MO­DE­RA­CIÓN ECUA­TO­RIA­NA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DA­VID E. SAN­TOS GÓ­MEZ da­vid­san­tos82@hot­mail.com

Le­nín Mo­reno ga­nó en abril unas ajus­ta­das elec­cio­nes pre­si­den­cia­les ecua­to­ria­nas con el dis­cur­so de la con­ti­nui­dad. Co­mo vi­ce­pre­si­den­te de Ra­fael

Co­rrea lo­gró con­ven­cer a su pue­blo de la ne­ce­si­dad de se­guir una sen­da so­cia­lis­ta, aun­que acla­ró, ca­da vez que pu­do, que no se­ría una ma­rio­ne­ta del pre­si­den­te sa­lien­te. De­be de­mos­trar­lo con fuer­za, a par­tir de ma­ña­na, cuan­do to­me las rien­das de Ca­ron­de­let.

Hay tres fac­to­res fun­da­men­ta­les pa­ra que el nue­vo pre­si­den­te ecua­to­riano bus­que una sen­da pro­pia, aun­que man­ten­ga ele­men­tos de la vie­ja doc­tri­na.

El pri­me­ro de ellos es el des­gas­te de un es­ti­lo que di­ri­gió Ecua­dor por una dé­ca­da, con in­men­sos lo­gros, pe­ro preo­cu­pan­tes re­pa­ros por su con­fron­ta­ción y au­to­ri­ta­ris­mo. El nue­vo go­ber­nan­te re­co­no­ce que la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca que brin­dó Co­rrea, lue­go de un aza­ro­so ini­cio del si­glo XXI, tam­bién fa­ci­li­tó una di­vi­sión po­lí­ti­ca que le pue­de di­fi­cul­tar su no­va­to go­bierno.

El se­gun­do ele­men­to a te­ner en cuen­ta es que la es­ca­sa di­fe­ren­cia que le per­mi­tió a Mo­reno ven­cer al po­lí­ti­co de cen­tro de­re­cha Gui­ller­mo Las­so, evi­den­cia una rup­tu­ra ciu­da­da­na por mi­ta­des por­cen­tua­les que se pue­de des­ba­lan­cear rá­pi­da­men­te si el nue­vo pre­si­den­te no bus­ca acer­ca­mien­tos con sec­to­res que an­tes fue­ron des­pre­cia­dos por Co­rrea.

Por úl­ti­mo, y qui­zá con ma­yor pe­so en el ejer­ci­cio po­lí­ti­co in­me­dia­to, es­tá la di­fi­cul­tad que en­fren­ta­rá Mo­reno con un le­gis­la­ti­vo de ma­yo­ría li­mi­ta­da que re­quie­re un ur­gen­te ejer­ci­cio de ca­bil­deo pa­ra en­con­trar la apro­ba­ción de sus po­lí­ti­cas, más aún si man­tie­ne el ape­lli­do de con­ti­nuis­ta.

Con es­te pa­no­ra­ma de ne­ce­si­da­des ma­ni­fies­tas, y an­te la apues­ta al diá­lo­go con sec­to­res de de­re­cha que anun­ció Mo­reno, es pro­ba­ble que en po­co tiem­po vea­mos en Ecua­dor un nue­vo es­ti­lo de go­bierno que no cai­ga bien a los ofi­cia­lis­tas ra­di­ca­les que de­jan el po­der.

In­clu­so, más tem­prano de lo usual, po­dría­mos es­cu­char los dis­cur­sos in­con­for­mes de Ra­fael

Co­rrea con­tra su pu­pi­lo por el des­cui­do de la Re­vo­lu­ción Ciu­da­da­na o la des­pro­li­ji­dad en el ma­ne­jo de la he­ren­cia.

La his­to­ria de la úl­ti­ma dé­ca­da y me­dia de Amé­ri­ca La­ti­na nos de­mues­tra lo di­fí­cil que re­sul­ta ser el su­ce­sor de un hom­bre fuer­te y la pe­sa­da car­ga que las­tra a aque­llos cu­yo triun­fo se de­be más a ter­ce­ros que a sus pro­pios mé­ri­tos. Es un fan­tas­ma con el que Mo­reno se ve­rá la ca­ra cuan­do gi­re la es­qui­na ■

Es pro­ba­ble que en po­co tiem­po vea­mos en Ecua­dor un nue­vo es­ti­lo de go­bierno que no cai­ga bien a los ofi­cia­lis­tas ra­di­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.