Ro­ger Moo­re, 12 años en la piel de Ja­mes Bond.

Fue el ter­cer Ja­mes Bond, de seis, y, aun­que no se to­mó tan en se­rio su per­so­na­je, es uno de los más que­ri­dos.

El Colombiano - - PORTADA - Por CLAU­DIA ARAN­GO HOL­GUÍN

El ac­tor, que mu­rió de cán­cer a los 89 años, le dio vi­da a uno de los agen­tes se­cre­tos más sim­pá­ti­cos y me­nos so­lem­nes en­tre quie­nes han en­car­na­do al mí­ti­co per­so­na­je li­te­ra­rio crea­do por Ian Fle­ming. Su rol era en­vi­dia­do por sus ju­gue­tes tec­no­ló­gi­cos y con­quis­tó al pú­bli­co con su ex­qui­si­to sen­ti­do del hu­mor. El mun­do tam­bién lo co­no­ció por su pa­pel en la se­rie de te­le­vi­sión bri­tá­ni­ca El San­to

Al Ja­mes Bond de Ro­ger

Moo­re hay que re­cor­dar­lo co­mo un hi­jo de su tiem­po. El ac­tor bri­tá­ni­co su­po dar­le al per­so­na­je de las dé­ca­das de los 70 y 80 la mag­ni­tud pre­ci­sa en una sa­ga que en su mo­men­to era más có­mi­ca y que se ale­ja bas­tan­te de lo que es hoy el per­so­na­je, in­ter­pre­ta­do por Da­niel Craig.

A Moo­re le to­có ac­tuar en es­te pa­pel en una épo­ca muy di­ver­ti­da pa­ra el ci­ne. La sa­ga ofre­ció a un es­pía que te­nía

gad­gets de to­do ti­po, co­mo un au­to sub­ma­rino. Un Bond que in­clu­so via­jó al es­pa­cio. “La habilidad de Moo­re era que no se to­ma­ba el per­so­na­je en se­rio, nun­ca pen­só que fue­ra tras­cen­den­tal ni mu­cho me­nos his­tó­ri­co en la pan­ta­lla gran­de”, pre­ci­só el crí­ti­co de ci­ne Sa­muel Cas­tro.

Su vi­da

Hi­jo de un agen­te de po­li­cía y una ama de ca­sa, es­tu­dió en la Real Aca­de­mia de Ar­te Dra­má­ti­co gra­cias al apo­yo de un men­tor, el di­rec­tor de ci­ne Brian Hurst. Sus pri­me- ros tra­ba­jos fue­ron gra­cias a su buen fí­si­co. En los años cin­cuen­ta fue ima­gen de mar­cas de ro­pa y cre­mas de dien­tes pa­ra las re­vis­tas.

La fa­ma le lle­gó gra­cias a su pa­pel en la se­rie de te­le­vi­sión El San­to, en la que in­ter­pre­tó a Si­mon Tem­plar de 1962 a 1969. “Con­quis­tó al pú­bli­co in­ter­na­cio­nal, so­bre to­do al fe­me­nino, con es­te

pa­pel y esa ce­ja iz­quier­da que ar­quea­ba ca­da vez que mi­ra­ba ha­cia arri­ba pa­ra ver el ha­lo blan­co dis­tin­ti­vo de El

San­to an­tes del co­mien­zo de la ban­da so­no­ra”, pre­ci­sa la agen­cia EFE.

A Ja­mes lle­gó en 1973 en la pri­me­ra de las sie­te pe­lí­cu­las que hi­zo so­bre el fa­mo­so agen­te. Fue­ron 12 años en la piel del es­pía, del que se des­pi­dió en 1985.

Seis años des­pués se re­ti­ró del ci­ne pa­ra de­di­car­se al ac­ti­vis­mo hu­ma­ni­ta­rio, a ser em­ba­ja­dor de Uni­cef, pa­ra mu­chos el me­jor pa­pel de su vi­da

Por CLAU­DIA ARAN­GO HOL­GUÍN FOTO AFP

FOTO AFP

El ac­tor de 89 años fa­lle­ció es­te mar­tes en Sui­za tras una cor­ta ba­ta­lla con­tra el cán­cer, se­gún con­fir­ma­ron sus tres hi­jos. El mun­do del ci­ne pier­de a un ac­tor muy re­la­ja­do y sin ai­res de es­tre­lla.

007: Oc­to­pussy con­tra las chi­cas mor­ta­les fue su pe­núl­ti­ma cin­ta de la sa­ga, en 1983.

En 1977 in­ter­pre­tó al agen­te en la cin­ta El es­pía que me amó. Una de las más re­cor­da­das del ac­tor.

007: En la mi­ra de los ase­si­nos fue la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Ro­ger Moo­re co­mo el es­pía, en 1985.

Vi­ve y de­ja mo­rir, de 1973, fue la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond. Lle­gó des­pués de El San­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.