Trump se mo­de­ra en su gi­ra in­ten­tan­do apar­tar las po­lé­mi­cas

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por HA­SAN TURK*

Su ob­je­ti­vo es pa­sar la pá­gi­na de los ne­xos ru­sos, aun­que Washington no ha­rá lo mis­mo.

Sin lu­gar a du­da Do­nald Trump ha si­do el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano más po­lé­mi­co de las úl­ti­mas dé­ca­das. An­tes de lle­gar a la Ca­sa Blan­ca sus de­cla­ra­cio­nes ya ha­bían co­men­za­do a crear gran preo­cu­pa­ción en Es­ta­dos Uni­dos y en el mun­do en­te­ro. Trump lle­va en el po­der cua­tro me­ses y si­gue sor­pren­dien­do. No hay un día que la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se no ha­ya sa­ca­do una no­ti­cia so­bre sus de­cla­ra­cio­nes, he­chos pú­bli­cos y se­cre­tos, de­ci­sio­nes to­ma­das y sus po­lé­mi­cas.

Fiel a ese es­ti­lo sor­pre­si­vo, ayer, en el se­gun­do día de su gi­ra por Me­dio Orien­te, y a pe­sar de que du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial reite­ra­ba fra­ses co­mo “creo que el is­lam nos odia”, su men­sa­je fue re­con­ci­lia­dor: “ven­go con un men­sa­je de amis­tad, es­pe­ran­za y amor”. No es ca­sua­li­dad, bus­ca con un tono di­plo­má­ti­co avan­zar fue­ra de fron­te­ras de una for­ma en que no lo ha po­di­do ha­cer en Washington.

A la ho­ra de es­co­ger Ara­bia Sau­dí, Is­rael y el Vaticano co­mo su pri­me­ra gi­ra in­ter­na­cio­nal, quie­re de­mos­trar a sus crí­ti­cos y al mun­do en­te­ro que él sí sa­be del sis­te­ma mun­dial, que es un hom­bre de ne­go­cios, prag­má­ti­co, gue­rre­ris­ta y a la vez por­ta­dor de paz, un gran in­ter­lo­cu­tor de gran­des re­li­gio­nes.

En su pri­me­ra gi­ra bus­ca mos­trar que si es ne­ce­sa­rio dar un pa­so atrás – a me­nos en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal­se­rá ca­paz de ha­cer­lo. Por­que Trump siem­pre ha­bía cri­ti­ca­do a Ara­bia Sau­di­ta por ser pa­tro­ci­na­dor eco­nó­mi­co e ideo­ló­gi­co del yiha­dis­mo mun­dial, es­pe­cial­men­te de Al Qae­da y el Es­ta­do Is­lá­mi­co. Pe­ro en su vi­si­ta a es­te país pa­re­ce ol­vi­dar to­do lo que ha­bía di­cho so­bre es­ta na­ción y fir­mó acuer­dos co­mer­cia­les y mi­li­ta­res su­pe­rio­res a 250 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Ayer dio en Riad, la ca­pi­tal sau­dí, una char­la so­bre el Is­lam a la que acu­die­ron 50 di­ri­gen­tes de di­fe­ren­tes paí­ses mu­sul­ma­nes, in­clui­dos per­so­na­jes po­lé­mi­cos co­mo el pre­si­den­te su­da­nés Omar al Bas­hir, juz­ga­do por ge­no­ci­dio en la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia, y el dic­ta­dor egip­cio ge­ne­ral Ab­del­fa­tah al Si­si. En ella de­mos­tró su in­ten­ción de mos­trar­se co­mo un ne­go­cia­dor al pro­po­ner una alian­za in­ter­na­cio­nal con­tra el te­rror: “No he­mos ve­ni­do aquí a dar lec­cio­nes, a de­cir a otros có­mo de­ben vi­vir o a quién orar. Es­ta­mos aquí pa­ra ofre­cer una alian­za so­bre va­lo­res co­mu­nes e in­tere­ses com­par­ti­dos. El ob­je­ti­vo de EE. UU. es la for­ma­ción de una coa­li­ción de na­cio­nes que com­par­tan el ob­je­ti­vo de aplas­tar el te­rro­ris­mo”.

“Los lí­de­res re­li­gio­sos de­ben de­jar me­ri­dia­na­men­te cla­ro que el ca­mino del te­rror sal­va­je no con­du­ce a la glo­ria, sino a una vi­da sin sen­ti­do, cor­ta y a la con­de­na­ción. Los te­rro­ris­tas no de­be­rán en­con­trar nin­gún re­fu­gio”, aña­dió.

Es­toy se­gu­ro que ese dis­cur­so fue pre­pa­ra­do por sus ase­so­res, por­que él no tie­ne un co­no­ci­mien­to am­plio so­bre la fe is­lá­mi­ca pa­ra ha­blar con pro­pie­dad.

Lo que si­gue

Su se­gun­da pa­ra­da va a ser Is­rael, el alia­do prin­ci­pal de Es­ta­dos Uni­dos en la re­gión. Sin lu­gar a du­da, en esa vi­si­ta el pre­si­den­te Do­nald Trump va a re­con­fir­mar su alian­za y com­pro­mi­so con el es­ta­do ju­dío. Pe­ro al man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano le es­pe­ra una reunión com­pli­ca­da con el pre­mier is­rae­lí Ben­ja­min Ne­tan­yahu tras com­par­tir in­for­ma­ción se­cre­ta con el can­ci­ller ru­so ha­ce unas se­ma­nas. Tie­ne que dar una ex­pli­ca­ción de­ta­lla­da y con­vin­cen­te a Ne­tan­yahu pa­ra que él le si­ga cre­yen­do a la ho­ra de com­par­tir da­tos cla­si­fi­ca­dos.

Ade­más los pa­les­ti­nos es­tán es­pe­ran­do —no con tan­ta an­sia— su reunión con el pre­si­den­te Mah­mud Ab­bas. Trump al me­nos se re­trac­tó en su de­ci­sión de tras­la­dar la em­ba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na de Tel Aviv a Jerusalén. Es un ali­vio no so­lo pa­ra los pa­les­ti­nos sino pa­ra las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

La otra gran reunión que ten­drá pre­si­den­te nor­te­ame­ri­ca­na es con el Pa­pa Fran­cis­co. Am­bos lí­de­res han he­cho de­cla­ra­cio­nes crí­ti­cas so­bre el otro, y pa­ra el Pa­pa, Do­nald Trump no es un lí­der idó­neo pa­ra so­lu­cio­nar los gran­des pro­ble­mas y con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les que exis­ten en ca­da re­gión. El úni­co re­sul­ta­do po­si­ti­vo de esa reunión se­rá la con­ver­sa­ción y de­ci­sio­nes que to­ma­rán so­bre la cri­sis en Ve­ne­zue­la. Has­ta aho­ra am­bos lí­de­res han de­mos­tra­do pú­bli­ca­men­te que quie­ren ha­cer al­go pa­ra lo­grar cam­bios.

La úl­ti­ma pa­ra­da de Trump se­rá la reunión de la Otan y G7, don­de ha cri­ti­ca­do la or­ga­ni­za­ción mi­li­tar y ha pues­to en du­da su com­pro­mi­so con el cam­bio cli­má­ti­co. Sin du­da el ne­go­cian­te Trump se va a re­trac­tar de to­do lo que di­jo y va a re­con­fir­mar su res­pon­sa­bi­li­dad en am­bas alian­zas.

La gi­ra de Do­nald Trump no ha­rá ol­vi­dar a los po­lí­ti­cos y jue­ces nor­te­ame­ri­ca­nos sus líos con el FBI, su re­la­ción se­cre­ta y con­fu­sa con Ru­sia. Pue­de que el pre­si­den­te re­gre­se a Washington con acuer­dos fir­ma­dos de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro la jus­ti­cia y la pren­sa no le van a per­do­nar lo que ha he­cho has­ta aho­ra. En 1974, Ri­chard Ni­xon tam­bién hi­zo una gi­ra in­ter­na­cio­nal y dos me­ses des­pués tu­vo que re­nun­ciar la Pre­si­den­cia. ¿La his­to­ria se re­pe­ti­rá?

*Ma­gís­ter en Cien­cia Política de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.