¿Y SI PEN­CE ES EL NUE­VO PRE­SI­DEN­TE DE EE.UU.?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN DA­VID ES­CO­BAR VALENCIA re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

En mi co­lum­na del 19 de di­ciem­bre su­ge­rí al­gu­nas co­sas que po­drían dar­se en el cor­to y me­diano pla­zo en va­rios te­mas, en­tre ellos que el pre­si­den­te Trump no ter­mi­na­se su pe­río­do. En ese mo­men­to pa­re­cía una es­pe­cu­la­ción im­po­si­ble de dar­se, pe­ro a me­di­da que pa­san las se­ma­nas la pro­ba­bi­li­dad de que ello pue­da su­ce­der si­gue cre­cien­do, aun­que no es al­go se­gu­ro.

Va­rios acon­te­ci­mien­tos re­cien­tes co­mo el re­sul­ta­do del Bre­xit, la vic­to­ria del NO en el ple­bis­ci­to en Co­lom­bia, el acon­te­ci­mien­to de­mo­crá­ti­co más im­por­tan­te de la his­to­ria política co­lom­bia­na, y la mis­ma vic­to­ria de Trump en EE. UU., nos han re­cor­da­do que la ba­ja pro­ba­bi­li­dad de ocu­rren­cia no es lo mis­mo que la im­po­si­bi­li­dad. Por tal mo­ti­vo no re­sul­ta inú­til con­si­de­rar un es- ce­na­rio en el que el ac­tual vicepresidente de EE. UU. de­ba asu­mir el pa­pel de su ac­tual je­fe.

Las nu­bes os­cu­ras so­bre va­rios as­pec­tos del to­da­vía cor­to go­bierno Trump no lo­gran des­va­ne­cer­se y por el con­tra­rio ca­da se­ma­na apa­re­ce un asun­to adi­cio­nal que en­som­bre­ce los tor­tuo­sos pri­me­ros me­ses del em­pre­sa­rio pre­si­den­te y ha­cen po­si­ble que vea­mos un jui­cio po­lí­ti­co en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

A di­fe­ren­cia de Pu­tin, pa­ra quien se­ría una gran pér­di­da, ver sa­lir de la Ca­sa Blan­ca al pre­si­den­te Trump no es ex­clu­si­va­men­te el sue­ño del par­ti­do de­mó­cra­ta ni del New York

Ti­mes y el Washington Post, que no di­si­mu­lan su aver­sión al hom­bre de la­bo­rio­sa ca­be­lle­ra. Den­tro del par­ti­do re­pu­bli­cano al­gu­nos en un per­cep­ti­ble si­len­cio desean sa­lir del mi­llo­na­rio ad­ve­ne­di­zo que se­gún ellos es­tá lle­ván­do­los a una de­rro­ta en las elec­cio­nes de Con­gre­so del 2018 y po­nien­do en pe­li­gro la via­bi­li­dad del par­ti­do al ata­car a quie­nes po­drán ser los gru­pos ma­yo­ri­ta­rios de la fu­tu­ra com­po­si­ción de­mo­grá­fi­ca de EE. UU.

Aun­que al­gu­nos con­si­de­ran a Pen­ce más pe­li­gro­so que Trump, por­que ocul­ta de­trás de su ama­ble son­ri­sa sus “re­tró­gra­das con­cep­cio­nes re­li­gio­sas, otros pre­fe­ri­rían ver­lo co­mo pre­si­den­te. Quie­nes lo apre­cian pien­san que es “un “hom­bre bueno y cre­yen­te”, y pa­ra los que lo quie­ren me­nos es un “Rush Lim­baugh des­ca­fei­na­do”. Pe­ro mu­chos de sus co­le­gas lo con­si­de­ran un po­lí­ti­co más con­ven­cio­nal y pre­de­ci­ble, for­ma­do en la ló­gi­ca tra­di­cio­nal y transac­cio­nal de Washington don­de to­do pue­de ne­go­ciar­se y don­de to­dos se abra­zan afec­tuo­sa­men­te pe­ro na­die le da la es­pal­da a na­die por te­mor a ser apu­ña­la­do.

¿En ca­so de ser Pen­ce el nue­vo pre­si­den­te real­men­te ha­bría un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo? Es muy di­fí­cil sa­ber­lo. Si Pen­ce re­sul­ta ser un hom­bre leal a su ac­tual je­fe, una con­di­ción que en política es muy exó­ti­ca, tal vez el li­bre­to que se te­nía, en ca­so de ha­ber exis­ti­do, no cam­bie pro­fun­da­men­te aun­que el es­ce­na­rio y el tono de la obra sea me­nos agre­si­vo y con­fron­ta­cio­nal. Pe­ro si es Pen­ce quien quie­re ayu­dar a bo­rrar el ras­tro de su je­fe, lo po­dría ha­cer de­jan­do su pro­pia mar­ca en la his­to­ria co­mo una fi­gu­ra de tran­si­ción efec­ti­va en­tre el caos y la nor­ma­li­dad pa­ra as­pi­rar a ser re­ele­gi­do en 2020

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.