¿POR QUÉ NO LEE­MOS?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FE­LI­PE BEDOYA MU­ÑOZ Uni­ver­si­dad de Me­de­llín Fa­cul­tad de De­re­cho, 1° se­mes­tre fe­li­pe­be­do­ya974@gmail.com

Em­pren­der un ca­mino por el vas­to uni­ver­so li­te­ra­rio tie­ne que par­tir de una de­ci­sión per­so­nal y li­bre.

¿Por qué leer es un ver­bo sin fuer­za en nues­tra so­cie­dad? Esta es una pre­gun­ta que pue­de sur­gir fre­cuen­te­men­te en un país en el cual el ín­di­ce de lec­tu­ra no su­pera los tres li­bros anua­les y en don­de cual­quier pa­sa­tiem­po re­sul­ta más in­tere­san­te que per­der­se por los la­be­rín­ti­cos pa­si­llos de una bi­blio­te­ca.

Pa­ra en­con­trar los mo­ti­vos de la po­ca in­fluen­cia que tie­nen los li­bros en nues­tra so­cie­dad, se de­be co­men­zar bus­can­do en el si­tio en el cual la ma­yo­ría de se­res hu­ma­nos apren­de­mos a leer, es de­cir, la es­cue­la, la guar­de­ría o el co­le­gio. El he­cho de que en nues­tra aca­de­mia el ver­bo leer se ex­pre­se im­pe­ra­ti­va­men­te, en vez de ga­nar adep­tos pa­ra el li­bro, pro­du­ce enemi­gos en ma­sa de la li­te­ra­tu­ra. La lec­tu­ra no lle- ga a los es­tu­dian­tes co­mo la po­si­bi­li­dad de co­no­cer mun­dos di­fe­ren­tes, de co­no­cer pen­sa­mien­tos de to­da ín­do­le, de po­der con­fron­tar nues­tras creen­cias y pen­sa­mien­tos con otros pun­tos de vis­ta sino co­mo un sim­ple deber que tie­ne que cum­plir­se pa­ra al­can­zar un logro aca­dé­mi­co. La fi­gu­ra del li­bro no se pre­sen­ta an­te los jó­ve­nes co­mo la opor­tu­ni­dad mag­ní­fi­ca de en­trar en la men­te de gran­des es­cri­to­res y así mis­mo la en­tra­da de ellos en la nues­tra, se pre­sen­ta co­mo una ta­rea cu­yo in­cum­pli­mien­to tie­ne co­mo con­se­cuen­cia una se­gu­ra san­ción.

Em­pren­der un ca­mino por el vas­to uni­ver­so li­te­ra­rio tie­ne que par­tir de una de­ci­sión per­so­nal y li­bre, además la ru­ta de via­je no pue­de ser la mar­ca­da por un maes­tro o un pa­dre, la ha­ce el mis­mo lec­tor en el ca­mino, dis­fru­tan­do o abu­rrién­do­se en ca­da pa­ra­je, eli­gien­do su pró­xi­mo des­tino y bus­can­do siem­pre un pun­to de lle­ga­da: la fe­li­ci­dad. Co­mo di­jo Jor­ge Luis Bor­ges, la lec­tu­ra de­be con­sis­tir en un pla­cer, por­que leer es una de las for­mas de fe­li­ci­dad. No se pue­de for­zar a al­guien a leer, se de­be in- du­cir a leer, el há­bi­to de la lec­tu­ra no se im­po­ne, se con­ta­gia.

Si en nues­tro país al­gún día se bus­ca que nues­tros jó­ve­nes lean más, lo pri­me­ro que de­be ha­cer­se es po­ner en du­da la for­ma y el mé­to­do tra­di­cio­nal­men­te acep­ta­dos pa­ra ha­cer que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ad­quie­ran el há­bi­to de leer, de­jar que los mis­mos es­tu­dian­tes se acer­quen a los li­bros y cuan­do es­tén ya con­ta­gia­dos por ellos, que sal­gan y con­ta­gien a otros, for­man­do una ca­de­na que nun­ca aca­ba

* Ta­ller de Opi­nión es un pro­yec­to de El Co­lom­biano, EAFIT, U. de A. y UPB que bus­ca abrir un es­pa­cio pa­ra la opi­nión jo­ven. Las ideas ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas del Ta­ller de Opi­nión son li­bres y de ellas son res­pon­sa­bles sus au­to­res. No com­pro­me­ten el pen­sa­mien­to edi­to­rial de El Co­lom­biano, ni las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes vin­cu­la­das con el pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.