FA­NA­TIS­MO RE­LI­GIO­SO Y BAR­BA­RIE: ES­TA­DO IS­LÁ­MI­CO ATACA A JÓ­VE­NES INOCEN­TES A LOS QUE LLA­MA INFIELES

El Colombiano - - OPINIÓN -

A las 10: 35 de la no­che del lu­nes, ho­ra de Londres, se desató otro ata­que bru­tal de ex­tre­mis­tas is­lá­mi­cos con­tra el pú­bli­co de un con­cier­to de la can­tan­te ju­ve­nil Aria­na Gran­de. En su ma­yo­ría, chi­cos y ado­les­cen­tes de en­tre 12 y 22 años de edad, en el dis­tri­to ca­pi­ta­lino de Man­ches­ter.

Una con­cu­rren­cia aje­na a las in­to­le­ran­cias re­li­gio­sas y a los con­flic­tos del Orien­te Me­dio y mu­cho más a la gue­rra de­cla­ra­da por los is­la­mis­tas fa­ná­ti­cos con­tra Oc­ci­den­te. Se tra­tó de una bom­ba, al pa­re­cer de­to­na­da por un sui­ci­da, que has­ta aho­ra de­ja por lo me­nos 22 muer­tos.

Otro es­ce­na­rio de lu­to y des­truc­ción cau­sa­do por los in­te­gran­tes del gru­po te­rro­ris­ta, que ape­nas unas ho­ras des­pués se atri­bu­yó el he­cho.

In­gla­te­rra se de­cla­ró en aler­ta má­xi­ma, al tiem­po que re­ci­bió la so­li­da­ri­dad de los de­más paí­ses eu­ro­peos y ame­ri­ca­nos, an­te un ata­que que no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción, pues se tra­tó de un ob­je­ti­vo com­pues­to en su ma­yo­ría por me­no­res de edad a los que con­gre­ga­ba la mú­si­ca ju­ve­nil.

El mun­do no ter­mi­na de asom­brar­se con el te­rro­ris­mo del EI, que se­ña­ló a las víc­ti­mas de “po­li­teís­tas infieles” a la cau­sa del “ver­da­de­ro dios”.

Así se ex­pan­de el pro­ble­ma ma­yor de las so­cie­da­des ci­vi­li­za­das con­tem­po­rá­neas: el te­rro­ris­mo ins­pi­ra­do en cre­dos ex­tre­mis­tas y ul­tra­or­to­do­xos que lle­gan al lí­mi­te de ata­ques de­men­cia­les e in­dis­cri­mi­na­dos con­tra ci­vi­les in­de­fen­sos. ¿Al­guien du­da del im­pe­ra­ti­vo que es, hoy, com­ba­tir al EI?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.