Ga­rros y Pa­rís son fas­ci­nan­tes

Ale­jan­dro Gon­zá­lez des­cri­be la sen­sa­ción de ju­gar el se­gun­do Grand Slam del año, que ya cum­ple con la qualy. “Es­toy cum­plien­do mi sue­ño de ni­ño”.

El Colombiano - - DEPORTES - Por ALE­JAN­DRO GON­ZÁ­LEZ * FEDECOLTENIS

Ca­da año, por es­tos días, re­cuer­do mi ni­ñez en las can­chas de pol­vo de la­dri­llo de Me­de­llín. Era un “pe­lao” con ga­nas de so­bre­sa­lir en te­nis, siem­pre acom­pa­ña­do de mis pa­dres, her­ma­na, ami­gos, otros te­nis­tas y en­tre­na­do­res.

El tiem­po pa­só rá­pi­do. Hoy es­toy de nue­vo en Pa­rís, ciu­dad que so­ña­ba vi­si­tar, pe­ro no so­lo pa­ra co­no­cer­la, sino pa­ra ju­gar aquí. Cual­quier ju­ga­dor que se res­pe­te ha que­ri­do ac­tuar en es­te lu­gar.

Pa­rís tie­ne una atrac­ción úni­ca. Con­quis­ta con su be­lle­za, mo­nu­men­tos, co­ci­na, gen­te, ca­lles y cli­ma. Guar­da un fas­ci­nan­te en­can­to, ca­si no pa­re­ce real. Es tan in­creí­ble que uno no se can­sa de ad­mi­rar­la y dis­fru­tar de ca­da uno de sus rin­co­nes.

La To­rre Eif­fel, el Ar­co del Triun­fo, la Ca­te­dral de No­tre Da­me, los Cam­pos Elí­seos, Saint Den­nis, el Lou­vre, así co­mo to­das sus cons­truc­cio­nes en las que se ve la mano y la ima­gi­na­ción del hom­bre y que son, pa­ra mí, es­ce­na­rios inol­vi­da­bles y de gra­ta re­cor­da­ción. ¡Fas­ci­nan­tes!

Es una me­tró­po­li que lla­ma la aten­ción de tu­ris­tas y de­por­tis­tas, co­mo en mi ca­so que, ge­ne­ral­men­te, ca­da vez que pro­yec­to mi tem­po­ra­da pien­so en ella y don­de siem­pre acu­do a to­mar­me la mis­ma foto: Tro­ca­de­ro con vis­ta a la To­rre Eif­fel. O a co­mer­me un cre­pé de Nu­te­la con fre­sas. O ir al mis­mo res­tau­ran­te -el l’En­tre­co­te-, don­de so­lo se sir­ve un pla­to: car­ne tí­pi­ca de la re­gión. O vi­si­tar el Ar­co del Triun­fo. Son co­sas que nun­ca de­jo de ha­cer cuan­do ven­go a Pa­rís.

Ci­ta de gran­des

Son tres o cua­tro se­ma­nas en las que se pa­ra­li­za Pa­rís por­que to­dos es­tán pen­dien­tes de un even­to al que asis­ten los me­jo­res. Ve­mos en ca­da es­qui­na, ca­da lu­gar, gen­te por­tan­do al­go que tie­ne que ver con el tor­neo -go­rras, pe­lo­tas, ca­mi­se­tas o has­ta fo­tos de los te­nis­tas- o ha­blan­do de él. Cuan­do vas en los ca­rros ofi­cia­les, el pú­bli­co te sa­lu­da, to­do el mun­do sien­te el fer­vor. Se vi­ve una fie­bre de te­nis al má­xi­mo pues Pa­rís tie­ne tra­di­ción. No hay que ol­vi­dar que es­te tor­neo es uno de los más an­ti­guos del pla­ne­ta –se dispu­ta des­de 1891 y en su era mo­der­na, lla­ma­da open, des­de 1968-.

Pa­ra no­so­tros, sin em­bar­go, el en­can­to de la Ciu­dad Luz va más allá de re­pa­sar si­tios, vi­vir la ciu­dad y to­mar­nos fo­tos. So­mos profesionales y aquí po­de­mos ju­gar un tor­neo que es es­pe­cial pa­ra los la­ti­nos: el Abier­to de Fran­cia que, anual­men­te, se ce­le­bra en el Sta­de Ro­land Ga­rros, un gi­gan­tes­co com­ple­jo te­nís­ti­co, de los más gran­des de Eu­ro­pa y el mun­do.

Más allá de la gen­te y el cli­ma que con­ta­gia, a los te­nis­tas nos gus­ta Ga­rros por el ti­po de can­cha en la que se dispu­ta: la tie­rra ba­ti­da o pol­vo de la­dri­llo. Es una su­per­fi­cie que se aco­mo­da a nues­tro es­ti­lo de jue­go, pues en Su­ra­mé­ri­ca y, so­bre to­do en Co­lom­bia, to­das las can­chas son de es­te ma­te­rial, nos for­ja­mos en ellas.

Cuan­do ju­gá­ba­mos en nues­tros clu­bes siem­pre an­he­lá­ba­mos ser gran­des y com­pe­tir en es­tas can­chas. Nos he­mos iden­ti­fi­ca­do con la ar­ci­lla ro­ja y, además, por­que es el úni­co tor­neo del Grand Slam que se jue­ga en ella, ra­zo­nes que ha­cen de es­te abier­to al­go muy es­pe­cial.

Aquí dis­fru­ta­mos de com­par­tir diario con las gran­des fi­gu­ras del te­nis, pues to­dos nos ve­mos cons­tan­te­men­te, no so­lo en las can­chas, sino en los loc­kers, en las sa­las es­pe­cia­les que la or­ga­ni­za­ción tie­ne re­ser­va­das pa­ra los ju­ga­do­res -ex­clu­si­vas pa­ra com­pe­ti­do­res y sus equi­pos de tra­ba­jo-, en las afue­ras del Sta­de o en los ho­te­les don­de nos hos­pe­da­mos.

Los la­ti­nos com­par­ti­mos más, qui­zás por la fa­ci­li­dad del idio­ma, aun­que la ma­yo­ría ha­bla in­glés u otras len­guas. So­mos más alle­ga­dos, nos co­no­ce­mos y so­mos idén­ti­cos en cul­tu­ra. Por eso ve­mos con re­la­ti­va fa­ci­li­dad a colombianos ha­blan­do con es­pa­ño­les u otros la­ti­nos, pues la re­la­ción en­tre no­so­tros se ha for­ta­le­ci­do con los años. Al­gu­nas ve­ces tam­po­co hay mu­cho tiem­po pa­ra de­par­tir en el club o fue­ra de él. El te­nis exi­ge, además de es­fuer­zos fí­si­cos, con­cen­tra­ción.

Es­ce­na­rio de lu­jo

Lla­ma tam­bién la aten­ción el Club Ro­land Ga­rros, si­tio ex­clu­si­vo pa­ra ju­ga­do­res, en­tre­na­do­res y afi­cio­na­dos que ca­da año tie­ne al­go dis­tin­to pa­ra mos­trar,

ca­da vez es más lin­do. Me­jo­ran en ins­ta­la­cio­nes, acon­di­cio­nan más tri­bu­nas, di­na­mi­zan las zo­nas de co­mi­da con res­tau­ran­tes modernos y am­plían las zo­nas de des­can­so ha­cién­do­las agra­da­bles. La aten­ción es co­mo pa­ra re­yes, có­mo­do y a gus­to.

Vol­ver a ju­gar aquí, es­tar en al­gu­na de las can­chas -hay cua­tro prin­ci­pa­les y 16 pis­tas ane­xas- y sen­tir que es­tás com­pi­tien­do, brin­da una ener­gía es­pe­cial. Pa­ra un te­nis­ta es­tar en un Grand Slam es lo me­jor que le pue­de pa­sar y, en mi ca­so, des­pués de tan­to tiem­po de ha­ber es­ta­do ale­ja­do de las can­chas -de­bi­do a una ci­ru­gía en el ta­lón del pie iz­quier­do y que lo de­jó fue­ra de cir­cu­la­ción por seis me­ses-, to­car la ra­que­ta y sen­tir que es­tás en bue­nas con­di­cio­nes, siem­pre se­rá bueno.

No sa­be­mos has­ta qué ron­da po­de­mos lle­gar, pues la com­pe­ten­cia es du­ra, in­clu­so en la fa­se de cla­si­fi­ca­ción, en la que em­pe­cé a ac­tuar el lu­nes. Pe­ro ha­ce­mos el es­fuer­zo por man­te­ner­nos por­que siem­pre que­re­mos ju­gar más de un par­ti­do aquí. Ga­rros me po­ne con­ten­to y, a la vez, pen­san­do en la for­ma de re­cu­pe­rar mi me­jor ni­vel. Aquí ten­go una prue­ba im­por­tan­te. Lo es­toy ju­gan­do con bue­nas sen­sa­cio­nes, es­pe­ran­do lle­gar lo más le­jos po­si­ble, ob­te­ner re­sul­ta­dos y sen­tir, de nue­vo, la com­pe­ten­cia de al­to ni­vel

*Ver­sión pe­rio­dís­ti­ca: Os­wal­do Bus­ta­man­te Eso­bar.

FOTO

Es­te año, el an­tio­que­ño Ale­jan­dro Gon­zá­lez em­pren­dió, en la tie­rra ba­ti­da de Pa­rís, su dé­ci­ma sép­ti­ma par­ti­ci­pa­ción en tor­neos de Grand Slam del te­nis. Cin­co en Ro­land Ga­rros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.