Me­de­llín, sin sa­bo­res ni sa­be­res

El Colombiano - - TENDENCIAS -

¿Al­guien sa­be qué pa­só con el pro­gra­ma Me­de­llín Sa­bo­res y Sa­be­res? Sí, en la Sub­se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo, ads­cri­ta a la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co, de­ben sa­ber. Di­cen por ahí, por­que ha si­do di­fí­cil la co­mu­ni­ca­ción con la de­pen­den­cia, a me­nos que uno lle­gue has­ta allí, que son trein­ta y cin­co lo­ca­les en la ba­ra­ja ini­cial de la pro­pues­ta. En la san­grien­ta so­cie­dad de las mor­ci­llas di­cen que la idea se­rá mo­ti­var a los lo­ca­les y fo­rá­neos a vi­si­tar las me­sas pai­sas. Di­cen tam­bién en el ca­lien­te mun­do de las so­pas, que es­te pro­gra­ma re­em­pla­zó a Me­de­llín Sí Sa­be, del an­te­rior al­cal­de, el cual pu­bli­có li­bro y ex­hi­bió unas va­llas re­don­das, que si­mu­la­ban pla­tos gi­gan­tes, don­de su­ge­rían ru­tas de co­lo­res: blan­ca pa­ra la are­pa, ama­ri­lla pa­ra las so­pas y azul pa­ra los ma­ris­cos, si mal no re­cuer­do. Di­cen en el pi­can­te mun­di­llo de los ajíes, que aho­ra, Me­de­llín Sa­bo­res y Sa­be­res, de­mar­có unas zo­nas tu­rís­ti­cas de la ciu­dad don­de van a ac­tuar, ¡pe­ro, un mo­men­to!, ¿eso ya no es­ta­ba he­cho por el an­te­rior pro­gra­ma? Di­cen las ma­las y las bue­nas len­guas en sal­sa de vino tin­to, que le apos­ta­rán a los res­tau­ran­tes re­pre­sen­ta­ti­vos. Di­cen los fi­lo­sos cu­chi­llos y pun­tia­gu­dos te­ne­do­res, que vol­ve­rán a ofre­cer cur­sos de ma­ni­pu­la­ción de ali­men­tos y cui­da­dos sa­ni­ta­rios, oja­lá no co­mo en el an­te­rior pro­gra­ma, que en com­pa­ñía de los en­tes que ve­lan por la hi- gie­ne, acom­pa­ña­ron tam­bién con mul­tas a los be­ne­fi­cia­dos, o sea, so­bró pu­ña­la­da ma­rra­ne­ra. Di­cen las chin­chu­rrias y las trom­pas de cer­do, que la idea se­rá pro­mo­ver la he­ren­cia e his­to­ria y man­te­ner vi­vo el an­ces­tro cu­li­na­rio, cu­brien­do ocho zo­nas en la par­te ur­ba­na de Me­de­llín y en los co­rre­gi­mien­tos de San­ta Ele­na y San Cris­tó­bal. Di­cen, en­tre si­llas plás­ti­cas y man­te­les de hu­le, que has­ta aho­ra so­lo se ven unos car­te­les ni­mios, ha­bla­do­res creo que los lla­man, que com­pro­me­ten a los res­tau­ran­tes con el pro­gra­ma. Que la Sub­se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo di­ce que va a ha­cer es­to y lo otro y que ya es­tá to­do lis­to pa­ra arran­car. Arran­có, creo. Me la pa­sé di­cien­do di­cen, por­que eso se di­ce en el me­dio de las co­ci­nas y man­te­les, pe­ro ofi­cial no me ha lle­ga­do na­da. Es­pe­re­mos que el pro­gra­ma Me­de­llín Sa­bo­res y Sa­be­res pros­pe­re, pe­ro, so­bre to­do, que pros­pe­re la co­ci­na de Me­de­llín. Que no mul­ten a los pro­pie­ta­rios, que pro­mue­van la asis­ten­cia a las pla­zas de mer­ca­do, que tien­dan la­zos en­tre los pro­vee­do­res y los res­tau­ra­do­res, que ha­gan ex­cur­sio­nes cu­li­na­rias con el bu­reau de Me­de­llín ha­cia los co­rre­gi­mien­tos y las ve­re­das. Que mo­ti­ven a los res­tau­ran­tes a te­ner ca­fé de los cam­pe­si­nos de La Sie­rra y otras zo­nas ale­da­ñas a la ciu­dad. Oja­lá que es­te pro­gra­ma no nos de­je un sin sa­bor y na­da de sa­ber.

LO­REN­ZO VI­LLE­GAS Periodista @la­vi­lle­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.