TRAM­PAS Y ES­CÁN­DA­LOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ER­NES­TO OCHOA MO­RENO ochoaer­nes­to18@gmail.com

Co­mo una ma­ri­po­sa in­ge­nua, el país vi­ve atra­pa­do en una te­la­ra­ña de es­cán­da­los. Y co­mo en el ri­to sa­cri­fi­cial de la ara­ña que ca­za su pre­sa, tam­bién el país, al igual que el in­sec­to que ca­yó en la tram­pa, a ca­da mo­vi­mien­to que ha­ce más se en­re­da.

Los es­cán­da­los nos aco­san des­de que sa­le el sol has­ta que ano­che­ce, en el ám­bi­to per­so­nal o en el so­cial, en lo pri­va­do y en el pú­bli­co. Aquí no ocu­rren co­sas sino es­cán­da­los. No hay no­ti­cias, hay es­cán­da­los.

Se pue­de de­cir que to­dos en Co­lom­bia, cul­pa­bles o inocen­tes, acu­sa­dos y acu­sa­do­res, jus­tos y pe­ca­do­res, nos en­con­tra­mos atas­ca­dos en la red de una te­la­ra­ña inaca­ba­ble de es­cán­da­los. Por ac­ti­va o por pa­si­va, por fas o por ne­fas, nos he­mos de­ja­do arras­trar por la mal­sa­na atrac­ción de los es­cán­da­los. Al­go que em­pie­za co­mo un jue­go, pe­ro que se vuel­ve una com­pul­sión irre­sis­ti­ble. Al fi­nal to­do aca­ba en­tur­bia­do y la ver­dad, que es la úni­ca que pue­de sa­car­nos del em­bro­llo, se vuel­ve le­ja­na e im­po­si­ble.

Con otro agra­van­te. Cuan­do el que de­nun­cia se de­ja ten­tar por otras in­ten­cio­nes dis­tin­tas a la lim­pia ac­ción de la jus­ti­cia y, lo que es peor, cuan­do esa de­nun­cia se vuel­ve ba­rra­ga­na del es­cán­da­lo, no so­lo de­ja de ser efec­ti­va sino que se tor­na pe­li­gro­sa y tan per­ju­di­cial o más que el ac­to in­no­ble o pu­ni­ble que se pu­so al des­cu­bier­to.

Es­cán­da­lo vie­ne del vo­ca­blo grie­go “skán­da­lon”, que ha­ce re­fe­ren­cia al me­ca­nis­mo que sir­ve pa­ra po­ner en mo­vi­mien­to una tram­pa, o sea, el re­sor­te de la tram­pa. Y la vi­da, per­so­nal o so­cial, aca­ba sien­do un cam­po sem­bra­do de tram­pas, que sor­pren­den en el mo­men­to me­nos pen­sa­do a quien se aven­tu­ra por la ma­ra­ña de con­se­jas y chis­mes, de mur­mu­ra­cio­nes de pa­si­llos, de se­cre­teos de al­co­ba, de ver­da­des a me­dias, de men­ti­ras pal­ma­rias, de in­ter­pre­ta­cio­nes ama­ña­das. Es un am­bien­te vis­co­so, pe­ga­jo­so, en­su­cia­dor. Me­te uno la mano y se un­ta.

Así las co­sas, he­mos aca­ba­do con­vi­vien­do con el es­cán­da­lo, co­mo nos acos­tum­bra­mos a vi­vir con la vio­len­cia, ca­si coho­nes­tán­do­la y pro­pi­cian­do así la im­pu­ni­dad. La adic­ción al es­cán­da­lo, ali­men­ta­da por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y por la es­gri­ma in­mo­ral de los que bus­can pes­car en río re­vuel­to, se vuel­ve un há­bi­to y una cos­tum­bre tan des­gas­ta­do­ra y ram­plo­na, que no ser­vi­rá a na­die ni a nin­gu­na cau­sa.

Pa­ra li­be­rar­se de la te­la­ra­ña tal vez el úni­co me­dio sea man­te­ner una ac­ti­tud de dis­tan­cia crí­ti­ca pa­ra no tra­gar en­te­ro ni co­mul­gar con rue­das de mo­lino. Y con­vo­car a la so­cie­dad, so­bre to­do a sus di­ri­gen­tes, a ha­cer ga­la de la di­fí­cil sa­bi­du­ría del si­len­cio. Por­que par­te del en­tre­més de los es­cán­da­los es la ver­bo­rrea. No se tra­ta de ca­llar cuan­do la ver­dad exi­ja ha­blar, sino de ser due­ños de las pro­pias pa­la­bras. Y, lo que es más di­fí­cil, ser due­ños del pro­pio si­len­cio

La adic­ción al es­cán­da­lo se vuel­ve un há­bi­to y una cos­tum­bre que no ser­vi­rá a na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.