VI­SI­TAR UN MU­SEO HOY

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­RÍA CLA­RA OS­PI­NA re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Vi­si­tar los gran­des mu­seos del mun­do se ha con­ver­ti­do en un ejer­ci­cio a ve­ces frus­tran­te, que re­quie­re de pa­cien­cia y di­ne­ro.

Cuan­do ni­ña, y aun ha­ce un par de dé­ca­das, cuan­do mis hi­jos eran ni­ños, la visita a la ma­yo­ría de mu­seos era gra­tis, o con el pa­go de un apor­te vo­lun­ta­rio. Re­cuer­do cuan­do se en­tra­ba sin re­ser­va­ción, sin lí­neas eter­nas, sin pa­sar por de­tec­tor de ar­mas ni ser es­cul­ca­do co­mo un cri­mi­nal, o mi­ra­do co­mo sos­pe­cho­so con tar­je­ta ro­ja de In­ter­pol.

Hoy, en­trar a mu­seos co­mo el Lou­vre, el Pra­do, el Her­mi­ta­ge o la Ga­le­ría Uf­fi­zi, se ha con­ver­ti­do en al­go ca­si des­agra­da­ble y, en mu­chos ca­sos, po­co gra­ti­fi­can­te. No por­que es­tos tem­plos del ar­te no sean po­see­do­res de al­gu­nas de las obras más be­llas y con­mo­ve­do­ras, crea­das por el hom­bre, sino por­que los que desea­mos ver­las so­mos mu­chos, ¡de­ma­sia­dos! Sim­ple­men­te, los mu­seos han lle­ga­do al to­pe de la sa­tu­ra­ción de vi­si­tan­tes.

Ha­ce unos días pa­sé por el Lou­vre, emocionada de te­ner la opor­tu­ni­dad de ver una mues­tra de la obra del pin­tor Jo

han­nes Verm­meer. Re­cien­te­men­te, en Bo­go­tá, ha­bía pre­sen­cia­do un ex­ce­len­te do­cu­men­tal so­bre es­te pin­tor del ba­rro­co fla­men­co.

Fue du­ran­te el si­glo XVII cuan­do el di­ne­ro del co­mer­cio desa­rro­lla­do por Ho­lan­da ge­ne­ró ri­que­za pa­ra que al­gu­nas de sus ciu­da­des se con­vir­tie­ran en cen­tros de ar­te y cul­tu­ra.

Verm­meer, ca­si ol­vi­da­do has­ta el si­glo XIX, ha to­ma­do re­le­van­cia de­bi­do a la po­pu­la­ri­dad de al­gu­nos de sus cua­dros co­mo “La jo­ven con el are­te de per­la”, cu­ya his­to­ria no­ve­la­da fue lle­va­da al ci­ne. El detalle con que el fla­men­co lle­va a sus lien- zos la vi­da y cos­tum­bres dia­rias en “el si­glo de oro” de los Paí­ses Ba­jos y la te­nue lu­mi­no­si­dad de sus co­lo­res, fas­ci­na.

La es­pe­ra pa­ra en­trar al Mu­seo fue de una ho­ra, con to­do y que ha­bía comprado las bo­le­tas con an­ti­ci­pa­ción. La visita se­ría a las 8 p.m. Pen­sé: “Se­rá una ho­ra me­nos con­ges­tio­na­da”.

Me en­ga­ña­ba; una vez den­tro del Mu­seo, en­trar a los sa­lo­nes de la ex­po­si­ción me to­mó otros 45 mi­nu­tos y lo­grar acer­car­me al pri­mer cua­dro, “Mu­jer mi­ran­do por la ven­ta­na”, fue­ron diez mi­nu­tos más. En­tre em­pu­jo­nes, co­da­zos y ma­las ca­ras, fi­nal­men­te lo lo­gré. Allí se pre­ten­día ha­cer una com­pa­ra­ción con 4 óleos, ca­si igua­les so­bre el mis­mo te­ma, ela­bo­ra­dos por pin­to­res con­tem­po­rá­neos de Verm­meer; al­go que fue im­po­si­ble.

Fue igual de di­fí­cil acer­car­me a ob­ser­var, “Mu­jer con lo­ro”, “Mu­jer to­can­do el cla­vi­cor­dio”, “Mu­jer es­pe­ran­do a su aman­te” y, el más fa­mo­so en esta ex­po­si­ción, “La le­che­ra”. La con­ges­tión era ver­da­de­ra­men­te in­fran­quea­ble. Una ho­ra des­pués, el Mu­seo ce­rró y nos sa­ca­ron a las ca­rre­ras. Fue im­po­si­ble ver la se­gun­da ex­po­si­ción in­clui­da en el bi­lle­te de en­tra­da, aque­lla de Va­len­tín de Bo­lo­ña, un con­tem­po­rá­neo de Ca­ra­vag­gio.

Sa­lí frus­tra­da. Vi y apren­dí mu­cho más en el do­cu­men­tal pre­sen­ta­do en Bo­go­tá. Se­me­jan­te fue mi ex­pe­rien­cia en el Grand Pa­lais, don­de se pre­sen­ta­ba una se­lec­ción de Ro­din. Ha­bía po­cas obras del es­cul­tor y mu­chas de otros con los cua­les los ex­per­tos pre­ten­dían com­pa­rar­lo.

En fin, so­na­rá muy feo, pe­ro así las co­sas; me­jor com­pra un buen li­bro so­bre el te­ma, con se­gu­ri­dad se dis­fru­ta­rá más, sin co­las, em­pu­jo­nes, ni ca­rre­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.