DE LAS CREEN­CIAS Y LA GUE­RRA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­NUE­LA ZÁ­RA­TE @ma­nue­la­za­ra­te

En­tre el Ti­gris y el Éu­fra­tes se en­con­tra­ban dos de las prin­ci­pa­les ciu­da­des su­me­rias: La­gash y Um­ma. En­tre es­tas ciu­da­des-es­ta­do del sur de Me­so­po­ta­mia co­men­zó una gue­rra que du­ró un si­glo. Es la pri­me­ra gue­rra de la que tie­ne re­gis­tro la hu­ma­ni­dad. La zo­na era ex­tre­ma­da­men­te fér­til y de­bi­do al po­ten­cial agrí­co­la de la zo­na su do­mi­nio fue des­de siem­pre una cau­sa de dispu­ta en­tre las ciu­da­des. La­gash ha­bía lo­gra­do un po­der con­si­de­ra­ble, y sin­tién­do­se ame­na­za­da Um­ma lo­gró re­unir por pri­me­ra vez una coa­li­ción bé­li­ca. Du­ran­te años, a un al­tí­si­mo cos­to pa­ra sus ha­bi­tan­tes, las ciu­da­des se en­fren­ta­ron. Aun­que La­gash lo­gró la vic­to­ria, su do­mi­nio no fue eterno. Pron­to vol­vió la ines­ta­bi­li­dad, los pue­blos ocu­pa­dos que se ne­ga­ban a pa­gar tri­bu­tos y mien­tras las ciu­da­des con­ti­nua­ban su en­fren­ta­mien­to un enemi­go aún más po­de­ro­so se iba des­per­tan­do: Uruk. Even­tual­men­te La­gash des­apa­re­ció. Y así si­gue la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad du­ran­te mi­les de años has­ta hoy. Han cam­bia­do los nom­bres, la ubi­ca­ción, las di­men­sio­nes y los sis­te­mas de go­bierno, pe­ro si­guen las gue­rras.

Los re­gis­tros que que­dan de esa pri­me­ra gue­rra no so­lo tam­bién nos mues­tran lo mi­to­ló­gi­co. En la an­ti­güe­dad la gue­rra tam­bién tenía as­pec­to su­pra­hu­mano, con dio­ses ven­ga­ti­vos, dio­ses pro­tec­to­res, de pro­me­sas de vic­to­ria y glo­ria que lle­ga­ban des­de el cie­lo. Uno de los ejem­plos más cla­ros en­tre tan­tas his­to­rias es que la fron­te­ra en­tre La­gash y Um­ma, se­gún la creen­cia de los su­me­rios, la ha­bía de­li­mi­ta­do su dios su­pre­mo En­lil, cuan­do él mis­mo ha­bía pues­to la Es­te­la que di­vi­día sus te­rri­to­rios.

Re­sul­ta ca­si in­ve­ro­sí­mil hoy en día creer que las vi­das de quie­nes ha­bi­ta­ron esas ciu­da­des, de quie­nes co­man­da­ron y pe­lea­ron esas gue­rras, es­ta­ban tan mar­ca­das por sus creen­cias, has­ta el pun­to de ir a la muer­te por un mi­to, por un dios ja­más vis­to, por una can­ti­dad de ideas to­ma­das co­mo ver­da­des ab­so­lu­tas. En nues­tra reali­dad de he­chos com­pro­ba­bles, de po­si­ti­vis­mo, en que cree­mos que to­do de­re­cho es­tá con­sa­gra­do y en que la re­tri­bu­ción fren­te al que­bran­to de la nor­ma de­be es­tar es­ta­ble­ci­da por la ley, re­sul­ta ca­si in­creí­ble. Ten­de­mos los hom­bres con­tem­po­rá­neos a juz­gar al de la an­ti­güe­dad, aquel que creía que los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les eran ca­pri­chos de los dio­ses, que ig­no­ra­ba la exis­ten­cia de su pro­pia ga­la­xia, y so­bre cu­ya men­te no se aso­ma­ban si­quie­ra las pre­gun­tas fi­lo­só­fi­cas y cien­tí­fi­cas que nos ha­cen sen­tir hoy por hoy que so­mos una es­pe­cie evo­lu­cio­na­da.

Hoy en­tre el Gran Sahel y la re­gión del La­go Chad en Áfri­ca se han pro­du­ci­do con­flic­tos que han des­pla­za­do a más de cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas. Las Na­cio­nes Uni­das in­ten­tan sos­te­ner una cri­sis en la re­gión que ha ma­ta­do ya a 70 miem­bros de su mi­sión. Des­de los ata­ques del ex­tre­mis­ta Bo­ko Ha­ram has­ta los Yiha­dis­tas que ata­can en zo­nas de Bur­ki­na Fa­so y Cos­ta de Mar­fil, la po­bla­ción ci­vil vi­ve en cons­tan­te cri­sis hu­ma­ni­ta­ria. Una cri­sis que es tan gra­ve y tan fre­cuen­te que ya el mun­do ra­ra vez se pre­gun­ta so­bre ella. En Siria, mien­tras tan­to más de 500 mil muer­tos y do­ce mi­llo­nes de des­pla­za­dos es lo que se es­ti­ma que ha de­ja­do un con­flic­to de ca­si seis años. ( Tex­to com­ple­to en el­co­lom­biano.com.co)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.