“El mu­ro les en­can­ta a car­te­les me­xi­ca­nos”

Los car­te­les me­xi­ca­nos es­tán en­can­ta­dos con los be­ne­fi­cios que les aca­rrea­rá la ob­se­sión an­ti­mi­gra­to­ria del nue­vo man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se.

El Colombiano - - PORTADA - Por MA­RIO VARGAS LLO­SA

El es­cri­tor pe­ruano Ma­rio Vargas Llo­sa ase­gu­ra que las po­lí­ti­cas de Trump es­tán be­ne­fi­cian­do a los nar­cos y a quie­nes ne­go­cian con la in­mi­gra­ción ile­gal. To­do su aná­li­sis es­tá acá.

Un buen reportaje pue­de ser tan fas­ci­nan­te e ins­truc­ti­vo so­bre el mun­do real co­mo un gran cuento o una mag­ní­fi­ca no­ve­la. Si al­guien lo po­ne en du­da, le rue­go que lea la cró­ni­ca de Ioan Gri­llo Bring On the Wall que apa­re­ció en The New York Ti­mes el pa­sa­do 7 de ma­yo. Cuen­ta la his­to­ria del Fla­co, un con­tra­ban­dis­ta me­xi­cano que, des­de que es­ta­ba en el co­le­gio, a los 15 años, se ha pa­sa­do la vi­da con­tra­ban­dean­do dro­gas e in­mi­gran­tes ile­ga­les a Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que es­tu­vo cin­co años en la cár­cel no se arre­pien­te del ofi­cio que prac­ti­ca y me­nos aho­ra, cuan­do, di­ce, su ilí­ci­ta pro­fe­sión es­tá más flo­re­cien­te que nun­ca.

Cuan­do el Fla­co em­pe­zó a tra­fi­car con ma­rihua­na, co­caí­na o com­pa­trio­tas su­yos y cen­troa­me­ri­ca­nos que ha­bían cru­za­do el de­sier­to de So­no­ra y so­ña­ban con en­trar a EE. UU, el con­tra­ban­do era un ofi­cio de los lla­ma­dos “co­yo­tes”, que tra­ba­ja­ban por su cuen­ta y so­lían co­brar unos cin­cuen­ta cen­ta­vos por in­mi­gran­te. Pe­ro co­mo, a me­di­da que las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas for­ti­fi­ca­ban la fron­te­ra con re­jas, mu­ros, adua­nas y po­li­cías, el pre­cio fue su­bien­do —aho­ra ca­da ile­gal pa­ga un mí­ni­mo de cin­co mil dó­la­res por el cru­ce—, los car­te­les de la dro­ga, so­bre to­do los de Si­na­loa, Juá­rez, el Gol­fo y los Ze­tas, asu­mie­ron el ne­go­cio y aho­ra con­tro­lan, pe­leán­do­se a me­nu­do en­tre ellos con fe­ro­ci­dad, los pa­sos se­cre­tos a tra­vés de los tres mil ki­ló­me­tros en que esa fron­te­ra se ex­tien­de. Al ile­gal que pa­sa por su cuen­ta, pres­cin­dien­do de ellos, los car­te­les lo cas­ti­gan, a ve­ces con la muer­te.

As­tu­cia y di­ne­ro

Las ma­ne­ras de bur­lar la fron­te­ra son in­fi­ni­tas y el Fla­co le ha mos­tra­do a Ioan Gri­llo bue­nos ejem­plos del in­ge­nio y as­tu­cia de los con­tra­ban­dis­tas: las ca­ta­pul­tas o tram­po­li­nes que so­bre­vue­lan el mu­ro, los es­con­di­tes que se cons­tru­yen en el in­te­rior de los tre­nes, ca­mio­nes y au­to­mó­vi­les, y los tú­ne­les, al­gu­nos de ellos con luz eléc­tri­ca y ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra que los usua­rios dis­fru­ten de una có­mo­da tra­ve­sía. ¿Cuán­tos hay? De­ben de ser mu­chí­si­mos, pe­se a los 224 que la po­li­cía ha des­cu­bier­to en­tre 1990 y 2016, pues, se­gún el Fla­co, el ne­go­cio, en lu­gar de de­caer, pros­pe­ra con el au­men­to de la per­se­cu­ción y las prohi­bi­cio­nes. Se­gún sus pa­la­bras, hay tan­tos tú­ne­les ope­ran­do que la fron­te­ra “pa­re­ce un que­so sui­zo”.

¿Sig­ni­fi­ca es­to que el fa­mo­so mu­ro pa­ra el que el pre­si­den­te Trump bus­ca afa­no­sa­men­te los mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que cos­ta­ría no preo­cu­pa a los car­te­les? “Por el con­tra­rio”, afir­ma el Fla­co, “mien­tras más obs­tácu­los ha­ya pa­ra cru­zar, el ne­go­cio es más es­plén­di­do”. O sea que aque­llo de que “na­die sa­be pa­ra quién tra­ba­ja” se cum­ple en es­te ca­so a ca­ba­li­dad: los car­te­les me­xi­ca­nos es­tán en­can­ta­dos con los be­ne­fi­cios que les aca­rrea­rá la ob­se­sión an­ti­mi­gra­to­ria del nue­vo man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se. Y, sin du­da, ser­vi­rá tam­bién de gran in­cen­ti­vo pa­ra que la in­fra­es­truc­tu­ra de la ile­ga­li­dad alcance nue­vas ci­mas de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co.

La ciu­dad de No­ga­les, don­de na­ció el Fla­co, se ex­tien­de has­ta la mis­ma fron­te­ra, de mo­do que mu­chas ca­sas tie­nen pa­sa­jes sub­te­rrá­neos que co­mu­ni­can con ca­sas del otro la­do, así que el cru­ce y des­cru­ce es en­ton­ces ve­loz y fa­ci­lí­si­mo. Ioan Gri­llo tu­vo in­clu­so la opor­tu­ni­dad de ver uno de esos tú­ne­les que co­men­za­ba en una tum­ba del ce­men­te­rio de la ciu­dad. Y tam­bién le mos­tra­ron, en Ari­zo­na, có­mo las an­chas tu­be­rías del desagüe que com­par­ten am­bos paí­ses fue­ron con­ver­ti­das por la ma­fia, me­dian­te au­da­ces ope­ra­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, en co­rre­do­res pa­ra el trans- por­te de dro­gas e in­mi­gran­tes.

El ne­go­cio es tan prós­pe­ro que la ma­fia pue­de pa­gar me­jo­res suel­dos a cho­fe­res, adua­ne­ros, po­li­cías, fe­rro­via­rios, em­plea­dos, que los que re­ci­ben del Es­ta­do o de las em­pre­sas par­ti­cu­la­res, y con­tar de es­te mo­do con un sis­te­ma de in­for­ma­cio­nes que con­tra­rres­ta el de las au­to­ri­da­des, y con me­dios su­fi­cien­tes pa­ra de­fen­der en los tribunales con bue­nos abo­ga­dos a sus co­la­bo­ra­do­res.

Co­mo di­ce Gri­llo en su reportaje, re­sul­ta bas­tan­te ab­sur­do que en esa fron­te­ra Es­ta­dos Uni­dos es­té gas­tan­do for­tu­nas ver­ti­gi­no­sas pa­ra im­pe­dir el trá­fi­co ile­gal de dro­gas cuan­do en mu­chos Es­ta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos se ha le­ga­li­za­do o se va a le­ga­li­zar pron­to el uso de la ma­rihua­na y de la co­caí­na. Y, aña­di­ría yo, don­de la de­man­da de in­mi­gran­tes —ile­ga­les o no— si­gue sien­do muy fuer­te, tan­to en los cam­pos, so­bre to­do en épo- cas de siem­bra y co­se­cha, co­mo en las ciu­da­des don­de prác­ti­ca­men­te cier­tos ser­vi­cios ma­nua­les fun­cio­nan gra­cias a los la­ti­nos. Aquí en Chica­go no he vis­to un res­tau­ran­te, ca­fé o bar que no es­té re­ple­to de ellos.

Lu­cha per­di­da y no­ci­va

Gri­llo re­cuer­da los mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que Es­ta­dos Uni­dos ha gas­ta­do des­de que Ri­chard Ni­xon de­cla­ró la “gue­rra a las dro­gas”, y có­mo, a pe­sar de ello, el con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes ha ido cre­cien­do pau­la­ti­na­men­te, es­ti­mu­lan­do su pro­duc­ción y el trá­fi­co, y ge­ne­ran­do en torno una co­rrup­ción y una vio­len­cia in­des­crip­ti­bles. Bas­ta con­cen­trar­se en paí­ses co­mo Co­lom­bia y México pa­ra ad­ver­tir que la ma­fia vin­cu­la­da al nar­co­trá­fi­co ha da­do ori­gen a tras­tor­nos po­lí­ti­cos y so­cia­les enor­mes, al as­cen­so can­ce­ro­so de la cri­mi­na­li­dad has­ta con­ver­tir­se en la ra­zón de ser de una su­pues­ta gue­rra re­vo­lu­cio­na­ria que, por lo me­nos en teo­ría, pa­re­ce es­tar lle­gan­do a su fin.

Con la in­mi­gra­ción ile­gal pa­sa al­go pa­re­ci­do. Tan­to en Eu­ro­pa co­mo en Es­ta­dos Uni­dos ha sur­gi­do una pa­ra­noia en torno a es­te te­ma en el que —una vez más en la his­to­ria— so­cie­da­des en cri­sis bus­can un chi­vo ex­pia­to­rio pa­ra los pro­ble­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cos que pa­de­cen y, por su­pues­to, los in­mi­gran­tes, gen­tes de otro co­lor, otra len­gua, otros dio­ses y otras cos­tum­bres- son los ele­gi­dos, es de­cir, quie­nes vie­nen a arre­ba­tar pues­tos a los na­cio­na­les, a co­me­ter des­ma­nes, ro­bar, vio­lar, a traer el te­rro­ris­mo y ato­rar los ser­vi­cios de sa­lud, de edu­ca­ción y de pen­sio­nes. De es­te mo­do, el ra­cis­mo, que pa­re­cía des­apa­re­ci­do (es­ta­ba só­lo mar­gi­na­do y ocul­to), al­can­za aho­ra una suer­te de le­gi­ti­mi­dad in­clu­so en paí­ses co­mo Sue­cia u Ho­lan­da, que has­ta ha­ce po­co ha­bían si­do mo­de­lo de to­le­ran­cia.

Co­lec­ti­vo va­lio­so

La ver­dad es que los in­mi­gran­tes apor­tan a los paí­ses que los hos­pe­dan mu­cho más que lo que re­ci­ben de ellos: to­das las en­cues­tas e in­ves­ti­ga­cio­nes lo con­fir­man. Y la in­men­sa ma­yo­ría de ellos es­tán en con­tra del te­rro­ris­mo, del que, por lo de­más, son siem­pre las víc­ti­mas más nu­me­ro­sas. Y, fi­nal­men­te, aun­que sean gen­te hu­mil­de y des­va­li­da, los in­mi­gran­tes no son ton­tos, no van a los paí­ses don­de no los ne­ce­si­tan sino a aque­llas so­cie­da­des don­de, pre­ci­sa­men­te por el desa­rro­llo y pros­pe­ri­dad que han al­can­za­do, los na­ti­vos ya no quie­ren prac­ti­car cier­tos ofi­cios, fun­cio­nes im­pres­cin­di­bles pa­ra que una so­cie­dad fun­cio­ne y que es­tán en mar­cha gra­cias a ellos.

Las agencias in­ter­na­cio­na­les, fundaciones y cen­tros de es­tu­dio nos lo re­cuer­dan a ca­da mo­men­to: si los paí­ses más desa­rro­lla­dos quie­ren se­guir te­nien­do sus al­tos ni­ve­les de vi­da, ne­ce­si­tan abrir sus fron­te­ras a la in­mi­gra­ción. No de cual­quier mo­do, por su­pues­to: in­te­grán­do­la, no mar­gi­nán­do­la en gue­tos que son ni­dos de frus­tra­ción y de vio­len­cia, dán­do­le las opor­tu­ni­da­des que, por ejem­plo, le da­ba Es­ta­dos Uni­dos an­tes de la de­ma­go­gia na­cio­na­lis­ta y ra­cis­ta de Trump.

En re­su­mi­das cuen­tas, es muy sim­ple: la úni­ca ma­ne­ra ver­da­de­ra­men­te fun­cio­nal de aca­bar con el pro­ble­ma de la in­mi­gra­ción ile­gal y de los trá­fi­cos ma­fio­sos es le­ga­li­zan­do las dro­gas y abrien­do las fron­te­ras

© De­re­chos mun­dia­les de pren­sa re­ser­va­dos a Edi­cio­nes EL

PAÍS, S.L., 2017.

“La úni­ca ma­ne­ra fun­cio­nal de aca­bar con el pro­ble­ma es le­ga­li­zan­do las dro­gas y abrien­do las fron­te­ras”. MA­RIO VARGAS LLO­SA Es­cri­tor pe­ruano

ILUS­TRA­CIÓN FA­BIÁN RI­VAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.