Un de­ba­te pa­ra ver en pri­me­ra fi­la: Net­flix vs. Can­nes

¿De­ja­re­mos de ir a ci­ne en el fu­tu­ro por ver las pe­lí­cu­las en strea­ming?

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JONATHAN MON­TO­YA GAR­CÍA

Un día an­tes de pre­sen­tar en Can­nes su cor­to­me­tra­je Lei­di, ha­ce tres años, Si­món Me­sa So­to, su di­rec­tor, hi­zo una prue­ba, co­mo es tra­di­ción. En la sa­la de ci­ne se fi­jó en los de­ta­lles del co­lor de la ima­gen, del so­ni­do... Que to­do fue­ra ideal, tal co­mo pen­só que se ve­ría y es­cu­cha­ría cuan­do es­ta­ba di­ri­gien­do el cor­to.

“Así lo ha­cen to­dos”, di­ce, re­fi­rién­do­se a los di­rec­to­res. En esa edi­ción del fes­ti­val, la nú­me­ro 67, el jo­ven di­rec­tor ga­nó la Pal­ma de Oro. Era la pri­me­ra vez que un co­lom­biano ob­te­nía ese re­co­no­ci­mien­to. Des­pués, Lei­di lle­gó a al­gu­nas sa­las de ci­ne, co­mo to­dos los pro­duc­tos au­dio­vi­sua­les que se pro­yec­tan en Can­nes.

En es­ta edi­ción del fes­ti­val, que em­pe­zó el 17 de mayo y fi­na­li­za es­te do­min­go, se es­tre­na­ron los fil­mes Ok­ja y The

Me­ye­ro­witz Sto­ries, am­bos ex­clu­si­vos de Net­flix; el pri­me­ro, di­ri­gi­do por Bong Joon Ho, y el se­gun­do, por Noah Baum

bach. No obs­tan­te, nin­guno de los dos se ve­rá en las sa­las de ci­ne, su ex­hi­bi­ción se­rá ex­clu­si­va de la pla­ta­for­ma de strea­ming, rom­pien­do de esa for­ma una tra­di­ción de 69 años.

Es­ta se­rá la úni­ca vez que su­ce­da de esa ma­ne­ra, o por lo me­nos por aho­ra. Can­nes le exi­gió a Net­flix, y al res­to de apli­ca­cio­nes si­mi­la­res que quie­ran par­ti­ci­par en el fes­ti­val, lle­var las pe­lí­cu­las a las sa­las de ci­ne, igual que cual­quier otro com­pe­ti­dor. Y qué de­ba­te el que se ar­mó.

En el co­mu­ni­ca­do que el fes­ti­val dio a co­no­cer el 10 de mayo se le­yó: “A par­tir de aho­ra cual­quier pe­lí­cu­la que quie­ra com­pe­tir en Can­nes ten­drá que com­pro­me­ter­se pre­via­men­te a ser dis­tri­bui­da en las sa­las fran­ce­sas”. Strea­ming, pro­ta­go­nis­ta Ya es co­no­ci­do que Net­flix, HBO y Ama­zon le die­ron un vuel­co a la for­ma en que las per­so­nas con­su­men con­te­ni­dos de vi­deo: hay un ca­tá­lo­go de pe­lí­cu­las, se­ries o do­cu­men­ta­les que ca­da usua­rio de­ci­de en qué mo­men­to ver y en qué dis­po­si­ti­vos, si en un te­le­vi­sor o en uno mó­vil –ta­ble­ta, te­lé­fono in­te­li­gen­te o PC–.

“Las pla­ta­for­mas de strea­ming es­tán cam­bian­do to­tal­men­te el ne­go­cio de lo au­dio­vi­sual. Por una par­te es­tán bo­rran­do los fron­te­ras, aun­que las na­rra­ti­vas de ci­ne y te­le­vi­sión aún se di­fe­ren­cian, la for­ma de con­su­mo es prác­ti­ca­men­te la mis­ma”, ex­pli­ca Je­ró­ni­mo León Ri­ve­ra Be­tan­cur, pro­fe­sor in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de la Sa­ba­na.

El cam­bio en el con­su­mo de vi­deo ha si­do tal, así co­mo el éxi­to de es­tas mar­cas, que gran­des com­pa­ñías co­mo You­Tu­be y Fa­ce­book tie­nen pla­nes pa­ra desa­rro­llar con­te­ni­dos ex­clu­si­vos pa­ra sus usua­rios, dis­tri­bui­dos úni­ca­men­te me­dian­te sus pla­ta­for­mas. Fa­ce­book, se­gún in­for­ma­ción re­ve­la­da por el me­dio Bu­si­ness In­si­der, lo ha­rá en el pró­xi­mo mes.

Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor Ri­ve­ra, el epi­so­dio en­tre Net­flix y Can­nes es una mues­tra de la tensión que exis­te ha­ce mu­cho tiem­po en­tre la ex­hi­bi­ción tra­di­cio­nal y la al­ter­na­ti­va. Ahí es­tá Net­flix, di­ce Ri­ve­ra, y ade­más hay otras; por lo tan­to, de­jan de ser una op­ción y se con­vier­ten en un ca­non. “A la vuel­ta de unos años va a ser más co­mún, lo que im­pli­ca que el mo­de­lo tra­di­cio­nal se aca­be”, señala el pro­fe­sor de La Sa­ba­na.

Se­gún esos cam­bios, el in­ves­ti­ga­dor con­si­de­ra iló­gi­ca la dis­cu­sión que se ge­ne­ró en­tre Net­flix y Can­nes, pe­ro la en­tien­de des­de la tra­di­ción, ahí sí tie­ne sen­ti­do por­que el fes­ti­val de­fien­de unos in­tere­ses y, ade­más, “re­pre­sen­ta la cons­truc­ción y di­fe­ren­cia ideo­ló­gi­ca que ha te­ni­do Fran­cia con Es­ta­dos Uni­dos fren­te a la vi­sión del ci­ne que tie­ne ca­da país”, señala.

Ar­man­do Rus­si, pro­fe­sor de teo­ría e his­to­ria de ci­ne, ci­né­fi­lo y crí­ti­co, tie­ne una pos­tu­ra más ra­di­cal. Pa­ra Rus­si, Net­flix no es un es­pa­cio pa­ra apre­ciar el ci­ne, pun­to. Se­gún él, es una he­rra­mien­ta per­fec­ta pa­ra es­tos tiem­pos, en los que se pue­de en­con­trar de to­do, “pe­ro no hay na­da”. Ade­más, señala que en In­ter­net se en­cuen­tran otras po­si­bi­li­da­des que son, a di­fe­ren­cia del po­pu­lar ser­vi­cio, gra­tui­tas e in­de­pen­dien­tes pa­ra dis­fru­tar de con­te­ni­dos de ma­yor ca­li­dad y con dis­po­ni­bi­li­dad más li­mi­ta­da.

“Se tra­ta de una cues­tión éti­co-es­té­ti­ca. No es­tá bien ver a Ingrid Berg­man llo­rar en Ca­sa­blan­ca (1942) en una pla­ta­for­ma dis­tin­ta a la gran pan­ta­lla. No por­que sea un pu­ris­ta, sino por­que si no es así, es­ta­rá vien­do otra pe­lí­cu­la y se per­de­rá to­do el ni­vel se­mióti­co –sim­bó­li­co- que se in­ter­re­la­cio­na con el ni­vel es­té­ti­co y na­rra­ti­vo”.

Sin em­bar­go, el ci­ne clá­si­co, co­mo Ca­sa­blan­ca, no es el úni­co que no se adap­ta a esas pla­ta­for­mas, se­gún el pro­fe­sor de ci­ne. Pa­ra él, has­ta Rá­pi­dos

y Fu­rio­sos no lo ha­ce, sim­ple­men­te por­que no tie­ne sen­ti­do ver una pe­lí­cu­la de esas ca­rac­te­rís­ti­cas, en la que se ha in­ver­ti­do tan­to en su pro­duc­ción y en efec­tos es­pe­cia­les, en un compu­tador o te­le­vi­sor. La cin­ta “es­tá he­cha pa­ra es­ti­mu­lar los sen­ti­dos”, di­ce el crí­ti­co, y de no ver­la en una sa­la de ci­ne, ex­pli­ca, se es­tá per­dien­do su esen­cia. Los rea­li­za­do­res Pau­la Ren­dón, co­mu­ni­ca­do­ra au­dio­vi­sual, cree que Net­flix y Can­nes no son mu­tua­men­te ex­clu­yen­tes. “Los há­bi­tos de los con­su­mi­do­res o es­pec­ta­do­res no son los mis­mos, su edu­ca­ción es­té­ti­ca es dis­tin­ta”.

Por ello, cree que un fil­me que par­ti­ci­pe en el fes­ti­val tie­ne su pú­bli­co en las sa­las de ci­ne y no en una pla­ta­for­ma de strea­ming. Quie­nes lo si­guen tie­nen unas bús­que­das en el sép­ti­mo ar­te que en­cuen­tran a tra­vés de la gran pan­ta­lla y no en un dis­po­si­ti­vo mó­vil o te­le­vi­sor.

No obs­tan­te, acla­ra que si una pe­lí­cu­la del es­ti­lo Can­nes lle­ga a una pla­ta­for­ma en In­ter­net, tam­bién ten­drá su au­dien­cia, tal vez una pa­ra la que no sea sig­ni­fi­ca­ti­vo vi­vir la ex­pe­rien­cia

en sa­la o que des­co­noz­ca que, en el mo­men­to de la rea­li­za­ción de la pe­lí­cu­la, es­ta se pen­só pa­ra pro­yec­tar­se en una pan­ta­lla gran­de.

Por eso, la rea­li­za­do­ra cree que el fu­tu­ro del ci­ne se ha­lla tan­to en los es­pa­cios de siem­pre co­mo en las nue­vas he­rra­mien­tas de dis­tri­bu­ción y ex­hi­bi­ción, en las que se alo­jan con­te­ni­dos que le apun­tan a pú­bli­cos más di­ver­sos. “Es la mis­ma dis­cu­sión que se ha ge­ne­ra­do a lo lar­go de la his­to­ria con otros for­ma­tos que han sur­gi­do”, ase­gu­ra Ren­dón. El libro y el kind­le, por ejem­plo.

El di­rec­tor Si­món Me­sa tam­po­co sien­te que la dis­cu­sión sea nue­va, so­lo que es­ta vez las pla­ta­for­mas de strea­ming son las im­pli­ca­das, pe­ro his­tó­ri­ca­men­te en la dispu­ta han es­ta­do has­ta los me­dios ile­ga­les de des­car­ga, de ellos tam­bién se di­jo que aca­ba­rían con el ci­ne.

La gran di­fe­ren­cia aho­ra, señala Me­sa, es que “Can­nes re­pre­sen­ta la vi­sión ro­mán­ti­ca y tie­ne una pos­tu­ra en la que la sa­la es un san­tua­rio, que es cier­to. La ex­pe­rien­cia de ver una pe­lí­cu­la allí, con to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas que ofre­ce es ne­ce­sa­ria pa­ra quie­nes ven el ci­ne co­mo una ex­pre­sión ar­tís­ti­ca”. Enamo­rar­se en ci­ne Pa­ra Se­bas­tián Me­sa Be­do­ya, di­rec­tor y guio­nis­ta de Los Na

die, lar­go­me­tra­je que ob­tu­vo el Pre­mio del Pú­bli­co de la Se­ma­na de la Crí­ti­ca del Fes­ti­val de Ci­ne de Ve­ne­cia, que las pe­lí­cu­las no se dis­tri­bu­yan en ci­ne y sean ex­clu­si­vas de al­gu­nas pla­ta­for­mas no es­tá mal. Se­gún él, es una oportunidad que tie­nen las per­so­nas de ver al­go que no lle­ga a las sa­las o no es­tá con­ce­bi­do pa­ra ellas.

Co­mo rea­li­za­dor, aña­de Me­sa, du­ran­te el desa­rro­llo de un fil­me bus­ca que es­te ten­ga ca­rac­te­rís­ti­cas que se po­ten­cia­li­cen en las sa­las, ta­les co­mo el so­ni­do y la ima­gen. Sin em­bar­go, aun­que ese pro­ce­so de pro­duc­ción se ha­ce pen­san­do en es­tos es­pa­cios de ex­hi­bi­ción, no pue­den pre­ten­der que cual­quie­ra que va­ya a ver una pe­lí­cu­la lo ha­ga allí.

Eso mis­mo cree el ga­na­dor de la Pal­ma de Oro, si bien des­ta­ca que co­mo la ex­pe­rien­cia de ver una pe­lí­cu­la en ci­ne no hay otra, y po­ne co­mo ejem­plo Ava­tar.

“Sí, hay dis­tin­tas for­mas de ac­ce­der a los lar­go­me­tra­jes. Yo no he vis­to la gran ma­yo­ría de mis pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas en ci­ne, por­que no lle­ga­ron o por otros mo­ti­vos”, apun­ta Me­sa Be­do­ya.

El ga­na­dor en el Fes­ti­val de ci­ne de Ve­ne­cia cree que no se de­ben sa­ta­ni­zar es­tas nue­vas pla­ta­for­mas y que no es co­mo di­jo Pe­dro Al­mo­dó­var, pre­vio a es­ta edi­ción de Can­nes, que el ci­ne sea pa­ra ver en el ci­ne. Me­sa ase­gu­ra que se de­be en­con­trar un equi­li­brio y no lle­var el asun­to a ex­tre­mos.

“Net­flix tam­bién ha apo­ya­do al ci­ne in­de­pen­dien­te al comprar los de­re­chos de al­gu­nos tra­ba­jos pa­ra su­bir­los a su pla­ta­for­ma, por ejem­plo, el fil­me chi­leno El Cris­to Cie­go o el co­lom­biano La Tie­rra

y la som­bra”, co­men­ta Se­bas­tián Me­sa, y aña­de que no cree que las sa­las de ci­ne va­yan a per­der pú­bli­co en un fu­tu­ro. La gen­te tam­bién va por el ri­tual, la ex­pe­rien­cia de la oscuridad, las si­llas ro­jas en las que no se sa­be dón­de po­ner los pies, el apo­ya­bra­zos que com­par­ten con la ga­seo­sa, el olor a cris­pe­tas y el po­der en­con­trar la mano de ese que otro que le gus­ta, sin que na­die de se dé cuen­ta.

“Es un cam­bio, y co­mo cual­quier otro ge­ne­ra con­tro­ver­sia y mie­do en­tre quie­nes ven un nue­vo com­pe­ti­dor”, con­clu­ye Se­bas­tián.

Las nue­vas for­mas de ver ci­ne de­ben co­exis­tir con lo tra­di­cio­nal, en es­te ca­so la sa­la, pun­tua­li­za Si­món. No cree que las per­so­nas va­yan a de­jar de ir en un fu­tu­ro cer­cano, pe­ro sí ase­gu­ra que es­ta­mos vi­vien­do una evo­lu­ción de la ex­hi­bi­ción y la dis­tri­bu­ción, y no es­tá mal

ILUS­TRA­CIÓN SSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.