­cia y acer­car­la a los po­bres. Los fun­cio­na­rios a car­go en­ten­dían su papel co­mo me­dia­do­res y desa­rro­lla­ron el con­cep­to de jus­ti­cia pre­ven­ti­va, con el que in­ten­ta­ban re­sol­ver con­flic­tos an­tes de que lle­ga­ran a los tri­bu­na­les.

La gen­te con­fia­ba en el per­so­nal de la Casa de Jus­ti­cia. Lle­va­ban allí sus con­flic­tos pa­ra su me­dia­ción. Los de­lin­cuen­tes, in­clu­so los más cur­ti­dos, acep­tan su au­to­ri­dad. A la Casa de Jus­ti­cia lle­gó por ejem­plo la no­ti­cia de que una jo­ven­ci­ta de quin­ce años ha­bía si­do se­cues­tra­da por un vecino muy ma­lo. El juez de paz que re­ci­bió la que­ja se fue con un po­li­cía a la casa del sos­pe­cho­so, los dos muy asus­ta­dos. Allá exi­gie­ron ver a la chi­ca y le di­je­ron al ma­lo que ve­nían por ella. Él no se opu­so y la res­ca­ta­ron al po­co tiem­po de ha­ber si­do se­cues­tra­da.

Una vez se re­co­noz­ca la au­sen­cia de Es­ta­do en vas­tas re­gio­nes, es­te mo­de­lo po­dría ser un pri­mer pa­so pa­ra lle­var­les jus­ti­cia, se­gu­ri­dad y Es­ta­do y po­ner­le fin a es­te ne­gli­gen­te aban­dono

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.