HA­CER PIS­TO­LA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN DA­VID RA­MÍ­REZ CO­RREA juan­da­ra­mi­rez@gmail.com

Sue­na bas­tan­te du­ro: “plan pis­to­la”. Esa es la nue­va ten­den­cia: ma­tar po­li­cías a que­ma­rro­pa, de so­pe­tón, re­mem­bran­do aque­lla épo­ca en la que Pa­blo

Es­co­bar mo­ne­ti­za­ba la ca­be­za de los po­li­cías. En otras palabras, es­ta­mos ha­blan­do de te­rro­ris­mo pu­ro y du­ro.

Se­ma­na.com pu­bli­có ha­ce po­co un vi­deo que mues­tra dra­má­ti­ca­men­te lo que pa­sa. Puer­to Wil­ches, San­tan­der, un hom­bre a me­nos de dos me­tros de una pa­re­ja de po­li­cías, em­pu­ña un re­vól­ver y les dis­pa­ra por la es­pal­da, de­ján­do­los mal­he­ri­dos. Fue un ata­que del lla­ma­do Clan del Gol­fo, que tris­te­men­te ope­ra en to­do el país y tra­ta co­mo león pe­lea­dor sin ley de mos­trar dien­tes a pun­ta de ban­do­le­ris­mo en las re­gio­nes. Tris­te­men­te, lo es­tán lo­gran­do con los ase­si­na­tos de po­li­cías.

¿Por qué lo ha­cen? La pre­gun­ta tie­ne dos res­pues­tas. Pa­ra en­ten­der la pri­me­ra res- pues­ta pón­gan­se el som­bre­ro de la inocen­cia: se­gún el Go­bierno, to­do es con­se­cuen­cia de los gol­pes que la fuer­za pú­bli­ca les ha da­do. Mu­cho can­dor, cree­ría. Aho­ra, pa­ra la se­gun­da, pón­ga­se el som­bre­ro crí­ti­co, co­mo de per­so­na se­su­da: sin im­por­tar si na­ce una nue­va gue­rra, los pi­llos so­lo quie­ren do­mi­nar en esos 281 mu­ni­ci­pios don­de las Farc ha­cían de las su­yas, pa­ra apo­de­rar­se de ne­go­cios ile­ga­les bas­tan­te lu­cra­ti­vos co­mo la siem­bra y pro­ce­sa­mien­to de co­ca, la mi­ne­ría ile­gal, la eco­no­mía de ex­tor­sión y el con­tra­ban­do, en­tre otros.

Con­mo­cio­na, en­ton­ces, la po­ca preo­cu­pa­ción por par­te de quie­nes de­ben to­mar la sar­tén por el man­go. Pa­re­cie­ra un asun­to se­cun­da­rio, que no re­vis­te la gra­ve­dad del ca­so y que no pa­sa­rá de ser un ac­to de­ses­pe­ra­do. Me­jor di­cho, re­za­gui­llos del con­flic­to, que cuan­do se su­peren de­ja­rán ver el Co­lom-

bia Pa­ra­di­se que nos es­pe­ra.

De he­cho, que­da uno co­mo des­con­cer­ta­do cuan­do el di­rec­tor de la Po­li­cía Na­cio­nal, ge­ne­ral Jor­ge Her­nan­do

Nie­to Ro­jas, in­si­núa que el pro­ble­ma ra­di­ca en que sus hom­bres no se cui­dan, por­que se les ha ad­ver­ti­do que en al­gu­nos mo­men­tos no de­be­rían sa­lir a pa­tru­llar las ca­lles.

Co­mo quien di­ce: es­tán dan­do pa­pa­ya. En­ton­ces, ¿los po­li­cías en la ca­sas y cuar­te­les y los pi­llos en las ca­lles? Co­mo ra­ro, ¿no? Eso, sin más ni me- nos, po­ne a nues­tra fuer­za pú­bli­ca en una di­ná­mi­ca ver­gon­zo­sa, en la cual la au­to­ri­dad que­da­rá su­bor­di­na­da al en­va­len­to­ne de los cri­mi­na­les.

En es­te mo­men­to, que es in­ne­ga­ble ha­blar de lo que se vie­ne pa­ra el país, una si­tua­ción de es­tas pue­de echar al tras­te el lla­ma­do pos­con­flic­to y al­bo­ro­tar de nue­vo ese gen de la ile­ga­li­dad y la vio­len­cia, que tan­to da­ño le ha he­cho a la tie­rra del Sa­gra­do Co­ra­zón.

Ne­ce­si­ta­mos con­tun­den­cia fren­te a los bro­tes vio­len­tos a ver si se de­mues­tra con al­go de au­to­ri­dad, que es­ta ori­lla es la úni­ca op­ción an­te los de­lin­cuen­tes. Esa, qui­zá sea la me­jor for­ma pa­ra que el Es­ta­do le­van­te su de­do anu­lar y les ha­ga pis­to­la a los pi­llos que bus­can el po­der pa­ra ha­cer lo que les dé la ga­na

Con­mo­cio­na, en­ton­ces, la po­ca preo­cu­pa­ción por par­te de quie­nes de­ben to­mar la sar­tén por el man­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.