LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA, SACUDIDA POR LA CO­RRUP­CIÓN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AN­DRÉS OPPENHEIMER re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

“Ha­ce fal­ta un agen­te ex­terno pa­ra lim­piar el sistema, por­que el sistema no se va a au­to­co­rre­gir por sí mis­mo”.

El escándalo de co­rrup­ción que ro­dea al pre­si­den­te bra­si­le­ño

Mi­chel Temer no se­rá el úni­co que va a sa­cu­dir a La­ti­noa­mé­ri­ca en las pró­xi­mas se­ma­nas: a par­tir del 3 de junio, Bra­sil da­rá a co­no­cer los nom­bres de fun­cio­na­rios de 11 paí­ses que re­ci­bie­ron ca­si $800 mi­llo­nes en so­bor­nos de la em­pre­sa Ode­brecht en uno de los ma­yo­res es­cán­da­los de co­rrup­ción que se re­cuer­den.

Cu­rio­sa­men­te, to­do es­to po­dría ser una bue­na no­ti­cia. Si es­tos es­cán­da­los mo­vi­li­zan a la gen­te a to­mar me­di­das con­tra la co­rrup­ción, po­drían con­ver­tir­se en un pun­to de in­fle­xión en la re­gión.

Es cier­to que, a cor­to pla­zo, los es­cán­da­los de la co­rrup­ción cau­san es­tra­gos eco­nó­mi­cos. El mer­ca­do bur­sá­til de Bra­sil ca­yó más del 10 % el 18 de ma­yo, tras las no­ti­cias so­bre una gra­ba­ción que pa­re­ce in­vo­lu­crar a Temer en un in­ten­to de so­bor­nar a un le­gis­la­dor. Y la agen­cia cre­di­ti­cia Moody’s di­jo ha­ce po­cos días que el escándalo de Ode­brecht fre­na­rá el cre­ci­mien­to de va­rios paí­ses, de­bi­do a que gran­des pro­yec­tos de in­fraes­truc­tu­ra en va­rios paí­ses han si­do sus­pen­di­dos, y mu­chos po­si­bles in­ver­sio­nis­tas po­drían asus­tar­se an­te las pró­xi­mas re­ve­la­cio­nes.

“Pue­de ser el equi­va­len­te a un te­rre­mo­to de 9 gra­dos”, me di­jo Jo­sé Ugaz, el pre­si­den­te de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, el gru­po no gu­ber­na­men­tal que lucha con­tra la co­rrup­cion. “Ha­brá una ava­lan­cha de da­tos so­bre es­tos paí­ses”.

Los nom­bres de los fun­cio­na­rios de los 11 paí­ses que re­ci­bie­ron so­bor­nos fue­ron pro­por­cio­na­dos por el aho­ra pre­so ex­pre­si­den­te de Ode­brecht,

Mar­ce­lo Ode­brecht, a cam­bio de una re­duc­ción de su sen­ten­cia. El em­pre­sa­rio de­cla­ró que en­tre 2005 y 2014 su com­pa­ñía pa­gó US$ 349 mi­llo­nes en so­bor­nos en Bra­sil, US$ 98 mi­llo­nes en Ve­ne­zue­la, US$ 92 mi­llo­nes en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, US$ 35 mi­llo­nes en Ar­gen­ti­na, US$ 34 mi­llo­nes en Ecua­dor, US$ 29 mi­llo­nes en Pe­rú, US$ 11 mi­llo­nes en Co­lom­bia y US$ 10,5 mi­llo­nes en Mé­xi­co.

Una vez que las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas di­vul­guen los nom­bres de quie­nes re­ci­bie­ron es­tos pa­gos, es pro­ba­ble que va­rios paí­ses anun­cien la crea­ción de agen­cias gu­ber­na­men­ta­les con­tra la co­rrup­ción o pla­nes na­cio­na­les con­tra es­te fla­ge­lo. Pe­ro to­do eso no ser­vi­rá de mu­cho.

La for­ma más efi­caz de lu­char con­tra la co­rrup­ción se­rá crean­do or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les pa­ra con­tro­lar la co­rrup­ción que sean po­de­ro­sas. La lucha con­tra la co­rrup­ción es de­ma­sia­do im­por­tan­te co­mo pa­ra ser de­ja­da en ma­nos de los go­bier­nos.

“Ha­ce fal­ta un agen­te ex­terno pa­ra lim­piar el sistema, por­que el sistema no se va a au­to­co­rre­gir por sí mis­mo”, me di­jo Clau­dio X. Gon­zá­lez, un em­pre­sa­rio me­xi­cano que di­ri­ge el gru­po no gu­ber­na- mental Me­xi­ca­nos con­tra la Co­rrup­ción y la Im­pu­ni­dad.

Los gru­pos no gu­ber­na­men­ta­les de­ben denunciar ca­sos con­cre­tos de im­pu­ni­dad y exi­gir ple­na trans­pa­ren­cia en los con­tra­tos gu­ber­na­men­ta­les y do­na­cio­nes po­lí­ti­cas, di­jo Gon­zá­lez.

Hay que abor­dar la im­pu­ni­dad, por­que es la ma­dre de la co­rrup­ción, di­jo. En paí­ses co­mo Mé­xi­co, el 97 % de los crí­me­nes que­dan im­pu­nes, se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por la ofi­ci­na ofi­cial de es­ta­dís­ti­cas, INE­GI.

Los gru­pos no gu­ber­na­men­ta­les de lucha con­tra la co­rrup­ción pue­den ha­cer va­rias co­sas con­cre­tas:

Pri­me­ro, de­ben ha­cer su pro­pia in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca so­bre ca­sos de co­rrup­ción, por­que mu­chas em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas de­pen­den de la pu- bli­ci­dad ofi­cial, y no van a denunciar la co­rrup­ción del go­bierno, di­jo Gon­zá­lez. En se­gun­do lu­gar, de­ben pre­sen­tar de­man­das pe­na­les con­tra sos­pe­cho­sos de co­rrup­ción.

“Esta com­bi­na­ción de in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca y li­ti­gios es una nue­va fór­mu­la pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil”, di­jo Gon­zá­lez. “Si la so­cie­dad ci­vil no se in­vo­lu­cra, nun­ca nos li­bra­re­mos de la co­rrup­ción”.

Mi opi­nión: Hay al­gu­nas co­sas que los go­bier­nos pue­den ha­cer pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción. Por ejem­plo, pue­den crear pro­cu­ra­du­rías ge­ne­ra­les to­tal­men­te in­de­pen­dien­tes, o ne­go­ciar pac­tos na­cio­na­les de to­dos los par­ti­dos pa­ra adop­tar po­lí­ti­cas an­ti­co­rrup­ción a lar­go pla­zo.

Pe­ro al fi­nal del día, Gon­zá­lez tie­ne ra­zón: la úni­ca ma­ne­ra de man­te­ner la pre­sión cons­tan­te so­bre los go­bier­nos y las em­pre­sas pri­va­das pa­ra que se ma­ne­jen con ho­nes­ti­dad se­rá si son vi­gi­la­das por gru­pos no gu­ber­na­men­ta­les que sean fuer­tes. Los gran­des ti­tu­la­res so­bre los so­bor­nos de Ode­brecht que ve­re­mos en las pró­xi­mas se­ma­nas de­be­rían ser­vir pa­ra crear po­de­ro­sas or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil con­tra la co­rrup­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.