DO­NALD TRUMP Y LOS “OB­SO­LE­TOS”

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ADRIÁN MAC LI­MAN* re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Es cos­tum­bre que, tras la toma de po­se­sión, los pre­si­den­tes de los Es­ta­dos Uni­dos se reúnan con los líderes de los paí­ses miem­bros de la Alian­za Atlán­ti­ca. Se tra­ta, por re­gla ge­ne­ral, de en­cuen­tros in­for­ma­les, que poco o na­da tie­nen que ver con las so­fis­ti­ca­das “cum­bres” de je­fes de Es­ta­do. Sin em­bar­go, pa­re­ce que el ac­tual in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca es­tá dis­pues­to a cam­biar las re­glas de jue­go. No se­ría es­ta la pri­me­ra vez;

Do­nald Trump se em­pe­ña en im­po­ner su pe­cu­liar es­ti­lo.

El en­cuen­tro ce­le­bra­do es­ta se­ma­na en Bru­se­las de­bía ha­ber te­ni­do un ca­rác­ter me­ra­men­te sim­bó­li­co. En prin­ci­pio, se tra­ta­ba de inau­gu­rar la nue­va se­de de la Alian­za Atlán­ti­ca, un edi­fi­cio mo­der­nis­ta, cu­ya ar­qui­tec­tu­ra con­tras­ta con las has­ta ahora aus­te­ras ins­ta­la­cio­nes que al­ber­ga­ban la se­cre­ta­ría de la agru­pa­ción mi­li­tar. ¿Sim­ple cam­bio de piel? ¿Mi­ra­da ha­cia el fu­tu­ro? Lo cier­to es que la OTAN no va a des­apa­re­cer, co­mo lo hi­zo en su mo­men­to el Pac­to de Var­so­via, bra­zo ar­ma­do de Mos­cú du­ran­te la gue­rra fría.

No, la Alian­za Atlán­ti­ca no pa­re­ce dis­pues­ta a se­guir los pa­sos de su ex­ri­val. Al con­tra­rio, la es­truc­tu­ra mi­li­tar con­tem­pla una po­si­ble ex­pan­sión al ám­bi­to ex­tra­eu­ro­peo. Es­ta es, por lo me­nos, la op­ción de­fen­di­da por el alia­do trans­atlán­ti­co, que desea un ma­yor in­vo­lu­cra­mien­to de los eu­ro­peos en Orien­te Me­dio, Asia y Áfri­ca, re­gio­nes azo­ta­das por la la­cra del te­rro­ris­mo. Es­ta fue una de las pro­pues­tas for­mu­la­das en Bru­se­las por el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano que, tras ha­ber “re­ga­ña­do” a sus aliados por el es­ca­so in­te­rés a la ho­ra de su­fra­gar los gas­tos de la Alian­za –la fa­mo­sa con­tri­bu­ción del 2 por cien­to del PIB des­ti­na­da a la de­fen­sa– se apre­su­ró a in­vi­tar­los a par­ti­ci­par “ac­ti­va­men­te” en la lu­cha con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co, sím­bo­lo del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta. Los eu­ro­peos, que par­ti­ci­pan ya di­rec­ta­men­te en los ope­ra­ti­vos bé­li­cos de Orien­te Me­dio, pa­re­cen poco pro­pen­sos a in­cre­men­tar su pre­sen­cia en la zo­na. Sin em­bar­go, con­tem- plan una ma­yor coope­ra­ción en ma­te­ria de lo­gís­ti­ca e in­te­li­gen­cia. ¿Un brin­dis al sol?

Si bien du­ran­te su cam­pa­ña elec­to­ral de 2016 Trump til­dó a la OTAN de or­ga­ni­za­ción “ob­so­le­ta”, su opi­nión cam­bió ra­di­cal­men­te ha­ce ape­nas un mes, tras en­tre­vis­tar­se con el Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la Alian­za, Jens Stol­ten­berg, quien lle­gó a per­sua­dir­le de la ven­ta­ja que im­pli­ca con­tar una or­ga­ni­za­ción de de­fen­sa fuer­te. “Di­je que la OTAN era ob­so­le­ta, ya no pien­so que sea ob­so­le­ta”, ma­ni­fes­tó el pre­si­den­te sin par­pa­dear. No se­rá és­te su pri- mer ni su úni­co zig­za­gueo en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal.

Lo cier­to es que la Alian­za pue­de ser útil no so­lo pa­ra com­ba­tir el “te­rro­ris­mo ára­be”, au­tén­ti­ca bes­tia ne­gra de Trump, sino tam­bién pa­ra re­for­zar la pre­sen­cia mi­li­tar oc­ci­den­tal en Eu­ro­pa del Es­te, don­de po­la­cos, ru­ma­nos y bál­ti­cos em­plean in­va­ria­ble­men­te el man­tra “¡vie­nen los ru­sos!”. De he­cho, tan­to Bu­ca­rest co­mo Var­so­via abo­gan en pro de una con­so­li­da­ción del flan­co orien­tal de la OTAN, que im­pli­ca­ría tam­bién la adop­ción de una pos­tu­ra uni­ta­ria de la Alian­za y la UE con res­pec­to a las re­la­cio­nes con el Krem­lin. El pri­mer en­cuen­tro de Do

nal Trump con sus exob­so­le­tos aliados fi­na­li­zó con al­gu­nos – po­cos– re­sul­ta­dos con­cre­tos. Sin em­bar­go, sir­vió pa­ra des­pe­jar el ho­ri­zon­te de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­co-es­tra­té­gi­cas en­tre Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca, que ha­bían ex­pe­ri­men­ta­do una cri­sis agu­da a fi­na­les de 2016 *Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias

Si bien du­ran­te su cam­pa­ña Trump til­dó a la OTAN de or­ga­ni­za­ción “ob­so­le­ta”, su opi­nión cam­bió ra­di­cal­men­te ha­ce ape­nas un mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.