Lu­pa a ame­na­zas des­de in­ter­net

En Co­lom­bia se dic­tó la pri­me­ra con­de­na por in­ti­mi­da­cio­nes a tra­vés de co­rreo elec­tró­ni­co. Abre la puer­ta al con­trol del vas­to cam­po de re­des so­cia­les.

El Colombiano - - PORTADA - Por JU­LIÁN AMOROCHO BE­CE­RRA

La dis­cu­sión se cen­tra en có­mo se di­fe­ren­cia una ame­na­za de una “me­ti­da de pa­ta”.

Los cua­tro años y dos me­ses de cárcel que de­be­rá pa­gar Die­go Ale­xan­der Cés­pe­des Moreno por ame­na­zar por co­rreo elec­tró­ni­co a 18 lí­de­res so­cia­les abren a la mi­ra de la jus­ti­cia los men­sa­jes en in­ter­net, un cam­po en el que los colombianos han pro­ba­do que po­co sa­ben de me­dir­se con las pa­la­bras.

Se tra­ta de la pri­me­ra con­de­na dic­ta­da en Co­lom­bia por esta con­duc­ta y pa­ra la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal de la Po­li­cía, que re­por­tó la sen­ten­cia, sig­ni­fi­ca “un logro im­por­tan­te pa­ra la ac­ti­vi­dad ju­di­cial que rea­li­za el ser­vi­cio de in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal y un pre­ce­den­te pro­po­si­ti­vo pa­ra la prevención y pro­tec­ción de gru­pos de­fen­so­res de De­re­chos Hu­ma­nos”.

Sin em­bar­go, exis­ten efec­tos más pro­fun­dos en lo dic­ta­do por el juzgado 45 Pe­nal de Cir­cui­to de Co­no­ci­mien­to de Bo­go­tá, pues a diario, las re­des so­cia­les son es­ce­na­rio de acu­sa­cio­nes e im­pro­pe­rios, es­pe­cial­men­te en lo re­la­cio­na­do a co­rrien­tes po­lí­ti­cas.

¿Po­dría abrir esta sen­ten­cia una ‘ca­ce­ría de bru­jas’ por to­do in­ter­net?

Pa­ra Fran­cis­co Ber­na­te, abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho pe­nal, la res­pues­ta es no, pues no to­do lo que se di­cen las per­so­nas en re­des so­cia­les da pa­ra ini­ciar un pro­ce­so pe­nal que ter­mi­ne con la pri­sión.

Des­pués de to­do, no se tra­ta de con­de­nas que sa­len de un día pa­ra otro. Pa­ra el ca­so del mis­mo Cés­pe­des Moreno, el hom­bre fue de­te­ni­do e impu­tado ha­ce ca­si dos años, en junio de 2015.

Ber­na­te ex­pli­ca que es muy di­fí­cil com­pro­bar que di­chas ame­na­zas re­pre­sen­tan un ries­go, pues “se pre­ci­san prue­bas téc­ni­cas en la que se de­ben pa­gar ex­per­tos”.

Sin em­bar­go, pa­ra Car­los Cor­tés, con­sul­tor en re­gu­la­ción de in­ter­net, esta co­yun­tu­ra de­be abrir la dis­cu­sión so­bre la di­fe­ren­cia en­tre las ame­na­zas y las ex­pre­sio­nes que, aún si con­tie­nen una ofen­sa o una in­ju­ria, no de­ben dar ca­bi­da pa­ra la in­ves­ti­ga­ción pe­nal.

“Evi­den­te­men­te hay to­da una res­pon­sa­bi­li­dad en la jus­ti­cia pa­ra tra­tar de po­ner en su jus­ta pro­por­ción lo que pa­sa”, ase­gu­ró Cor­tes, pues ex- pli­có que “po­de­mos ver una lí­nea di­vi­so­ria en­tre lo que es una con­duc­ta punible fren­te a lo que no de­be pa­sar de la con­de­na so­cial”.

Un ca­so que pue­de evi­den­ciar lo expuesto por am­bos ex­per­tos es el de Ni­co­lás Cas­tro, un jo­ven bo­go­tano que en di­ciem­bre de 2009 fue cap­tu­ra­do por la Po­li­cía, con ayu­da del FBI, por crear un gru­po de Fa­ce­book lla­ma­do Me com­pro­me­to a ma­tar a Je­ró­ni­mo Uri­be, hi­jo de Ál­va­ro Uri­be.

En cua­tro me­ses en los que Cas­tro es­tu­vo pre­so en la Cárcel La Pi­co­ta, su de­fen­sa ale­gó que el jo­ven no re­ves­tía nin­gún pe­li­gro pa­ra el hi­jo del en­ton­ces pre­si­den­te y que to­do el ca­so no iba más allá de un exa­brup­to de un es­tu­dian­te am­pa­ra­do ba­jo un seu­dó­ni­mo.

Fi­nal­men­te, un juez de­ci­dió que las prue­bas pre­sen­ta­das por la Fiscalía no da­ban a lu­gar y ter­mi­nó por li­be­rar al acu­sa­do.

El pro­ce­so de Cés­pe­des Moreno guar­da cier­tas si­mi­li­tu­des con el de Cas­tro, pues la Fiscalía lo acu­só por en­viar men­sa­jes in­ti­mi­dan­tes al lí­der so­cial Jai­me Cai­ce­do Tu­rria­go, ad­jun­tan­do un pan­fle­to fir­ma­do por “Los Ras­tro­jos Co­man­dos Ur­ba­nos” en el que apa­ren­te­men­te ofre­cían re­com­pen­sas en di­ne­ro por aten­tar con­tra la vi­da de otros dirigentes de los mo­vi­mien­tos Mar­cha Pa­trió­ti­ca y Unión Pa­trió­ti­ca.

La di­fe­ren­cia en am­bos ca­sos ra­di­có en el pro­ce­so que se sur­tió pa­ra di­fe­ren­ciar en dón­de exis­tía un ver­da­de­ro ries­go.

En ese or­den de ideas, más allá de la sen­ten­cia, la ver­da­de­ra res­pon­sa­bi­li­dad la tie­ne la jus­ti­cia co­lom­bia­na, que “tie­ne la car­ga de me­jo­rar ca­da día más en la bús­que­da de in­for­ma­ción, evi­den­cias y ma­te­rial pro­ba­to­rio”, sos­tu­vo Ós­car Sie­rra, ex­per­to en de­re­cho pe­nal y cien­cias cri­mi­no­ló­gi­cas.

Por ello, fue en­fá­ti­co en que la Fiscalía de­be vol­ver­se “mas ágil y cien­tí­fi­ca” en un con­tex­to ac­tual, en el que la for­ma de co­me­ter de­li­tos sue­le ir de la mano con las nue­vas tec­no­lo­gías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.