¿Es­tá el ré­gi­men de Ma­du­ro al­bor­de de rup­tu­ra?

Son ca­da vez más las vo­ces crí­ti­cas den­tro del cha­vis­mo. Es­te dia­rio abor­da sie­te te­mas en los que se cen­tra hoy la aten­ción de los ac­to­res po­lí­ti­cos.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por DA­NIEL ARMIROLA R.

An­te un go­bierno sin ce­re­bro, es­tá cla­ro quién di­rá el ja­que ma­te en ese drama”, lo que pa­re­ce una sen­ten­cia de al­gún lí­der opo­si­tor co­mo Ca­pri­les, Bor­ges o Re­que­sens, sor­pre­si­va­men­te pro­vie­ne de quie­nes des­de un prin­ci­pio apo­ya­ron la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na im­pul­sa­da por Hu­go Chá­vez. Más exac­ta­men­te, quien pro­fi­rió esas palabras con­tra el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro fue uno de los prin­ci­pa­les ideó­lo­gos del cha­vis­mo, Heinz Die­te­rich.

“¿Cuán­to les du­ra­rá a Ma­du­ro y (Vla­di­mir) Pa­drino Ló­pez su sue­ño, de po­der sus­ti­tuir al pue­blo por las ba­yo­ne­tas?”, pre­gun­ta el so­ció­lo­go ale­mán ra­di­ca­do en Mé­xi­co, el mis­mo en crear el con­cep­to de “So­cia­lis­mo del si­glo XXI” (ver ra­dio­gra­fía). Su co­lum­na, pu­bli­ca­da el sá­ba­do 13 de ma­yo por el por­tal di­gi­tal ve­ne­zo­lano El Es­tí­mu­lo, se su­mó a las ya reite­ra­das crí­ti­cas de co­no­ci­dos cha­vis­tas con­tra las po­lí­ti­cas del ac­tual go­bierno.

¿Es es­te otro in­di­cio de que el ré­gi­men de Ma­du­ro se pue­de des­mo­ro­nar des­de el in­te­rior? En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, dis­tin­tos ex­per­tos se mos­tra­ron es­cép­ti­cos.

“Ese di­sen­so den­tro del cha­vis­mo ha pa­sa­do por de­ba­jo de la me­sa. No se le da im­por­tan­cia por­que se tra­ta, de mo­men­to, de fi­su­ras se­cun­da­rias o pe­ri­fé­ri­cas en él, a ex­cep­ción de la fis­cal Lui­sa Or­te­ga, que es de pri­mer ni­vel. De mo­men­to nin­gu­na de las crí­ti­cas pre­fi­gu­ra la op­ción de una rup­tu­ra más fuer­te”, afir­mó Nelly Are­nas, do­cen­te de cien­cias po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la.

Je­sús Cas­ti­llo Mo­lle­da, po­li­tó­lo­go y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad del Zu­lia, coin­ci­dió: “Ya se han pro­nun­cia­do va­rias vo­ces di­si­den­tes an­te las po­lí­ti­cas de lo que ya lla­man el ‘ma­du­ris­mo’. Pe­ro el go­bierno man­tie­ne fuer­zas lea­les, que ve su­fi­cien­tes pa­ra con­tro­lar las ins­ti­tu­cio­nes. Las vo­ces crí­ti­cas, por su par­te, se man­tie­nen muy ais­la­das”.

Me­ses de rup­tu­ra

El 31 de mar­zo, tras un día del fa­llo del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) de asu­mir las fun­cio­nes de la Asam­blea Na­cio­nal, la fis­cal ge­ne­ral de Ve­ne­zue­la, Lui­sa Or­te­ga Díaz, se dis­tan­ció de las ac­cio­nes del cha­vis­mo: “La sen­ten­cia es una rup­tu­ra del or­den cons­ti­tu­cio­nal. Lla­ma­mos a re­fle- xión pa­ra que se to­men ca­mi­nos de­mo­crá­ti­cos, res­pe­tan­do las di­fe­ren­cias”.

La de­ci­sión del TSJ no so­lo des­per­tó crí­ti­cas in­ter­nas, sino que mo­vi­li­zó al país a un pe­rio­do de mar­chas que aún hoy, tras más de un mes y me­dio, con­ti­núa. La reac­ción re­pre­si­va del ré­gi­men ya de­ja 60 muer­tos y, so­bre ese asun­to, sur­gió una nue­va fi­su­ra el 27 de abril.

“Con­deno la bru­tal re­pre­sión por par­te de los cuer­pos de se­gu­ri­dad, de la cual fui víc­ti­ma el día de hoy, co­mo tam­bién lo fue Juan Pa­blo Per­na­le­te, a quien le qui­ta­ron la vi­da de­bi­do al te­rri­ble e in­hu­mano uso de los ga­ses la­cri­mó­ge­nos, lue­go de que su­frie­ra un im­pac­to en el pe­cho. Pu­de ha­ber si­do yo”, afir­mó Yi­bram Saab, hi­jo del De­fen­sor del Pue­blo, Ta­rek Wi­lliam Saab, en un vi­deo en re­des.

El 1 de ma­yo, mis­mo día en que Ma­du­ro anun­ció su ini­cia­ti­va de con­vo­car a una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te “co­mu­nal”, otra voz crí­ti­ca se oyó al in­te­rior de la iz­quier­da. Nic­mer Evans, di­ri­gen­te de Ma­rea So­cia­lis­ta, afir­mó que “aho­ra se sus­pen­de to­do el Es­ta­do de De­re­cho y se ini­cia un pe­rio­do dic­ta­to­rial. Es un gol­pe con­tra la Cons­ti­tu­ción pro­mo­vi­da por Chá­vez, la muer­te del pro­yec­to cha­vis­ta des­de el go­bierno”.

Die­te­rich se su­mó a las crí­ti­cas por ese mo­ti­vo; lo que con­si­de­ra una con­vo­ca­to­ria a “la en­te­le­quia” y “en­gen­dro au­to­des­truc­ti­vo” de Cons­ti­tu­yen­te.

Aún así, ex­per­tos con­si­de­ran que el go­bierno se se­gui­rá ator­ni­llan­do en el po­der me­dian­te su con­trol de las ins­ti­tu­cio­nes. Con un ma­les­tar in­terno aún dé­bil y dis­per­so en el Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la (Psuv), y en la Fuer­za Ar­ma­da Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na (Fanb); con la opo­si­ción cum­plien­do más de mes y me­dio de pro­tes­tas en las ca­lles y en­fren­tan­do el ries­go de que su es­tra­te­gia se des­gas­te; y con 60 muer­tes de­bi­das a la re­pre­sión cha­vis­ta, los es­ce­na­rios que po­drían pro­pi­ciar ma­yo­res frac­tu­ras in­ter­nas den­tro del ré­gi­men, aun­que aún le­ja­nos, son re­pa­sa­dos por EL CO­LOM­BIANO

1. CHA­VIS­TAS SE DISTANCIAN DEL RÉ­GI­MEN DE NI­CO­LÁS MA­DU­RO

A Or­te­ga Díaz, Die­te­rich, Evans y Saab se su­ma el dipu­tado iz­quier­dis­ta Eus­to­quio Con­tre­ras, quien en su Twitter ha reite­ra­do que la con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te “trae­rá co­mo con­se­cuen­cia sus­ti­tuir la Cons­ti­tu­ción bo­li­va­ria­na del 99 por otra. No­so­tros va­mos a de­fen­der­la”. Con­tre­ras pro­po­ne la rea­li­za­ción de elec­cio­nes re­gio­na­les ya que, en ca­so con­tra­rio, el cha­vis­mo “le po­ne en ban­de­ja de pla­ta a la opo­si­ción sa­ciar los ape­ti­tos que tie­ne de aca­bar con la obra de Chá­vez”. Con to­do y que ca­da vez más cha­vis­tas dis­tan­cián­do­se de Ma­du­ro, los ex­per­tos man­tie­nen su con­cep­to de unas “frac­tu­ras de­ma­sia­do pe­ri­fé­ri­cas pa­ra afec­tar el apo­yo in­terno que tie­ne el go­bierno en las fi­las del Psuv. Nin­gún crí­ti­co ha lo­gra­do mos­trar pú­bli­ca­men­te un apo­yo mul­ti­tu­di­na­rio”.

2. EL MAN­DA­TA­RIO AÚN SE AFE­RRA A LA LÍ­NEA DU­RA DEL PSUV PA­RA MAN­TE­NER CON­TROL

Vien­do que gran par­te de es­te li­ge­ro pe­ro cre­cien­te di­sen­so pro­vie­ne de la idea de que no se de­be trai­cio­nar el le­ga­do de Chá­vez en­car­na­do en la Cons­ti­tu­ción del 99, ¿sig­ni­fi­ca eso que Ma­du­ro se apo­ya en ba­ses nue­vas? Ex­per­tos di­fie­ren de esa idea. “Ma­du­ro ha to­ma­do al­gu­nas de­ci­sio­nes con­tra­rias a lo que se con­si­de­ra el le­ga­do de Chá­vez. Sus nom­bra­mien­tos han si­do de per­so­nas “lea­les” a él. Dios­da­do Ca­be­llo, por su par­te, no tie­ne otra que se­guir ahí, por­que si no ter­mi­na des­trui­do. El apo­yo de Ma­du­ro en el Psuv se ba­sa ade­más en fac­to­res co­mo los 275 alcaldes y 20 go­ber­na­do­res cha­vis­tas que hay en to­do el país, quie­nes no se han pro­nun­cia­do con­tra él en nin­gún mo­men­to, afir­ma Cas­ti­llo.

3. EL APO­YO DE LAS FUER­ZAS AR­MA­DAS ES CA­DA VEZ MÁS UN IN­TE­RRO­GAN­TE

Si bien la opo­si­ción, en­car­na­da en la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD), lle­va me­ses ha­cien­do lla­ma­dos a la Fuer­za Ar­ma­da Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na (Fanb) pa­ra que res­pe­ten el cum­pli­mien­to de la Cons­ti­tu­ción del 99 y más aún pa­ra que no ti­ra­ni­cen a su pue­blo, de mo­men­to el go­bierno si­gue ga­nan­do el pul­so del apo­yo mi­li­tar. “Ma­du­ro cuen­ta con el res­pal­do de la Fanb, en­car­na­do en el mi­nis­te­rio de De­fen­sa de Pa­drino Ló­pez. El es­ta­men­to mi­li­tar ha man­te­ni­do de mo­men­to esa leal­tad”, con­si­de­ró Cas­ti­llo. Ese pun­to jue­ga a fa­vor del ré­gi­men por aho­ra y tam­po­co se pre­vé que ten­ga cam­bios al me­diano pla­zo. Are­nas con­si­de­ra que “se ha­bla de un cre­cien­te ma­les­tar que va has­ta los man­dos me­dios, pe­ro en cual­quier ca­so no hay en las Fanb un li­de­raz­go que pue­da ex­pre­sar y aglu­ti­nar ese des­con­ten­to, que se man­tie­ne dis­per­so”.

4. ES­TRA­TE­GIA DE LA MUD NO PUE­DE SER OTRA QUE MAR­CHAR, PE­RO HAY DES­GAS­TE

La es­tra­te­gia ac­tual de la opo­si­ción se ba­sa fun­da­men­tal­men­te en una agen­da de ca­lle ge­ne­ra­li­za­da, que no dis­tin­gue ciu­da­des o te­rri­to­rios y que no pa­re­ce te­ner un plan al­ter­na­ti­vo. En­tre­tan­to, más de un mes y me­dio de mar­chas de­jan ya 60 muer­tos y se co­rre el ries­go de que la es­tra­te­gia pier­da ím­pe­tu. Se­gún la pro­fe­so­ra Nelly Are­nas de la UCV, la MUD no tie­ne ma­yo­res op­cio­nes: “La opo­si­ción p’ue­de ha­cer otra co­sa que man­te­ner­se en la ca­lle, y lo que me preo­cu­pa de eso es el cos­to en vi­das que se es­tán per­dien­do ca­si to­dos los días. Ha­bría que re­pen­sar la uti­li­dad de esa per­ma­nen­cia en la ca­lle, por­que se co­rre el ries­go de que la gen­te se can­se de mar­char”. Cas­ti­llo Mo­lle­da coin­ci­de en el sen­ti­do en que “so­lo con mar­chas la MUD no po­drá tum­bar al go­bierno, por­que co­mo en 2001 y 2014 la gen­te se va a can­sar”.

5. PRE­SIÓN EX­TER­NA ES OTRA ARIS­TA DE LA TÁC­TI­CA PA­RA CAM­BIOS EN EL PAÍS

Qui­zá el fac­tor que más le ha fun­cio­na­do a la opo­si­ción en su es­tra­te­gia pa­ra pre­sio­nar al ré­gi­men por los cam­bios en Ve­ne­zue­la es el acom­pa­ña­mien­to in­ter­na­cio­nal que ha lo­gra­do. ¿In­flui­rá de aquí en ade­lan­te? Pa­ra Are­nas “se tra­ta de una he­rra­mien­ta cru­cial de la MUD, en la que se es­tá vien­do una con­de­na cre­cien­te con­tra el ré­gi­men. Yo creo que ese fac­tor siem­pre ten­drá re­le­van­cia has­ta que aquí se pro­duz­ca una sa­li­da y es ca­da vez más pre­cia­do por la opo­si­ción”. Ronal Ro­drí­guez in­ves­ti­ga­dor del Ob­ser­va­to­rio de Ve­ne­zue­la de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, afir­mó con an­te­rio­ri­dad que “la aris­ta in­ter­na­cio­nal es uno de los ma­yo­res triun­fos que ha co­se­cha­do la MUD has­ta aho­ra. Su avan­ce ha si­do cam­biar la per­cep­ción que se te­nía del cha­vis­mo en el glo­bo. Lo­gró pro­bar que res­trin­ge la de­mo­cra­cia, lo­gró des­en­mas­ca­rar al ré­gi­men mun­dial­men­te”.

6. ECO­NO­MÍA ES LA CLA­VE DE LA SUER­TE QUE TEN­DRÁ EL RÉ­GI­MEN A FU­TU­RO

Pa­ra el in­de­pen­dien­te Cas­ti­llo y pa­ra la di­si­den­te Are­nas, la eco­no­mía es la es­pa­da de Da­mo­cles so­bre Ma­du­ro. Si bien ya se evi­den­cia des­gas­te en las mar­chas opo­si­to­ras, la in­ca­pa­ci­dad o no del go­bierno pa­ra re­sol­ver la cri­sis eco­nó­mi­ca se­rá cru­cial pa­ra sa­ber si el ma­les­tar de los ve­ne­zo­la­nos ob­tie­ne un com­bus­ti­ble inago­ta­ble en sus bol­si­llos va­cíos y lle­ga, por tan­to, a un pun­to de no re­torno, es de­cir a for­zar un cam­bio de go­bierno. Ta­reck El Ais­sa­mi re­pi­te que “el pre­si­den­te es­tá con­cen­tra­do en lo eco­nó­mi­co”. Pe­ro no se ven avan­ces. “Los pre­cios suben a to­da ho­ra y nin­gún sa­la­rio pue­de man­te­ner a una fa­mi­lia. Eso sí po­dría ser de­ter­mi­nan­te, por­que so­lo con mar­chas no se tum­ba a un go­bierno que se afe­rra a las ins­ti­tu­cio­nes. Si el cha­vis­mo no rec­ti­fi­ca su es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca, ten­drá ca­da vez ma­yo­res pro­ble­mas”, di­jo Cas­ti­llo.

7. APLA­ZAR CO­MI­CIOS, EL ERROR FUN­DA­MEN­TAL DEL RÉ­GI­MEN AN­TE EL PUE­BLO

El caos ac­tual se vio ges­ta­do en gran par­te por los erro­res de au­to­ri­ta­ris­mo que co­me­tió el ré­gi­men de Ma­du­ro, que du­ran­te el año 2016 se hi­zo el de la vis­ta gor­da fren­te a la rea­li­za­ción de dos pro­ce­sos elec­to­ra­les que aun­que le hu­bie­ran qui­ta­do par­te de su con­trol de las ins­ti­tu­cio­nes —con 80 % de los ve­ne­zo­la­nos pi­dien­do cam­bio—, por lo me­nos hu­bie­ran evi­ta­do los dis­tur­bios de la ac­tua­li­dad: el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio y/o por lo me­nos las elec­cio­nes re­gio­na­les. Miguel Án­gel Ro­mán, pe­rio­dis­ta y con­duc­tor del pro­gra­ma Ca­fé y No­ti­cias, afir­mó que “esas cre­cien­tes fi­su­ras den­tro del cha­vis­mo son en par­te mo­ti­va­das por esos erro­res. Al­gu­nos se die­ron cuen­ta que Ma­du­ro no de­be po­ner mu­ros fren­te a los pro­ce­sos elec­to­ra­les, me­nos si ya no se tie­ne apo­yo po­pu­lar”.

ILUS­TRA­CIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.