Mu­je­res: a denunciar el mal­tra­to

Abo­ga­dos y de­fen­so­res de los de­re­chos de las mu­je­res di­cen que el ape­go sen­ti­men­tal y la cul­tu­ra tam­bién lle­van a las agre­di­das a ca­llar.

El Colombiano - - PORTADA - RO­DRI­GO MAR­TÍ­NEZ ARAN­GO

Las ci­fras no son alen­ta­do­ras y continúa la vio­len­cia. Ya sea por una re­la­ción sen­ti­men­tal o por re­vic­ti­mi­za­ción, ellas no ha­blan. Acá, el re­gis­tro de agre­sio­nes en la ciu­dad es­te año.

El ape­go sen­ti­men­tal, la cul­tu­ra, las creen­cias y la re­vic­ti­mi­za­ción por par­te de al­gu­nas au­to­ri­da­des son las cau­sas más co­mu­nes pa­ra que mu­chas mu­je­res no de­nun­cien cuan­do son ob­je­to de agre­sio­nes.

La abo­ga­da Pa­tri­cia Mar­tí­nez, coor­di­na­do­ra de la Me­sa de Erra­di­ca­ción de la Vio­len­cia con­tra las Mu­je­res, de la Se­cre­ta­ría de las Mu­je­res de An­tio­quia, re­cor­dó que, en nues­tro me­dio, la so­cie­dad res­pon­sa­bi­li­za a la mu­jer de lo que pa­sa en la pa­re­ja.

Anotó que en su pro­fe­sión ha co­no­ci­do ca­sos co­mo el de una mu­jer a la que el hom­bre le lan­zó áci­do en la ca­ra y su hi­ja ma­yor la lla­mó pa­ra que no de­nun­cia­ra, por­que al pa­dre lo me­te­rían a la cárcel por cul­pa de ella. “Por si­tua­cio­nes co­mo esta, la es­po­sa pien­sa en que se tie­ne que sa­cri­fi­car, que tie­ne que dar­le otra opor­tu­ni­dad al agre­sor o que se tie­ne que re­sig­nar”.

Po­co vi­si­bles

Pa­tri­cia Mar­tí­nez di­jo que tam­bién hay otras vio­len­cias in­vi­si­bles, has­ta pa­ra la víc­ti­ma, co­mo la si­co­ló­gi­ca y la eco­nó­mi­ca.

Pu­so co­mo ejem­plo los ca­sos en los que el hom­bre ad­mi­nis­tra los re­cur­sos del ho-

gar, así sean pro­pie­dad de la es­po­sa, y se apro­ve­cha de esa si­tua­ción pa­ra agre­dir­la o do­mi­nar­la de al­gu­na ma­ne­ra.

Otro as­pec­to que in­flu­ye en el si­len­cio fe­me­nino es que, en oca­sio­nes, “la mu­jer es­tá acos­tum­bra­da a po­ner­se de úl­ti­ma y con­si­de­ra que pri­me­ro es­tá la es­ta­bi­li­dad de los hi­jos y lue­go la del com­pa­ñe­ro, así sea un agre­sor”, anotó.

Re­co­no­ció que por la fal­ta de de­nun­cias, en las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les hay un su­bre­gis­tro y las ci­fras de agre­sio­nes a mu­je­res pue­den su­pe­rar­las en el do­ble y no son con­fia­bles, por­que en Co­lom­bia no hay un sistema úni­co de re­gis­tro.

Aña­dió que en Me­de­llín con el Icon­tec hi­cie­ron un es­tu­dio en el que se die­ron cuen­ta que de las mu­je­res que iban a denunciar a Fiscalía y las en­via­ban a Me­di­ci­na Le­gal a con­fir­mar la agre­sión, so­lo iba el 30 %.

Otras ci­fras que in­di­can la mag­ni­tud de esta pro­ble­má­ti­ca en el país, di­jo, son las da­das a co­no­cer por la En­cues­ta Na­cio­nal de De­mo­gra­fía y Salud, de Pro­fa­mi­lia, he­cha en 2015, que re­ve­ló que el 31.9 % de mu­je­res co­lom­bia­nas, que han vi­vi­do en pa­re­ja, han si­do víc­ti­mas de agre­sio­nes de su com­pa­ñe­ro.

Las ins­ti­tu­cio­nes

La pro­fe­sio­nal ad­vir­tió que otra cau­sa de gran in­ci­den­cia en la fal­ta de de­nun­cias es “la re­vic­ti­mi­za­ción que les ha­cen

al­gu­nas au­to­ri­da­des”. Pu­so co­mo ejem­plo ca­sos de per­so­nas que acu­den a la Po­li­cía, la co­mi­sa­ría de fa­mi­lia o una fiscalía y “la pri­me­ra pre­gun­ta que les ha­cen es ¿us­ted qué hi­zo pa­ra que su ma­ri­do le pe­ga­ra? o acuér­de­se que es­tá de­nun­cian­do y su es­po­so pue­de ir a la cárcel”.

Agre­gó que en nues­tro me­dio aún hay miem­bros de las au­to­ri­da­des que cuan­do la mu­jer for­mu­la una de­nun­cia le pre­gun­tan “‘¿dón­de es­tá la san­gre?’. Por eso, la Se­cre­ta­ría es­tá ins­ta­lan­do me­sas en los mu­ni­ci­pios, pa­ra coor­di­nar las ac­cio­nes de las au­to­ri­da­des y en­fren­tar es­te fe­nó­meno”.

Có­mo ac­tuar

Re­co­no­ció la abo­ga­da que lo pri­me­ro que de­be ha­cer la mu­jer es im­po­ner­se y re­cor­dar­le al hom­bre que tie­ne los mis­mos de­re­chos que él.

Otra es­tra­te­gia es rom­per el si­len­cio y con­tar­les a ami­gos y fa­mi­lia­res lo que le es­tá su­ce­dien­do y ale­jar­se del agre­sor y rom­per la re­la­ción.

La se­cre­ta­ria de las Mu­je­res de Me­de­llín, Gloria Luz Gó­mez, re­cor­dó que pue­den acu­dir a la lí­nea 123 mu­jer, en la que si­có­lo­gos y abo­ga­dos las orien­tan pa­ra for­mu­lar las de­nun­cias y, en ca­so de que la vi­da es­té en pe­li­gro, les ofre­cen los 12 ho­ga­res de aco­gi­da que tie­ne Me­de­llín.

Allí pue­de per­ma­ne­cer con los hi­jos me­no­res o en con­di­ción de dis­ca­pa­ci­dad, mien­tras res­ta­ble­cen sus re­des so­cia­les y fa­mi­lia­res. En esos si­tios las orien­tan pa­ra el em­pleo y las ase­so­ran pa­ra que se pue­dan em­plear.

Te­re­sa Aris­ti­zá­bal, coor­di­na­do­ra de la Ru­ta Pa­cí­fi­ca de las Mu­je­res en An­tio­quia, acon­se­jó acu­dir a las re­des so­cia­les pa­ra dar a co­no­cer su si­tua­ción y bus­car or­ga­ni­za­cio­nes que les pue­dan ayu­dar.

La Ley 1542 fa­cul­ta a quien se en­te­re de una agre­sión a una mu­jer, a dar a co­no­cer el he­cho a las au­to­ri­da­des

ILUS­TRA­CIÓN ELE­NA OS­PI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.