LA DEIFICACIÓN DE LAS AL­TAS COR­TES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AR­TU­RO GUERRERO ar­tu­ro­gue­rre­ror@gmail.com

El ma­gis­tra­do que vo­tó tri­zas ha­bía pro­me­ti­do paz. Lo ter­nó el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca pa­ra que apro­ba­ra el “fast”, y a la ho­ra de­fi­ni­to­ria hi­zo pe­sar la ba­lan­za ha­cia el “slow”. Lo re­co­men­dó el rec­tor pa­ra que su uni­ver­si­dad bri­lla­ra en de­re­cho, pe­ro él te­nía car­tas es­con­di­das.

Ha­bía da­do con­fe­ren­cias des­pres­ti­gian­do el acuer­do pa­cí­fi­co, y no se in­ha­bi­li­tó co­mo lo hi­zo una co­le­ga que tam­bién te­nía velas en el asun­to a di­ri­mir. Re­za en fi­las cris­tia­na or­to­do­xas, afi­lia­das al gru­po po­lí­ti­co que ha­bía pre­sen­ta­do la de­man­da. Aun así, dic­tó sen­ten­cia.

Ha­ce me­ses la mis­ma Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal ha­bía fa­lla­do con dis­tin­to tin­te fren­te al asun­to del ple­bis­ci­to. Ha­ce años la mis­ma cor­po­ra­ción fue di­que con­tra la re­elec­ción de quien que­ría ele­gir la gue­rra por ter­ce­ra vez.

Tan­to en es­tos ca­sos pa­sa­dos co­mo en el ca­so re­cien­te, los ju­ris­tas ape­ga­dos al in­ci­so can­ta­ron y can­tan loas a la im­par­cia­li­dad ju­rí­di­ca de los ma­gis­tra­dos, a su ape­go cien­tí­fi­co a la sa­gra­da Cons­ti­tu­ción, a la glo­rio­sa se­pa­ra­ción de po­de­res que blin­da la de­mo­cra­cia con­tra ar­di­des y ti­ra­nías.

Otro tan­to su­ce­dió en am­bas oca­sio­nes con las reac­cio­nes de los mi­li­tan­tes de uno y otro ex­tre­mo. La ul­tra­de­re­cha au­lló cuan­do no la de­ja­ron re­ele­gir, pe­ro ala­bó cuan­do se fre­nó la paz. La iz­quier­da al­can­fo­ra­da ova­cio­nó a la Cor­te que fre­nó la ter­ce­ra co­ro­na­ción, pe­ro la vi­tu­pe­ró a raíz del fa­llo que de­jó mo­ri­bun­da la paz.

¿En qué queda, pues, la san­ti­fi­ca­ción que ha des­cen­di­do so­bre las al­tas cor­tes, que las pro­cla­ma co­mo en­ti­da­des se­rá­fi­cas por en­ci­ma del co­mún de los mor­ta­les? ¿Aca­so sus ma­gis­tra­dos no son ve­te­ra­nos sa­bios, aje­nos a ha­la­gos y ame­na­zas, fi­de­lí­si­mos guar­dia­nes de le­tra y al­ma cons­ti­tu­cio­na­les?

¿A cuál de las dos fac­cio­nes ul­tras se le cree? Si ca­da una res­pe­ta los fa­llos que le con­vie­ne. Si ca­da una procura con pies y ma­nos ubi­car a uno de los su­yos pa­ra lle­nar las va­can­tes que ha­bi­li­tan la ve­jez o la muer­te en las doc­tas cor­po­ra­cio­nes.

Es tiem­po, pues, de des­mi­ti­fi­car es­tas au­gus­tas ins­tan­cias “de cie­rre”, co­mo gus­tan lla­mar­las los ju­ris­pe­ri­tos. “Ro­ma lo­cu­ta, cau­sa fi­ni­ta”, se de­cía cuan­do la je­rar­quía de la re­li­gión do­mi­nan­te en oc­ci­den­te da­ba la voz con­clu­yen­te so­bre los as­tros, el más allá, la fae­na de las pa­re­jas ba­jo las sá­ba­nas.

Hoy Ro­ma no es Ro­ma. Hoy no hay ins­ti­tu­cio­nes aje­nas a los des­va­ríos de la am­bi­ción

Es tiem­po, pues, de des­mi­ti­fi­car es­tas au­gus­tas ins­tan­cias “de cie­rre”, co­mo gus­tan lla­mar­las los ju­ris­pe­ri­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.