No so­lo los hu­ma­nos son per­fec­cio­nis­tas, es­tos ani­ma­les tam­bién.

Los in­sec­tos, por ejem­plo, tam­bién se es­fuer­zan por tra­ba­jar y ha­cer las co­sas bien. Son de los ani­ma­les más dis­ci­pli­na­dos en las la­bo­res que tie­nen en la na­tu­ra­le­za.

El Colombiano - - PORTADA - Por RA­MI­RO VE­LÁS­QUEZ GÓMEZ

En al­gu­nas es­pe­cies de aves, la hem­bra vi­si­ta el ni­do que cons­tru­yó el ma­cho y lo re­vi­sa pa­ra ver si que­dó bien.

Si el ni­do, ade­más, es­tá bien es­con­di­do, ale­ja­do de la vis­ta de un po­si­ble de­pre­da­dor, en­ton­ces el cons­truc­tor es una bue­na op­ción co­mo pa­re­ja pa­ra pro­crear.

Es­to prue­ba que los hu­ma­nos no son los únicos que tra­ba­jan du­ro con éti­ca y es­crú­pu­los (es­me­ro). Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son co­mu­nes tam­bién en in­sec­tos, aves, pe­ces y otros ani­ma­les.

Las evi­den­cias fue­ron re­por­ta­das por cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley, que re­vi­sa­ron cer­ca de 4000 es­tu­dios so­bre com­por­ta­mien­to ani­mal. Los psi­có­lo­gos Mi­kel Del

ga­do y Frank Su­llo­way ras­trea­ron atri­bu­tos co­mo la­bo­rio­si­dad, pul­cri­tud, te­na­ci­dad, pru­den­cia y au­to­dis­ci­pli­na en un gran nú­me­ro de cria­tu­ras, gran­des y pe­que­ñas.

Cla­ve pa­ra la su­per­vi­ven­cia

Así co­mo en los hu­ma­nos, el per­fec­cio­nis­mo en ani­ma­les, que in­vo­lu­cra tra­ba­jar du­ro, po­ner aten­ción a los de­ta­lles y es­for­zar­se pa­ra ha­cer las co­sas bien, re­por­ta be­ne­fi­cios evo­lu­ti­vos co­mo te­ner ven­ta­jas en la ca­za y bús­que­da de co­mi­da, la atrac­ción de pa­re­jas, la pro­crea­ción y la de­fen­sa de los de­pre­da­do­res.

Eso ex­pu­sie­ron en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el Psy­cho­lo­gi­cal Bu­lle­tin. Los ca­sos abun­dan y son cla­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes de esa con­duc­ta.

“Las abe­jas que re­ti­ran los res­tos de otras del pa­nal tie- nen más hi­jos, mien­tras que los pá­ja­ros que man­tie­nen sus ni­dos más or­de­na­dos son me­nos sus­cep­ti­bles de ser de­vo­ra­dos”, ex­pli­có Del­ga­do, es­tu­dian­te de doc­to­ra­do en Psi­co­lo­gía. “En mu­chas es­pe­cies de pá­ja­ros, la maes­tría en el can­to es cla­ve pa­ra un apa­rea­mien­to exi­to­so”.

Así, cuan­do al­gu­nas hem­bras re­vi­san los ni­dos pa­ra ver có­mo que­da­ron cons­trui­dos, aque­llos más ador­na­dos y le­jos de la mi­ra­da de de­pre­da­do­res, son los que las atraen pa­ra ele­gir al afor­tu­na­do cons­truc­tor. Un com­por­ta­mien­to que no se co­no­cía.

Ran­gos

Los dos in­ves­ti­ga­do­res, Del­ga­do y Su­llo­way, di­vi­die­ron las ca­rac­te­rís­ti­cas de per­fec­cio­nis­mo que en­con­tra­ron en los ani­ma­les en dos ca­te­go­rías prin­ci­pa­les.

Una, el or­den y la la­bo­rio­si­dad, que in­clu­ye la or­ga­ni­za­ción y lim­pie­za; y el es­fuer­zo en los lo­gros y la com­pe­ten­cia, que abar­ca el dominio y la in­ten­ción.

En ese sen­ti­do, los pá­ja­ros e in­sec­tos tien­den a en­cua­drar en la ca­te­go­ría del or­den, mien­tras que los pri­ma­tes y otros ma­mí­fe­ros ca­ben con ma­yor pre­ci­sión en la del es­fuer­zo en el lo­gro.

Es más, de acuer­do con los in­ves­ti­ga­do­res, esa división se re­fle­ja en el ár­bol fa­mi­liar fi­lo­ge­né­ti­co en el cual los pri­ma­tes y otros ma­mí­fe­ros es­tán en otra ra­ma apar­te de aves, rep­ti­les, in­ver­te­bra­dos y otras es­pe­cies de­bi­do a que sus ras­gos de personalidad evo­lu­cio­na­ron pa­ra ayu­dar­les a adap­tar­se a sus con­di­cio­nes de vi­da di­fe­ren­tes.

“Las ten­den­cias del or­den y la la­bo­rio­si­dad pa­re­cen ha­ber­se ori­gi­na­do en in­sec­tos y pe­ces, mien­tras el es­fuer­zo y la com­pe­ten­cia pue­den es­tar más re­la­cio­na­das con la so­lu­ción de pro­ble­mas, la vi­da en gru­po y la com­ple­ji­dad del am­bien­tes que ha­bi­tan esos ani­ma­les”, di­jo Del­ga­do.

Las cin­co

Una de tan­tas he­rra­mien­tas usa­das por los cien­tí­fi­cos en su ras­treo fue el mo­de­lo de las Cin­co Gran­des: aper­tu­ra, ex­tro­ver­sión, agra­da­bi­li­dad, es­cru­pu­lo­si­dad y neu­ro­ti­cis­mo. Ca­si to­das ha­bían si­do des­cri­tas por otros es­tu­dios, me­nos la ca­rac­te­rís­ti­ca se­ña­la­da, que es pri­me­ra vez que se re­por­ta en el reino ani­mal, se­gún ad­vir­tie­ron.

Pa­ra Del­ga­do, es­to se de­be a que se de­fi­nía la es­cru­pu­lo­si­dad y el per­fec­cio­nis­mo muy es­tre­cha­men­te, tal co­mo un ras­go hu­mano ba­sa­do en emo­cio­nes, in­ten­cio­nes y mo­ra­li­dad. “Apos­ta­mos por usar una de­fi­ni­ción más ba­sa­da en el com­por­ta­mien­to al eva­luar la personalidad ani­mal en fu­tu­ros es­tu­dios”.

Unas ca­rac­te­rís­ti­cas que no se les co­no­cían a mu­chos de los ani­ma­les es­tu­dia­dos.

Na­tu­ra­le­za en ac­ción

FO­TO WAUGSBERG

Abe­jas, ani­ma­les co­no­ci­dos por su la­bo­rio­si­dad, con al­to gra­do de dis­ci­pli­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.