(…) “NE­GRO NI”…

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ADRIANA COO­PER adrih­coo­per@gmail.com

Ra­cis­mos sub­sis­ten­tes: Eran los 80: la dé­ca­da de la in­fan­cia, las tar­des de jue­go en la ca­lle con los ve­ci­nos que se in­te­rrum­pían cuan­do la ma­má lla­ma­ba al or­den por­que “ma­ña- na hay que ma­dru­gar” o “ya es­tá ser­vi­da la co­mi­da”.

En una de esas tar­des lle­gó el abue­li­to de uno de los ni­ños del ba­rrio: un se­ñor de piel blan­quí­si­ma y ojos cla­ros; muy “buen mo­zo” co­mo lo definían al­gu­nas se­ño­ras y el mis­mo que una tar­de de­ci­dió re­ga­lar­nos unas ga­lle­tas. Y ahí, en me­dio de su ac­to de ge­ne­ro­si­dad apa­re­ció un me­cá­ni­co que vino a re­pa­rar un ca­rro.

El re­cién lle­ga­do ex­ten­dió su mano a aquel abue­lo que la de­jó ex­ten­di­da sin co­rres­pon­der y so­lo di­jo: “ne­gro ni mi caballo”. Esa fue nues­tra puer­ta al mun­do del ra­cis­mo. Ahí su­pi­mos va­rios que te­ner la piel os­cu­ra en cier­tos lu­ga­res de Me­de­llín era na­cer de­bien­do. Y aun­que esos pre­jui­cios se han sua­vi­za­do, to­da­vía hay gen­te que se­pa­ra los pla­tos a la em­plea­da que vino del Cho­có pa­ra que no co­ma en los mis­mos de los “se­ño­res”.

Aún se oyen his­to­rias en las que a la “ni­ña” le re­cha­za­ron el no­vio por­que es “mo­re­ni­to” o la gen­te se sor­pren­de por­que vie­ron a una per­so­na de piel más os­cu­ra mon­tan­do en un ca­rro nue­vo o yen­do a la uni­ver­si­dad; co­mo si te­ner la piel de un co­lor di­fe­ren­te a la ma­yo­ría fue­ra una sen­ten­cia de po­bre­za. De acuer­do con la Se­cre­ta­ría de Pla­nea­ción lo­cal, en la ciu­dad hay al­re­de­dor de 218.068 per­so­nas afro­co­lom­bia­nas. Mu­chas de ellas fue­ron edu­ca­das con la men­ta­li­dad de la es­cla­vi­tud: pa­ra se­guir ór­de­nes y no pen­sar; so­por­tar mal­tra­tos y no bus­car so­lu­cio­nes o tra­ba­jar so­lo pa­ra los sue­ños del más po­de­ro­so.

“Mi­cro­ma­chis­mos”: Quie­nes cree­mos en la fuer­za de las mu­je­res o cre­ci­mos en ca­sas don­de la su­pre­ma­cía de gé­ne­ro no fue apo­lo­gía, ob­ser­va­mos esos com­por­ta­mien­tos su­ti­les y co­ti­dia­nos don­de se con­fir­ma un pre­jui­cio o se re­fuer­zan ideas que apun­tan a que el va­lor de al­guien ra­di­ca en un lu­gar de­fi­ni­do de su anato­mía. Es­ta se­ma­na una mu­jer iba ma­ne­jan­do por una ca­lle an­gos­ta y se de­tu­vo an­te el te­mor de es­tre­llar­se. De for­ma sor­pren­den­te, los hom­bres (des­co­no­ci­dos en­tre ellos an­tes de es­to) de la vía se hi­cie­ron ami­gos pa­ra bur­lar­se de ella y le gri­ta­ron: “no pa­sa”, “no pue­de”. Ella co­mo pu­do lo­gró abrir­se ca­mino y los de­jó sin ha­bla cuan­do les mos­tró un car­tel im­pre­so que de­cía: “ma­chis­tas”. En otro lu­gar, exac­ta­men­te en un pa­si­llo, ha­bía dos mu­je­res di­cién­do­le a una ni­ña: “no seas tan ex­tro­ver­ti­da con to­dos los hom­bres por­que te pue­des que­dar so­la”. Es­te men­sa­je me lle­vó a va­rias dé­ca­das atrás cuan­do el úni­co des­tino de una ni­ña era te­ner ma­ri­do o ser si­len­cio­sa equi­va­lía a de­cen­cia.

In­di­vi­dua­lis­mo: Ya em­pe­zó en Ve­ne­cia, Ita­lia, la bie­nal de ar­te más gran­de y an­ti­gua el mun­do; fun­da­da en 1895. En me­dio de las crí­ti­cas o ex­pec­ta­ti­vas que­bra­das que ya ha ge­ne­ra­do en­tre al­gu­nos es­ta ver­sión que va has­ta el 26 de no­viem­bre, lla­ma la aten­ción un men­sa­je: va­rios de los ar­tis­tas ex­hi­ben obras que in­vi­tan a de­jar el que con­si­de­ran un mal cre­cien­te: el in­di­vi­dua­lis­mo. Jun­tar­nos, in­tere­sar­se por otros, pro­tes­tar con­tra quie­nes creen que los se­res so­lo so­mos blan­cos o ne­gros es el lla­ma­do

Un men­sa­je en la bie­nal de Ve­ne­cia, Ita­lia, se ob­ser­va con obras que in­vi­tan a de­jar el que con­si­de­ran un mal cre­cien­te: el in­di­vi­dua­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.