En La Ceja se dio ini­cio a una nue­va co­mu­ni­dad pa­ra la paz

12 fa­mi­lias de di­fe­ren­tes zo­nas de An­tio­quia vi­vi­rán en un pre­dio que per­te­ne­ció a la ma­fia.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por RI­CAR­DO MON­SAL­VE GA­VI­RIA JAI­ME PÉ­REZ

To­das son víc­ti­mas de des­po­jo por cul­pa de los vio­len­tos. Las 12 fa­mi­lias lle­ga­ron de Ura­bá, Su­r­oes­te y el orien­te le­jano de An­tio­quia, y aun­que ya fue­ron be­ne­fi­cia­das con un fa­llo ju­di­cial pa­ra que les fue­ran res­ti­tui­das sus tie­rras, no pu­die­ron ser ubi­ca­das en sus an­ti­guas par­ce­las por di­fe­ren­tes ra­zo­nes.

La so­lu­ción de la Agen­cia de Res­ti­tu­ción de Tie­rras fue ubi­car a esas fa­mi­lias en el mu­ni­ci­pio de La Ceja, don­de se aprovechó una fin­ca que per­te­ne­ció al car­tel de Me­de­llín, es­pe­cí­fi­ca­men­te a la fa­mi­lia Ga­leano, y que lue­go de apli­cár­se­le la ex­tin­ción de dominio, fue en­tre­ga­da pa­ra re­po­ner a las víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do.

Pao­la An­drea Ca­da­vid Ace­ve­do, di­rec­to­ra re­gio­nal de la Uni­dad de Res­ti­tu­ción de Tie­rras, ex­pli­ca que es la pri­me­ra vez en An­tio­quia que se ubi­can va­rias fa­mi­lias, pro­ce­den­tes de di­fe­ren­tes re­gio­nes, pa­ra que con­vi­van en un pre­dio en ex­tin­ción de dominio.

“Es­tas son fa­mi­lias com­pen­sa­das, ya to­das cuen­tan con sus tí­tu­los de pro­pie­dad pa­ra re­cons­truir su pro­yec­to de vi­da, lo di­fe­ren­te acá es que ocu­rre en una tie­rra dis­tin­ta de la cual fue­ron ex­pul­sa­das o des­po­ja­das. De­vol­ver a una fa­mi­lia el pre­dio del que sa­lió es al­go muy emo­ti­vo, pe­ro acá lo es­pe­cial es que es­tas per­so­nas de­ben cons­truir una co­mu­ni­dad con otros res­ti­tui­dos o compensados que no co­no­cen”, agre­ga la fun­cio­na­ria.

“Una se­gun­da opor­tu­ni­dad”

Es­tos nú­cleos fa­mi­lia­res que lle­gan a La Ceja ya han te­ni­do reunio­nes pre­vias pa­ra co­no­cer­se, in­clu­so la ma­yo- ría tie­ne pen­sa­do qué ti­po de pro­yec­to pro­duc­ti­vo van a desa­rro­llar en sus nue­vas par­ce­las. “En los en­cuen­tros han sa­li­do bue­nas amis­ta­des, ya hay ca­ma­ra­de­ría. Es­to ha­ce que la con­vi­ven­cia sea más fá­cil”, di­ce la di­rec­to­ra re­gio­nal.

Nahun Orre­go So­sa, quien lle­gó de Ura­bá con su es­po­sa y sus tres hi­jos, afir­ma que es­tu­vo pre­so por ca­si una dé­ca­da por un de­li­to que nun­ca co­me­tió (la jus­ti­cia lo ab­sol­vió) y apar­te de eso los gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les le qui­ta­ron dos ca­sas que te­nía en el ba­rrio Po­li­car­pa, de Apar­ta­dó.

“Lo tu­ve to­do y la vio­len­cia me de­jó con na­da. Des­pués de sa­lir de Ura­bá es­tu­vi­mos en Vi­lla­vi­cen­cio, Bo­go­tá y otras par­tes del país in­ten­tan­do re­cons­truir nues­tras vi­das, fue muy du­ro, pe­ro aho­ra es­ta nue­va opor­tu­ni­dad tie­ne pin­ta de ale­gría, acá ya co­no­cí nues­tra nue­va par­ce­la y no veo la ho­ra de cons­truir y cul­ti­var arán­dano y to­ma­te”, na­rra Nahun, quien des­de di­ciem­bre es­tá vi­vien­do en La Ceja, con su fa­mi­lia, “pa­ra po­der acos­tum­brar­se al cli­ma”.

Des­de el mu­ni­ci­pio de San Car­los lle­gó Jo­sé Al­ber­to Gar­cía Gar­cía, otro de los be­ne­fi­cia­dos, ase­gu­ra que nun­ca cre­yó en los fun­cio­na­rios de la Uni­dad de Res­ti­tu­ción de Tie­rras cuan­do le di­je­ron que iba a vol­ver a te­ner una tie­rra. “A no­so­tros, los gru­pos ar­ma­dos nos ame­na­za­ron de muer­te tan­tas ve­ces que per­di­mos la cuenta y en la tie­rri­ta que te­nía no pe­ga-

ba bien el ca­fé, que tan­to me gus­ta sem­brar, aho­ra en es­te te­rreno veo un fu­tu­ro pa­ra mi fa­mi­lia”.

Se­gún la di­rec­ción re­gio­nal de la Uni­dad de Res­ti­tu­ción de Tie­rras, es­tas 12 fa­mi­lias van a te­ner un acom­pa­ña­mien­to pa­ra ase­gu­rar una con­vi­ven­cia sa­na en­tre to­das las per­so­nas.

Por su par­te, el Ban­co Agra­rio tie­ne prio­ri­za­dos los pro­yec­tos de vi­vien­da que per­mi­ti­rán la cons­truc­ción de las ca­sas.

“Ellos ya tie­nen su ti­tu­lo y en cual­quier mo­men­to pue­den ex­plo­tar su te­rreno, aun­que no pue­den ven­der­lo has­ta den­tro de dos años”, ex­pli­ca Pao­la An­drea Ca­da­vid

FOTOS

La fin­ca “Mi­ra­flo­res” tie­ne 7,2 hec­tá­reas. To­da la tie­rra, me­nos lo cons­trui­do, fue re­par­ti­do en­tre las 12 fa­mi­lias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.