Por qué es­ca­sea la vi­vien­da so­cial lo­cal

El Go­bierno re­cha­zó pro­pues­ta de se­pa­rar las obras com­ple­men­ta­rias pa­ra que va­lor no pa­se má­xi­mo le­gal.

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por JUAN FE­LI­PE SIE­RRA SUÁ­REZ

La in­ter­pre­ta­ción de la nor­ma dis­mi­nu­yó la ofer­ta de Vi­vien­da de In­te­rés So­cial (VIS) nue­va en Me­de­llín, es de­cir, aque­lla que va­le má­xi­mo 135 sa­la­rios mí­ni­mos men­sua­les, o sea, 99,5 mi­llo­nes de pe­sos es­te año y es la es­pe­ran­za de las fa­mi­lias de me­nos in­gre­sos con sue­ño de te­cho pro­pio.

A ca­da uni­dad ha­bi­ta­cio­nal de es­te ti­po hay que su­mar­le el va­lor de par­quea­de­ros, cuar­tos úti­les, lo­ca­les co­mer­cia­les y me­jo­ra­mien­tos co­mu­nes, por lo que su­pera di­cho to­pe exi­gi­do por la ley.

Pre­ci­sa­men­te, el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da le res­pon­dió en días pa­sa­dos una car­ta a la Lon­ja de Pro­pie­dad Raíz de Me­de­llín, en la que ex­pli­ca por­qué no es po­si­ble des­mon­tar las obras com­ple­men­ta­rias del va­lor to­tal del in­mue­ble.

EL CO­LOM­BIANO co­no­ció es­ta mi­si­va en que el Mi­nis­te­rio se ba­só en el De­cre­to 1077 de 2015 pa­ra ar­gu­men­tar que el va­lor de una vi­vien­da nue­va in­clu­ye los bie­nes mue­bles e in­mue­bles que pres­ten usos y ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios o co­ne­xos, co­mo par­quea­de­ros y de­pó­si­tos (cuar­tos úti­les).

“No se en­con­tró ar­gu­men­to téc­ni­co que jus­ti­fi­que un es­tu­dio pa­ra au­men­tar de va­lor las vi­vien­das VIS o las de in­te­rés prio­ri­ta­rio (VIP, de 70 sa­la­rios, 51,64 mi­llo­nes de pe­sos), de­ter­mi­na­das en el Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo (Ley 1753 de 2015)”, ex­pli­ca la mi­si­va fir­ma­da por el vi­ce­mi­nis­tro de Vi­vien­da en­car­ga­do en ese mo­men­to, Ale­jan­dro Quin­te­ro.

Sin em­bar­go, el gre­mio in­mo­bi­lia­rio adu­ce que al in­cluir los cos­tos de me­jo­ras, se so­bre­pa­sa el va­lor VIS. De pa­so, los cons­truc­to­res pier­den be­ne­fi­cios co­mo la de­vo­lu­ción del IVA (has­ta de un 4 % de las ven­tas to­ta­les) y no pue­den ac­ce­der a cré­di­tos a ta­sas más ba­jas.

Por eso los cons­truc­to­res de­jan de edi­fi­car y es­to afec­ta a per­so­nas de in­gre­so ba­jo que bus­can un ho­gar y pre­fie­ren im­pul­sar vi­vien­da pa­ra cla­se me­dia (No-VIS), por­que es más ren­ta­ble.

“La uti­li­dad de los cons­truc­to­res es muy ba­ja en la vi­vien­da VIS, y ca­si que son so­lo los be­ne­fi­cios tri­bu­ta­rios los

que les per­mi­ten ob­te­ner una ga­nan­cia”, co­men­tó a es­te dia­rio Fe­de­ri­co Es­tra­da, pre­si­den­te de la Lon­ja de Pro­pie­dad Raíz de Me­de­llín.

Y en el ca­so de quie­nes de­ci­den cons­truir­las, pues lo ha­cen ajus­tan­do cos­tos en de­tri­men­to del área de los apar­ta­men­tos, la ca­li­dad de aca­ba­dos y co­mo­di­da­des de las zo­nas co­mu­nes.

Aho­ra, si es­te ti­po de pro­yec­tos VIS se ha­ce sin par­quea­de­ros y con me­nos área ha­bi­ta­cio­nal, el pro­ble­ma es de ciu­dad: las ca­lles se con­ver­ti­rán, aún más, en es­ta­cio­na­mien­tos, co­mo ya se apre­cia en al­re­de­do­res de edi­fi­cios de es­te ti­po.

Por eso los mu­ni­ci­pios del Va­lle de Abu­rrá, por or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, obli­gan a la cons­truc­ción de un par­quea­de­ro pri­va­do en los pro­yec­tos VIS por ca­da cua­tro 0 seis vi­vien­das, se­gún el ca­so.

Lo an­te­rior con­tras­ta con la de­fi­ni­ción del Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da, que de­fi­ne a las VIS co­mo aque­llas que reúnen ele­men­tos que ase­gu­ran su ha­bi­ta­bi­li­dad, con es­tán­da­res de ca­li­dad en di­se­ño ur­ba­nís­ti­co, ar­qui­tec­tó­ni­co y de cons­truc­ción, in­di­ca su pá­gi­na web.

To­dos pier­den

En ese sen­ti­do, la Lon­ja ad­vier­te que ta­les es­tán­da­res de ca­li­dad no se es­tán cum­plien-

do, al exi­gir vi­vien­das que no se pa­sen del to­pe de 135 sa­la­rios mí­ni­mos, y de­jan co­mo al­ter­na­ti­va cons­truir so­lu­cio­nes más pe­que­ñas, más ha­ci­na­das y sin aca­ba­dos.

Pe­ro si la ofer­ta se ha­ce más pre­ca­ria, tam­bién el com­pra­dor se afec­ta­rá en el ca­so de que la vi­vien­da que le in­tere­se no sea VIS: “los ban­cos de­jan de fi­nan­ciar a ta­sas pre­fe­ren­cia­les, ni tam­po­co po­drán ac­ce­der a sub­si­dios del pro­gra­ma Mi Ca­sa Ya, en­ca­re­cien­do el prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio o ce­rran­do la op­ción a mu­chas fa­mi­lias”, aña­dió Es­tra­da.

Por eso el gre­mio le pro­pu­so al Go­bierno re­sol­ver es­ta di­fi­cul­tad nor­ma­ti­va al ex­cluir del va­lor fi­nal del in­mue­ble par­quea­de­ros, cuar­tos úti­les y has­ta la obra blan­ca.

Aun­que ya re­ci­bió un no ofi­cial, Es­tra­da in­sis­te en que es­te cue­llo de bo­te­lla se de­be re­sol­ver pa­ra reac­ti­var la cons­truc­ción de pro­yec­tos VIS en el Va­lle de Abu­rrá y que sean de al­ta ca­li­dad, es

de­cir, que cuen­ten con es­ta­cio­na­mien­tos, lo­ca­les co­mer­cia­les, y so­bre to­do, se man­ten­gan los be­ne­fi­cios tri­bu­ta­rios pa­ra cons­truc­to­res y de sub­si­dios pa­ra com­pra­do­res.

Se con­sul­tó al Ins­ti­tu­to So­cial de Vi­vien­da y Há­bi­tat de Me­de­llín (Is­vi­med), pe­ro res­pon­die­ron que se ape­gan a lo que in­di­ca el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da.

Fi­nal­men­te, es­ta car­te­ra sub­ra­yó en su res­pues­ta a la Lon­ja que los pro­yec­tos VIS de­ben so­me­ter­se al Plan del Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial (POT) de ca­da mu­ni­ci­pio y el cons­truc­tor no pue­de con­tro­ver­tir las nor­mas: quien lo ha­ga, se ve­rá en­fren­ta­do a san­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas de con­for­mi­dad a la Ley 383 de 1997

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.