CAR­TA AL CON­GRE­SIS­TA (POR QUIEN VOTÉ)

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ANA CRISTINA RESTREPO J. re­dac­ción@el­co­lom­biano.com.co

Res­pe­ta­do con­gre­sis­ta por quien voté:

So­mos po­cos los colombianos que, años des­pués de unas elec­cio­nes pa­ra Cá­ma­ra y Se­na­do, re­cor­da­mos los nom­bres de los can­di­da­tos que ele­gi­mos en las ur­nas. Me atre­vo a afir­mar que bue­na par­te de los vo­tan­tes des­co­no­ce pa­ra qué sir­ve el Po­der Le­gis­la­ti­vo.

Tal vez ol­vi­dar nom­bres sea un me­ca­nis­mo de de­fen­sa del ce­re­bro pa­ra evi­tar acu­mu­lar in­dig­na­ción con­tra quie­nes nos re­pre­sen­tan en el Ca­pi­to­lio Na­cio­nal. Per­mí­ta­me re­pe­tir el es­tri­bi­llo ca­lle­je­ro: su sa­la­rio se de­ri­va de los im­pues­tos que pa­ga­mos los ciu­da­da­nos.

Pa­ra mu­chos, un con­gre­sis­ta es co­mo el cu­chi­llo eléc­tri­co que les re­ga­lan a las pa­re­jas en el ma­tri­mo­nio: per­ma­ne­ce guar­da­do en una ga­ve­ta. Na­die lo usa pe­ro tam­po­co lo bo­ta. “El día que lo ne­ce­si­tés, en­ten­de­rás que es irrem­pla­za­ble”, ad­vier­ten las abue­las.

Hoy más que nun­ca los con­gre­sis­tas tie­nen una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra de­mos­trar de qué se tra­ta el po­der de le­gis­lar…

Ha­ce exac­ta­men­te una se­ma­na, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal tum­bó dos pun­tos cru­cia­les del pri­mer ac­to le­gis­la­ti­vo pa­ra la paz: pri­me­ro, no se­rá ne­ce­sa­rio el aval del Go­bierno pa­ra pro­mo­ver mo­di­fi­ca­cio­nes a los pro­yec­tos de ley, y, se­gun­do, no se­rá vá­li­da la vo­ta­ción en blo­que de las pro­pues­tas.

Nos gus­te o no, habló el Al­to Tri­bu­nal. Su voz se aca­ta y res­pe­ta. Aho­ra se­rá ne­ce­sa­rio vo­tar ar­tícu­lo por ar­tícu­lo. To­do to­ma­rá más tiem­po, lo cual aca­rrea dos ries­gos fun­da­men­ta­les (en­tre mu­chos otros): pri­me­ro, los cen­te­na­res de jó­ve­nes que es­tán en las zo­nas ve­re­da­les, an­sio­sos por re­gre­sar a la vi­da ci­vil. La ten­ta­ción de de­ser­tar es­tá ahí. Se­gun­do, el desafío má­xi­mo: a us­ted, con­gre­sis­ta por quien voté, ¡le va a to­car tra­ba­jar!

El Con­gre­so co­lom­biano aca­ba de de­mos­trar, una vez más, su la­xi­tud: a pe­sar de es­tar am­pa­ra­dos por una Cons­ti­tu­ción no con­fe­sio­nal, ha per­mi­ti­do que al­gu­nas cu­ru­les se con­vier­tan en púl­pi­tos, que los ver­sícu­los bí­bli­cos re­em­pla­cen los ar­tícu­los de la Car­ta Mag­na. Li­ber­tad de cul­tos sí, pe­ro ja­más pa­ra de­ba­tir de­ci­sio­nes le­gis­la­ti­vas.

Los vo­tan­tes es­ta­mos to­man­do no­ta: no ol­vi­da­mos que el re­fe­ren­do de Vi­via­ne Mo­ra­les ca­yó… ¡des­pués de ha­ber ga­na­do dos de­ba­tes!

¿ Quie­re re­pe­tir cu­rul o as­pi­rar a otro car­go de elec­ción po­pu­lar?

A los ho­no­ra­bles par­la­men­ta­rios los he­mos ob­ser­va­do fren­te a las cá­ma­ras ron­can­do, co­mien­do chu­che­rías, cha­tean­do. O, peor, no los he­mos vis­to.

Ten­go en la mano mi cer­ti­fi­ca­do elec­to­ral, la “ga­ran­tía del pro­duc­to”. La paz es un de­re­cho. Us­ted, con­gre­sis­ta por quien voté, es­tá obli­ga­do a de­fen­der el Ar­tícu­lo 22, a lu­char por es­te pro­ce­so de re­con­ci­lia­ción que tan­to ha avan­za­do.

En lu­gar de des­hon­rar a la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal: aplí­que­se. Asis­ta a to­dos los de­ba­tes, es­tu­die sus po­nen­cias, no se au­sen­te, no lle­gue tar­de, no se dis­trai­ga, ¡no se duer­ma!

La Cor­te ha di­cho: des­pués del triun­fo del “No” ne­ce­si­ta­mos más de­li­be­ra­ción pa­ra que los acuer­dos ga­nen en le­gi­ti­mi­dad. Na­da de ha­cer tri­zas. Es­te es un asun­to muy car­nu­do. Ne­ce­si­ta­mos el cu­chi­llo eléc­tri­co fue­ra del ca­jón. De­pen­de­mos de su fi­lo, con pre­ci­sión qui­rúr­gi­ca.

Es ho­ra de que el Con­gre­so no exi­ja res­pe­to sino que se lo me­rez­ca.

Gra­cias por su aten­ción y di­li­gen­cia

Nos gus­te o no, habló el Al­to Tri­bu­nal. Su voz se aca­ta y res­pe­ta. Aho­ra se­rá ne­ce­sa­rio vo­tar ar­tícu­lo por ar­tícu­lo... A us­ted, con­gre­sis­ta por quien voté, ¡le va a to­car tra­ba­jar!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.